Mi amiga tiene un... ¡nieto!

"¡Tengo que escribir sobre esto!" Le dije mientras conversábamos sobre cómo nos había ido en el día, ella estaba un poco agotada por haber cuidado su nieto, yo iba saliendo del cine... Nuestra relación me hace recordar una parte hermosa de mi infancia...

Cuando era niña mi mamá luego de dejarnos pasar una hora frente al televisor, nos decía: "¡Suficiente televisión en esta casa, vayanse al parque a jugar!" Y obedientes mi hermanita y yo, eso hacíamos.

En el parque nuestro trabajo era jugar y lo tomábamos muy en serio. Los columpios, la arena, los árboles, toboganes, trompos... En fín, el paraíso. No había edades en ese lugar, estabamos felices por los grandes porque tenían fuerza suficiente para lograr que el trompo girara a toda velocidad y sabíamos que ayudar a los pequeños a subirse a los columpios o empujarse era una parte divertida de lo que debíamos hacer. Nuestro fin último era divertirnos y para eso nos valíamos de todos nuestros recursos, en especial de nuestras diferencias generacionales.

Ese parque es uno de los lugares favoritos de mi memoria, se parece mucho a mi lugar favorito del presente, mi iglesia, la casa de Dios y allí es donde conocí mi amiguita, a diferencia del parque, aquí nuestro fin último es glorificar a Dios y gozar de Él para siempre, y hacerlo juntas es una de las mejores partes .

Debo decir que amo mi amiga, la admiro, y me siento felisísima de tenerla en mi vida y de que todos sus años me ayuden tanto, amo hablar con ella por las mañanas y que me envíe fotos de su nieto, tanto como amo hablar con mis amigas de mi edad. Amo su paciencia para corregirme y enseñarme lo que estoy haciendo mal, aunque me duela.

El cuerpo de Cristo necesita más relaciones como la nuestra, aprender de ella en un taller o en una charla o en una consejería, jamás se igualará con vivir día a día buscando obedecer y agradar a Dios juntas. ¿Son todas tus amigas contemporáneas tuyas? Si es así, quizás te estás perdiendo de algo precioso.

En Tito, Dios instruye a las ancianas a enseñarnos y guiarnos, ¡necesitamos ese tipo de amigas que no son precisamente de nuestra edad! Hay tanta bendición en aprender de ellas, de su sabiduría, además en la mayoría de los casos ya han luchado todas las batallas que se nos presentan o conocen a alguien que lo ha hecho. Nuestra sociedad no ve este tipo de amistad como normal o posible pero en la Palabra de Dios se nos habla de todo lo contrario.

He aprendido desde técnicas de cocina, formas de quitar manchas, cómo comportarme ante algunas situaciones, a orar más de lo que lo hacía, y tantas otras que estoy segura que no podría enseñarme una mujer de mi edad.

¿Cómo crees que cambiaría tu vida si te eres intencional en acercarte y buscar se parte de la vida de una mujer mayor en tu iglesia?

Dedicado a mi amiga doña Ma.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas. Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.

Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones. Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si:
*Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos.
*Ataca a otras lectoras.
*Utiliza lenguaje vulgar o profano.

 

 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Clara Nathalie Sánchez Díaz

Clara Nathalie Sánchez Díaz

Clara Nathalie vive en Santo Domingo, República Dominicana, por la gracia del Señor le sirve a tiempo completo. Trabaja en Aviva Nuestros Corazones como editora, analista de contenido y administradora de la página web. Sirve al Señor enseñado a mujeres a usar su creatividad a la hora de estudiar la Palabra en un ministerio llamado Diario Bíblico. Es parte del ministerio de Escuela Dominical en su iglesia. 

 

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación