La maravilla de la encarnación

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios…y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros…” (Juan 1:1, 14)

La maravilla de la encarnación

            El inmortal se hizo mortal.

                        El Creador se convirtió en una de Sus criaturas.

Vino a vivir donde nosotros vivimos – “plantó su tienda entre nosotros.”

“El Padre eterno se convirtió en un niño temporal … El Anciano de días se convirtió en un niño por un lapso de tiempo.”  (Matthew Henry)

“…aunque existía en forma de Dios, [El] no se consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a si mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres.” (Filipenses 2:6-7)

Se despojó de sí mismo – no al poner Sus atributos divinos a un lado, sino al tomar nuestra humanidad, voluntariamente restringiéndose del uso de  Sus atributos divinos.

El tomó nuestras debilidades, fragilidades, y limitaciones humanas:

  • El que nunca duerme se cansó.
  • El creador de los océanos de agua tuvo sed.
  • El que dio de comer a su pueblo maná en el desierto tuvo hambre.
  • El que colgó las estrellas en el espacio durmió bajo las estrellas.
  • El que habitó en los palacios de marfil nació en un establo prestado.
  • El Dios omnisciente tuvo que aprender a hablar y caminar.
  • La Palabra eterna de Dios tuvo que aprender a leer.
  • El que ayuda a Su pueblo se hizo indefenso y dependiente.
  • El Hijo amado de Dios se hizo el Hijo rechazado del Hombre.
  • El que creó a los ángeles, recibió la ayuda de ángeles durante Su tentación en el desierto.

¿Porque lo hizo? Para llevarnos a Dios…  a rebeldes como nosotros; separados por el pecado, bajo su ira:

Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores.” (1 Timoteo 1:15)

“Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El.” (Juan 3:17)

Para podernos salvar, Jesús tuvo que nacer, vivir, y morir como humano.  El voluntariamente escogió el camino de humillación, de condescendencia – todo por nuestro bien, por amor a nosotros.

 

Toda la Escritura es tomada de La Biblia de Las Américas.

© Usado con permiso. www.AvivaNuestrosCorazones.com.

 

 

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.