¿Estás preparada para recibir visita?

Por Nancy Leigh DeMoss

¿Cómo te sientes cuando parientes lejanos se aparecen en la puerta de tu casa sin anunciarse y con planes de quedare por una semana y con muchos deseos que le muestres tu casa? ¿Tendrás que hacer milagros para evitar sentirte avergonzada?

Un compromiso con la santidad  incluye tener una vida que está lista en cualquier momento “para recibir visita” y “abierta a la inspección”—una vida que puede soportar cualquier tipo de escrutinio—no solo  en los asuntos obvios, sino en esos “lugares ocultos” donde uno no pensaría buscar.

La mayoría de los cristianos saben hacer una recogida rápida en sus vidas cuando saben que otros vienen a chequear.  Ellos saben cómo verse y cómo actuar cuando están en la iglesia o cuando quieren dejar una buena impresión en un amigo.

Pero aquí esta la  verdadera prueba: ¿Qué descubrirían los demás si se detuvieran a ver tu vida mas de cerda? ¿Que verían si empezaran abrir los armarios y las gavetas de tu vida?

Esta era  una de las controversias  más  importante que Jesús  tenía con los Fariseos de Sus días.  El problema no era su conducta externa—su deseo por la alabanza  humana los hizo unos actores estelares. Pero Jesús podía ver lo que las personas a quienes ellos estaban tratando de impresionar no podían ver —sus corazones.  Y  allí era donde radicaba el  problema.

Igual que los fariseos,  nosotros tenemos una capacidad increíble de sentirnos bien porque no cometemos un tipo de pecado especifico, al  tiempo que  descartamos como insignificante la contaminación interna de nuestros corazones. Nunca hemos cometido adulterio físico, pero entretenemos pensamientos lujuriosos en nuestras mentes, quizás sobre la pareja de otra persona.  No cometemos actos de violencia física pero anidamos odio en contra de aquellos que nos han hecho daño y mentalmente los asesinamos y emocionalmente  los cortamos de nuestra vida.

Personalizando

Los autores del Nuevo Testamento retan a los creyentes a  reconocer su posición en Cristo como: justificados, redimidos, separados para Sus propósitos.  Y también  nos exhortan a vivir de manera consistente con nuestra posición.

Toma tiempo y mira cada uno de estos pasajes en las epístolas de Pablo que describen algunos aspectos de lo que  significa vivir una vida santa.  Y luego considera en oración las preguntas de aplicación.

Hablar la verdad  (Colosenses 3:9-10  Efesios 4:25)

¿Estas tu engañando a alguien sobre algo?
¿Te preocupa más lo que otros piensen de ti  que lo que Dios conoce sobre ti?

No te aires (Efesios 4:31)

¿Tienes ira en tu corazón en contra de alguien?
¿Fácilmente te irritas? ¿Tiendes a impacientarte?

Cuida tu lengua (Efesios 4:29 5:4)

¿Provienen de tus labios lenguaje profano, palabras obscenas o  chistes vulgares?  ¿Críticas o chismeas o calumnias a otras personas?

Se sensible al Espíritu (Efesios 4:30)

¿Eres sensible a las cosas que contristan el Espíritu?
¿Eres rápido en responder a la convicción del Espíritu de Dios cuando has pecado?

Vístete de perdón y amor (Colosenses 3:12-13)

¿Guardas algún rencor o guardas amargura en tu corazón en contra de alguien? ¿Hay alguna persona que te ha herido o hecho daño que no has perdonado por completo?
¿Esta tu vida marcada por el amor?

Que Su paz gobierne (Colosenses 3:15)

¿Controla la paz de Cristo tu vida, o a menudo te atormentas o preocupas   acerca  de las circunstancias que están fuera de tu control?
¿Confías en la sabiduría y el amor de Dios  para  ordenar tus pasos?

Abraza el papel  que Dios diseñó  para ti dentro del hogar (Colosenses 3:18-21)

¿Tus relaciones familiares están ordenadas de acuerdo al plan que Dios ha revelado en Su Palabra?
-Esposas: ¿Te estás sometiendo a la autoridad y liderazgo de tu esposo? ¿Muestras reverencia y respeto en tus actitudes hacia él y  en la manera que te diriges a él o hablas sobre él a los demás?

Exhibe un carácter piadoso (Efesios  5:1)

¿Hay algo en tu vida que no luce familar a la semejanza a Dios?
¿Hay algún patrón  o práctica en tu vida que puede alejar a otros de Dios en caso de que te imiten?

Se moralmente pura (Efesios 5:3)

¿Son tus pensamientos puros?
¿Eres casta y discreta en tus relaciones con los miembros del sexo opuesto?

Anda en la luz (Efesios 5:8-10)

¿Conscientemente procuras saber y hacer aquello que  complace al Señor?
¿Hay algún área en tu vida que no soportaría el escrutinio de Su Santa Luz?

 

© Moody Publishers. Usado con permiso.Extracto de Holiness: The Heart God Purifies (Santidad: El Corazón que Dios Purifica) por Nancy Leigh DeMoss.

 www.ReviveOurHearts.com  www.AvivaNuestrosCorazones.com

 

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.