Justicia Social

La realidad de un mundo pecaminoso y caído se ve claramente cuando los individuos se maltratan y pecan unos contra otros. Como cristianos, tenemos el deber y la responsabilidad de proteger a aquellos que no pueden protegerse por sí mismos. Que estos recursos te abran los ojos para ver las necesidades que existen y te animamos a buscar la justicia para los oprimidos.