Muerte

La muerte física es una realidad en este mundo caído y pecaminoso. Sin embargo, hay una gran esperanza para los que están en Cristo. El creyente no necesita temer a la muerte, y puede encontrar un gran estímulo si tiene su vista puesta en la eternidad con Cristo. Es nuestro mayor deseo que puedas estar seguro de tu destino eterno.