Creciendo en Agradecimiento | Día 1

Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia; soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas, vestíos de amor, que es el vínculo de la unidad. Y que la paz de Cristo reine en vuestros corazones, a la cual en verdad fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría enseñándoos y amonestándoos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en vuestros corazones. Y todo lo que hacéis, de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de El a Dios el Padre. Colosenses 3:12-17

Frecuentemente he dicho que la gratitud “es aprender a reconocer y expresar agradecimiento por los beneficios que hemos recibido de Dios y de los demás”. Esto significa estar constantemente atenta a las bendiciones, convirtiendo cada día en una “búsqueda del tesoro”. Requiere ser intencional en agradecer a Dios y a los demás por las bendiciones que nos llegan.

En general, ¿Cómo evaluarías tu “Coeficiente de Gratitud”? (Si no estás segura – o quieres saber cómo otros responderían - pregunta a personas que vivan o trabajen contigo.)

¿Veo el mundo con gratitud y expreso mi gratitud a Dios y a los demás consistentemente?

¿Sé que he sido grandemente bendecida pero en realidad no me detengo expresamente a agradecer a Dios y a los demás? O,

Para ser honesta, no he pensado mucho acerca del agradecimiento hasta que inicié este reto. Tengo un largo camino por delante para desarrollar un estilo de vida de gratitud. ¡Soy una quejona! Tiendo a enfocarme en mis problemas y frecuentemente los comparto con los demás.

Pide al Señor que cultive en ti un corazón más agradecido en los próximos treinta días. Si te has dado cuenta que tu “Coeficiente de Gratitud” no es el que debiera ser, confiesa al Señor que tienes un espíritu malagradecido. Pídele que te perdone y te transforme con el poder de Su Espíritu en una persona verdaderamente agradecida.

                                           ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----
 
Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.