¿Qué estás realmente buscando en tus relaciones?

¿Sabías que no todos buscamos las mismas cosas en una relación? Lo que mueve dos personas incluso en la misma relación pueden ser cosas muy distintas. De acuerdo con Mary Kassian , en su libro “Conversation Peace” (La conversación apacible) de Mary Kassian, existen cuatro necesidades que nos motivan a hacer las cosas y permean la manera como nos comunicamos y como nos relacionamos. Primero exploraremos estas cuatro motivaciones y luego, veremos qué hacer con ellas a la luz de la Palabra de Dios.

1. Control: Son personas que desean sentir que tienen el control sobre lo que sucede en sus vidas. Necesitan sentirse seguras, tener sus necesidades físicas cubiertas y tomar sus propias decisiones. Si eres así, quizás tienes una necesidad excesiva de controlar a los demás en lugar de aceptarlos, a la larga la único que puedes controlar son tus propias acciones y reacciones.

2. Conexión: Estas personas necesitan sentirse amadas, deseadas, aprobadas y aceptadas. Su deseo es conectar con otros y sentirse incluidas como parte de un grupo.Competencia: La necesidad de estas personas es sentirse capaces y anhelan que otras reconozcan sus necesidades y habilidades.

Contribución: A estar personas les mueve contribuir, quieren que sus vidas tengan valor y significado a través  de lo que hacen.

Quizás ya encontraste cuál es esa necesidad que mueve tus relaciones, quizás como en muchos casos sea más de una. Ahora que ya sabes qué te mueve a ti, veamos juntas qué debe estar por encima de todo esto:

“No sean egoístas; no traten de impresionar a nadie. Sean humildes, es decir, considerando a los demás como mejores que ustedes”. Filipenses 2:3

La Palabra de Dios, como vemos en este versículo, nos invita a no ser egoístas, es decir, a no movernos basadas en nuestras necesidades. Ni hacer las cosas para impresionar a nadie sino a humillarnos y considerar a los demás como mejores que nosotras. Cuando pienso en hacer esto, me doy cuenta que sería imposible, relacionarnos puede ser muy difícil, en especial pero muchas veces nuestras necesidades luchan con las de los demás. PERO, y quisiera poner ese pero aun más grande, ¡recuerdo que Cristo vino!

Te preguntarás qué tiene que ver eso con las relaciones, pero tiene TODO que ver, porque fue Él quien al cargar con nuestros pecados, reconcilió nuestra relación más importante, nuestra relación con Dios y al mismo tiempo, el resto de nuestras relaciones.

Veamos ahora estas cuatro motivaciones a la luz del Evangelio:

1. No necesitas buscar el control en ninguna relación porque Dios tiene cuidado de ti, te ama tanto que envió a Su hijo unigénito a morir por ti en la cruz. La Palabra dice que el amor echa fuera el temor, muchas veces nuestra necesitad de controlarlo es causada por el temor. Puedes descansar en un Dios que tiene control que conoce el número de tus cabellos. Puedes descansar y dejar que las cosas fluyan.

2. Por Cristo ya estás conectada con el mayor amor, con la mejor relación que jamás podrás tener, no tienes que empeñarte en buscar eso en los demás y puedes ocuparte más en darle a ellos de eso que has recibido.

3. Gracias a la vida de Jesús, no tienes que competir ni un segundo más de tu vida, Él ganó por ti, y ahora tu ganancia, por lo que corres, es seguir sus pisadas. Y Él dijo que si alguno quiere ser grande entre nosotros que sirva a los demás (Mateo 20:26 parafraseado) de manera que tu carrera ahora se orienta a servir a otros y no a ser mejor que ellos.

4. Debido a que es por gracia, puedes descansar en que no se trata de tus obras. Muchas veces la necesidad de contribuir nos dirige por el camino de vivir para las obras como si de eso dependiera nuestra salvación o el amor de otros por nosotros. Ser movidos por la necesidad de contribuir es hermoso siempre y cuando esto esté basado en primer lugar en contribuir a que el Reino de los Cielos crezca, a que el nombre de Dios sea glorificado y con un corazón que descanse en la obra que ya Cristo realizó.

¿Encontraste qué es lo buscas en una relación (controlar, conectarte, competir o contribuir) ? ¿Cómo ha cambiado el Evangelio la forma en que te relacionas o cómo crees que debería hacerlo?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Clara Nathalie Sánchez Díaz

Clara Nathalie Sánchez Díaz

Clara Nathalie vive en Santo Domingo, República Dominicana, por la gracia del Señor le sirve a tiempo completo. Trabaja en Aviva Nuestros Corazones como editora, analista de contenido y administradora de la página web. Sirve al Señor enseñado a mujeres a usar su creatividad a la hora de estudiar la Palabra en un ministerio llamado Diario Bíblico. Es parte del ministerio de Escuela Dominical en su iglesia. 

 

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación