El ministerio es incómodo

¿Recuerdas tu primer trabajo, tu primer trabajo real? Recuerdo el mío. Estaba tan emocionada de poner a prueba todo lo que había aprendido en la universidad. Estaba llena de ideas, celo y pasión. Anticipé ser parte del cambio en el mundo para mejorarlo.

Eso fue hasta que llegó mi primer día en el trabajo, y me di cuenta de que no estaba tan preparada como pensé que estaba. Sabía menos de lo que creía saber. Y todo fue mucho más difícil de lo que esperaba.

A veces el ministerio es así. Creemos que estamos preparadas para servir a la Iglesia para el Señor y luego comprendemos que no es lo que esperábamos. Nos encontramos estiradas mucho más allá de lo que somos capaces. Nos encontramos fuera de nuestra zona de confort.

Tal vez hemos tomado la enseñanza de una clase de estudio de la Biblia. Pasamos días recorriendo el pasaje, hurgando en los comentarios e incluso aprendiendo algunas nuevas palabras griegas en el camino. Llegamos emocionadas a la clase para compartir todo lo que hemos aprendido. Entonces sucede algo que interrumpe nuestros planes. Tal vez alguien hace una pregunta teológica que no estamos preparadas para responder o la discusión en grupo se pierde, como si fueran tras el “sendero de un conejo”, del cual no podemos encontrar la salida.

O tal vez lideramos un grupo de mentoras de mujeres jóvenes y recibimos una llamada de una de ellas en medio de un día ocupado. Ella está en crisis, necesita sabiduría y oración. Pero nuestra lista de tareas pendientes es larga, y simplemente no tenemos margen para una larga conversación.

No solo eso, nos sentimos insuficientes para brindarle la ayuda que necesita. Aquí está la verdad: el ministerio es muchas cosas. Es una oportunidad maravillosa para servir al Señor y usar los dones que ha dado para Su gloria y la edificación de la Iglesia. Pero una cosa me queda clara: el ministerio no es cómodo.

A menudo el ministerio es incómodo

El ministerio generalmente no se ajusta a nuestro horario. La gente a menudo necesita ayuda en momentos inconvenientes, o la iglesia necesita que cubras un lugar de última hora que alguien dejó sin cubrir. O, nuestra lección se interrumpe. Para aquellas de nosotras que nos gusta una vida bastante ordenada, las interrupciones del ministerio pueden hacernos sentir incómodas. Pero la verdad es que a menudo es en esas interrupciones donde tiene lugar un verdadero ministerio.

En Hechos 6, Felipe fue llamado para ser diácono, para examinar los asuntos prácticos de la Iglesia. Pero en Hechos 8, el Espíritu lo llamó a ir al desierto y encontrarse con un egipcio para explicarle el libro de Isaías. Ciertamente no fue planeado; más bien fue más una cita divina. Por mucho que nos incomodan estas situaciones se convierten en momentos divinamente ubicados para que podamos encontrar a las personas donde se encuentran, con la esperanza del Evangelio.

A menudo el ministerio requiere que nos ensuciemos

Si bien el ministerio a menudo implica enseñar e instruir a las personas en la verdad de la Palabra de Dios, las instrucciones deben cruzarse con la vida diaria de una persona. No trabajamos con personas en el vacío. Deben tomar lo que aprendieron y aplicarlo a la vida real, y la vida real a menudo es complicada. Eso significa que podemos escuchar historias dolorosas, caminar con personas a través de pruebas difíciles y ayudar a la gente cuando tropieza. A menudo nuestros ojos se abren a realidades que nunca conocimos, y eso puede ser incómodo.

La noche en que nuestro Salvador fue traicionado, Él compartió una comida final con Sus discípulos. Después de la comida, se bajó y comenzó a lavarles los pies. ¡Fue un acto impensable, el Dios del universo tomando el trabajo de un sirviente! Jesús entonces les dijo a los discípulos: "Si yo, entonces, vuestro Señor y Maestro, os he lavado los pies, también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque os he dado un ejemplo, para que también debáis hacer como yo os he hecho" (Juan 13: 14-15). Jesús nos dio un ejemplo de que nosotras también serviríamos a los demás, así como Él nos sirvió. Y eso a menudo significa sentirse incómoda.

El ministerio nunca es fácil

El ministerio nos desafiará de una manera que nunca esperamos. Nos daremos cuenta de lo poco que sabemos, seremos retadas en áreas que no sabíamos que necesitábamos dar más de sí o estirarnos más, y enfrentaremos preguntas que nunca creímos escuchar. Nos sentiremos mal preparadas, abrumadas y perdidas.

Cuando Jesús llamó a Sus discípulos para ir a todo el mundo y hacer discípulos, no les prometió que sería fácil. Él no les prometió un tiempo cómodo. Les dijo que tomaran su cruz y lo siguieran, advirtiéndoles que el costo de ser Su discípulo sería grandioso. Sin embargo, en medio de lo difícil, prometió Su gracia y la obra del Espíritu Santo (Juan 16:13).

Si bien no nos sentimos suficientes en nosotras mismas para la tarea del ministerio, Dios nos dará lo que necesitamos hacer para cumplir Sus propósitos en nosotras (2a Pedro 1:3). Sí, las tareas del ministerio serán difíciles, pero Él nos hará capaces a través de Su Espíritu y Su Palabra trabajando en nosotras.

Nuestras expectativas marcan una gran diferencia. La hicieron en mi primer trabajo. También hacen una diferencia cuando se trata de nuestro trabajo en el ministerio. No podemos esperar que el ministerio sea cómodo. A menudo será inconveniente, a veces complicado y nunca fácil. Pero es entonces cuando sabemos que estamos en el lugar correcto. Porque un sirviente no puede hacer menos que su amo.

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Líder Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Christina Fox

Christina Fox

Christina recibió su título de licenciatura del Covenant College y de maestría en consejería, de la Universidad Atlantic de Palm Beach.  Escribe para varios ministerios y publicaciones incluyendo Desiring God y Gospel Coalition.  Es la editora de un blog de un ministerio de mujeres de PCA y es autora de Un corazón hecho libre: un viaje de esperanza a través de los Salmos de Lamento. (Disponible solo en inglés). Christina sirve en la Junta Directa de Covenant College y dirige el equipo del ministerio de mujeres de su iglesia. Prefiere el café negro y de una cafetera francesa, disfruta las antigüedades, escalar, viajar y leer. Vive con su esposo desde hace 20 años, en la soleada Florida con sus dos hijos

Únete a la discusión