Las niñas también necesitan una visión de la feminidad bíblica

Cuando inicié mi papel como coordinadora del ministerio de mujeres en mi iglesia hace unos años, por encima de todo lo demás, tenía dos cosas claras. La primera, dependía por completo de la sabiduría y fortaleza de Dios. Y la segunda, necesitaba buscar la perspectiva y misión de Dios. Por eso nuestro equipo de liderazgo decidió que debíamos enfocarnos en equipar, retar y acompañar a las mujeres para que vivieran como discípulas de Cristo, de manera firme y caminando en la verdad de la Palabra de Dios.

Aunque muchas de las metas que persigo están enfocadas en las mujeres, también sirvo en el ministerio de niños, lo que Dios ha usado para ayudar tanto a mujeres como a niñas de la familia de la iglesia para que vivan la belleza del evangelio juntas.

Una pasión por la feminidad bíblica: para todas las edades

Cuando mis cuatro hijos eran más pequeños, tuve un estallido de hambre por la Palabra,  la leía y estudiaba vorazmente. También me hablaron de Aviva Nuestros Corazones y de inmediato busqué las enseñanzas y recursos que ofrecían. Fui especialmente atraída por el enfoque en la feminidad bíblica. Lo que leí y escuché en Aviva Nuestros Corazones coincidía con lo que estaba aprendiendo al estudiar la Biblia de diferentes maneras, particularmente sobre el diseño, plan y propósitos de Dios para las mujeres. Estaba entusiasmada por compartir todo lo que estaba aprendiendo.  

Varios años más tarde, tuve la oportunidad de ayudar en las clases de las noches de los miércoles en nuestra iglesia, donde estaba mi hija, desde tercero hasta quinto grado, también hice conexiones con otras mujeres en la iglesia y vi la necesidad de darle más estructura y profundidad al grupo. Por eso cuando la líder se retiró al final del año, tuve la oportunidad de decir “sí” a Dios.

Al asumir el liderazgo del grupo de niñas, pasé el verano reestructurando el currículo. Había notado que no existía un enfoque general para el grupo, por lo que cada uno de los tres niveles estaban operando de manera independiente. También faltaban recursos y una estructura común para cada reunión.  Finalmente, a través de mi pasada experiencia de servir y liderar mujeres, me resultaba evidente que si nosotras (¡incluyéndome a mí!) hubiéramos aprendido y se nos hubieran enseñado algunos principios bíblicos esenciales de feminidad cuando éramos niñas, quizás estaríamos mejor equipadas y motivadas a vivir esas enseñanzas esenciales como mujeres.

Día tras día, me sentaba en una silla del jardín con mi laptop, rodeada de mi Biblia y libros sobre feminidad bíblica (y ¡el Manifiesto de la Mujer Verdadera!)  mientras mis hijos jugaban. Busqué en la Palabra y en los principios de la feminidad bíblica y creé un currículo que incluye los siete temas siguientes:

  • Verdaderas buscadoras—Aprendiendo por qué y cómo estudiar la Biblia.
  • Una niña verdaderamente fuerte—Aprendiendo y viviendo el diseño de Dios para las mujeres.
  • Amistad—Cómo debe lucir (o no) la amistad de acuerdo con la Biblia.
  • ¿Quién está a cargo?— Conceptos de autoridad y sumisión.
  • Humildad —La definición de Dios de la humildad y ejemplos prácticos de humildad.
  • Servicio—Actitudes y acciones relacionadas con servir en el hogar, la iglesia y en el mundo.
  • ¡Vívela!—Ejemplos de mujeres que vivieron el diseño y propósito de Dios para la mujer en la Biblia y dentro de la familia de la iglesia.  

En cada tema, estudiamos la Biblia y ejemplos bíblicos -primordialmente de mujeres- para encontrar la verdad. Cada miércoles en la noche tenemos un tiempo de adoración, una lección acerca de uno de nuestros temas, luego nos enfocamos en aplicar lo que aprendimos mediante actividades, juegos, manualidades y oportunidades de servicio.

Eso fue hace 6 años y medio. Durante esos años, tuve el gozo y el reto de servir con mujeres fieles para enseñar a las niñas cómo estudiar la Biblia y luego cómo usarlo para descubrir el diseño, propósito y plan de Dios para ellas. Tuve la oportunidad de conocer mejor a las niñas y a sus familias en la iglesia incluyendo tiempo extra que compartimos ¡con mis propios hijos! Me he deleitado en ver a estas niñas estudiando la Palabra y teniendo momentos de verdadero entendimiento y de vivir la buena Palabra.

Aunque ciertamente he tenido momentos de frustración y cansancio, he visto la mano de Dios consistentemente a través de todo. Mi oración es que estas niñas adquieran, por ellas mismas, un buen fundamento de la verdad acerca de Cristo, y de cómo vivir en respuesta a esa verdad; que en efecto conozcan, crean y vivan lo que han aprendido y crezcan para ser mujeres que amen y vivan la Palabra de Dios.

Un tapiz del Evangelio

A través de los años he liderado las niñas de primaria, mis oportunidades de enseñar y dirigir a mujeres también han crecido. Puedo dar innumerables ejemplos de cómo Dios ha conectado lo que enseño a las niñas con lo que enseño a las mujeres mayores y viceversa. Me he sorprendido de cómo las mujeres del liderazgo del grupo de niñas también se han motivado y exhortado las unas a las otras como mujeres en todos nuestros diferentes roles.

Varias de esas mujeres, al igual que yo, también han servido en varios roles del ministerio de mujeres. A menudo las enseñanzas “básicas” que luchamos por mostrar a las niñas se convierten en maneras cómo Dios solidifica la verdad en nuestros propios corazones y mentes. Y eso nos equipa para compartirlo con las mujeres mayores a quienes también les servimos. Es un hermoso tapiz que Dios va creando.

Hay muchas hebras de conexión y verdad, hermosas y fuertes que Dios ha entretejido—y que sigue haciéndolo—a través de las niñas y las mujeres en nuestra iglesia. Los resultados nunca serán perfectos; hay debilidades y huecos, pero es hermoso.

¿En cuáles maneras Dios está entretejiendo la belleza del evangelio en la familia de la iglesia a través de las generaciones? Nos gustaría escuchar sus historias.

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Líder Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Heidi Jo Fulk

Heidi Jo Fulk

Heidi Jo desea conocer y vivir la Palabra de Dios para enseñar y retar a otras mujeres a hacer lo mismo. Ella y su esposo, Dan, viven en Michigan con sus cuatro hijos y ella dirige el ministerio de mujeres en su iglesia.

Únete a la discusión