Creciendo en agradecimiento | Día 3

Díganlo los redimidos

Salmo 107
1 Dad gracias al SEÑOR, porque El es bueno; porque para siempre es Su misericordia.
2 Díganlo los redimidos del SEÑOR, a quienes ha redimido de la mano del adversario,
3 y los ha reunido de las tierras, del oriente y del occidente, del norte y del sur.
4 Vagaron por el desierto, por lugar desolado, no hallaron camino a ciudad habitada;
5 hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos.
6 Entonces en su angustia clamaron al SEÑOR, y El los libró de sus aflicciones;
7 y los guio por camino recto, para que fueran a una ciudad habitada.
8 Den gracias al SEÑOR por Su misericordia
y por Sus maravillas para con los hijos de los hombres.
9 Porque Él ha saciado al alma sedienta, y ha llenado de bienes al alma hambrienta.
10Moradores de tinieblas y de sombra de muerte, prisioneros en miseria y en cadenas,
11porque fueron rebeldes a las palabras de Dios
 y despreciaron el consejo del Altísimo;
12humilló pues, sus corazones con trabajos, tropezaron y no hubo quien los socorriera.
13Entonces en su angustia clamaron al SEÑOR y El los salvó de sus aflicciones;
14 los sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte y rompió sus ataduras.
15 Den gracias al SEÑOR por su misericordia y por sus maravillas para con los hijos de los hombres.
16Porque El rompió las puertas de bronce e hizo pedazos las barras de hierro.
17Por causa de sus caminos rebeldes, y por causa de sus iniquidades, los insensatos fueron afligidos.
18 Su alma aborreció todo alimento, y se acercaron hasta las puertas de la muerte.
19 Entonces en su angustia clamaron al SEÑOR y El los salvó de sus aflicciones.
20 Él envió Su palabra y los sanó
y los libró de la muerte.
21 Den gracias al SEÑOR por su misericordia y por sus maravillas para con los hijos de los hombres.
22 Ofrezcan también sacrificios de acción de gracias y pregonen Sus obras con cantos de júbilo.
23 Los que descienden al mar en naves y hacen negocio sobre las grandes aguas,
24 ellos han visto las obras del SEÑOR
 y sus maravillas en lo profundo.
25 Pues El habló, y levantó un viento tempestuoso que encrespó las olas del mar.
26 Subieron a los cielos, descendieron a las profundidades, sus almas se consumían por el mal.
27 Temblaban y se tambaleaban como ebrios, y toda su pericia desapareció.
28 Entonces en su angustia clamaron al SEÑOR
y El los sacó de sus aflicciones.
29Cambió la tempestad en calma
y las olas del mar callaron.
30Entonces se alegraron porque las olas se habían aquietado, y El los guio al puerto anhelado.
31Den gracias al SEÑOR por Su misericordia y por Sus maravillas para con los hijos de los hombres.
32Exáltenle también en la congregación del pueblo, y alábenle en la reunión de los ancianos.

El tema del salmo 107 (expresado en los primeros dos versículos) está seguido de “testimonios personales”—ilustraciones de aquellos que han sido redimidos por el Señor y tienen razón para darle gracias a Él. Cada testimonio incluye un desarrollo similar: problemas—las vicisitudes en las que se encontraba la persona; un grito desesperado al Señor para que les ayudara; y la liberación divina. El pasaje está marcado por una respuesta- un “coro de acción de gracias” que se repite al final de cada testimonio.

Hoy, escribe tu testimonio personal de la gracia salvadora de Dios, siguiendo el desarrollo que encontramos en el Salmo 107.

¿Cómo era tu vida antes que Él te redimiera?

¿Cómo te llevó Dios al final de ti misma, cuando no dabas más, al lugar donde clamaste a Él por misericordia?

¿Qué ha cambiado desde que Él te libró de la esclavitud de pecado?

Si tienes tiempo, escribe un testimonio breve de alguna circunstancia que sucedió DESPUES de tu salvación inicial, cuando estuviste bajo presión, clamaste al Señor y El vino en tu rescate. Luego comparte tu historia (Su historia) con alguien hoy. Dile cuán agradecido estás que el Señor te haya salvado- eternamente así como diariamente.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.