Preocupación

En Mateo 6:25, Cristo nos da el mandato de no preocuparnos. A veces, esta simple orden puede parecer inalcanzable. Después de todo-los malabares del matrimonio, las finanzas, los niños, empleo, salud, y todo lo demás en la vida parece ofrecernos muchas oportunidades para preocuparnos y frustrarnos. Es importante tener en cuenta que los mandatos de Cristo no son una carga para nosotros (1 Juan 5:3). A través de la fe en Él, podemos preocuparnos menos, y poner en El nuestra confianza.