Los beneficios de la sabiduría

Por Nancy Leigh DeMoss

1. La sabiduría proporciona un sentido de seguridad personal, estabilidad y bienestar.

“Hijo mío… guarda la prudencia y la discreción…Entonces andas con seguridad por tu camino, y  no tropezará tu pie. Cuando te acuestes no tendrás temor, si, te acostarás y será dulce tu sueño. No temerás el pavor repentino, ni el ataque de los impíos cuando venga, porque el Señor será tu confianza, y guardará tu pie de ser apresado” 
(Prov. 3:21-26).

2. La sabiduría construye hogares fuertes y promueve felicidad en la relaciones familiares.

“Con sabiduría se edifica una casa, y con prudencia se afianza” (Prov. 24:3).  “El hijo sabio alegra al padre, pero el hijo necio es tristeza para su madre” (Prov. 10:1).  “El hijo necio es ruina de su padre, y gotera continua las contiendas de una esposa” (Prov. 19:13).

3. La sabiduría te concede favor en tu lugar de trabajo.

“El favor del rey es para el siervo que obra sabiamente” (Prov. 14:35). . . . Impresiona a tu jefe! La sabiduría te hace un empleado mas valioso. “El siervo prudente prevalecerá sobre el hijo sin honra, y con los hermanos participará de la herencia” (Prov. 17:2). En ocasiones esos que se encuentran en las últimas posiciones terminan teniendo la mayor influencia, porque fueron sabios. Piensa en José, quien fue vendido como esclavo para la casa de Potifar en Egipto: “Y vió su amo que el Señor estaba con él y que el Señor hacía prosperar en su mano todo lo que él hacia. Así encontró José gracia ante sus ojos y llegó a ser siervo personal, y lo hizo mayordomo sobre su casa y entregó en su mano todo lo que poseía”  (Gen. 39:3-4).

4. La sabiduría te permitirá superar la oposición y grandes obstáculos.

“El sabio escala la ciudad de los poderosos y derriba la fortaleza en que confiaban” (Prov. 21:22). “Porque con dirección sabia harás la guerra” (Prov. 24:6). “Mejor es la sabiduría que las armas de guerra” (Ec. 9:18).  “El hombre sabio es fuerte” (Prov. 24:5).

5.La sabiduría te ayuda a trabajar mas inteligentemente y menos laboriosamente.

“Si el hierro está embotado y él no ha amolado su filo, entonces tiene que ejercer más fuerza; la sabiduría tiene la ventaja de impartir éxito” (Ec. 10:10).

6. La sabiduría te exalta ante los demás.

“El sabio heredará honra, pero los necios hacen resaltar su deshonra” (Prov. 3:35).

7. La sabiduría suaviza los enjos  las situaciones difíciles.

“Los escarnecedores agitan la ciudad, pero los sabios alejan la ira” (Prov. 29:8). 
“El furor del rey es como mensajero de muerte, pero el hombre sabio lo aplacará” (Prov. 16:14).

8. La sabiduría afecta tu salud física /bienestar.

“Un corazón apacible es vida para el cuerpo, más las pasiones son podredumbre de los huesos” (Prov. 14:30). “Teme al Señor y apártate del mal. Será medicina para tu cuerpo y refrigerio para tus huesos” (Prov. 3:7-8).

9. La sabiduría proporciona protección.

“La discreción velará sobre ti, el entendimiento te protegerá, para librarte de la senda del mal, del hombre que habla cosas perversas; de los que dejan las sendas de rectitud, para andar por los caminos tenebrosos… Ella te librará de la mujer extraña, de la desconocida que lisonjea con sus palabras” 
(Prov. 2:11-16).

 

© Aviva Nuestros Corazones. Usado con permiso. www.AvivaNuestrosCorazones.com

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.