Distraída de la presencia de Dios

Bloguera invitada (Abigail Martin)

« ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras!,
más que la miel a mi boca». (Sal. 119:103, LBLA).

Hace unos meses era niñera, y planifiqué una «sabrosa tarde de hornear» un martes. Mientras una de las pequeñas niñas y yo cortábamos manzanas a la luz de la tarde, ella empezó a charlar y eventualmente me preguntó: «De las cosas que hemos hecho hoy, ¿cuál ha sido tu favorita?» Y yo comencé a listar nuestras actividades: un proyecto de pintura, hornear… respiré para agregar una cosa más a mi lista, pero ella me detuvo con tal exasperación inocente y típica de niños: « ¡Bueno! Mi parte favorita es sólo estar contigo».

Esta conversación conmovió mi corazón y dio vueltas y vueltas en él. Me llevó a pensar acerca de mi tiempo a solas con Jesús y en Su Palabra, en mi estadía con Él. ¿Cuántas veces he puesto mis asuntos antes que mi tiempo con Él? ¿Y si nosotras, en nuestras respuestas diarias que brotan de nuestras listas y deberes, antes que nada estuviéramos conscientes de Su presencia?; conscientes de que Su presencia es lo más vital, lo más necesario, lo más anhelado por nosotras. Conscientes de que, como dice Jonathan Edwards: «El placer es el rayo; el amor de Dios es el Sol. El placer es la sombra; el amor de Dios es la sustancia. El placer es el riachuelo; el amor de Dios es el océano».

Un día consciente de Su presencia brota de un corazón cautivado por Su amor . Un corazón que ama sólo estar con el Salvador es un corazón radicalmente cambiado por el Evangelio. No hay nada fuera de Jesús que sea digno de mayor atención. Él es la Prioridad, el Autor, el Gozo, el Salvador. ¡Oh, cómo me hablo a mi misma de todo esto!

A los pies de Jesús, María no estaba distraída por sus asuntos, sino por la oportunidad de pasar tiempo con un Dios que ama por todo lo alto.

Jesús le describió a Marta la forma en que su hermana María buscaba de Su presencia:

«Respondiendo el Señor, le dijo: Marta, Marta, tú estás preocupada y molesta por tantas cosas; pero una sola cosa es necesaria, y María ha escogido la parte buena, la cual no le será quitada». (Lucas 10:41-42; LBLA).

 

¿Cómo podemos estar con nuestro Padre?

- Disfruta Su presencia.
- Lee y lee y lee Su Palabra.
- Sumérgete en ella tanto que quedes empapada.
- Deja que Su verdad penetre tu corazón: Sus palabras son más dulces que la miel, y Él             fielmente alumbra nuestros caminos.

Ten la seguridad de que: Él verdaderamente quiere estar contigo. ¿Y tú? ¿Cómo pasas tiempo en Su presencia?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación