Podcast Aviva Nuestros Corazones

Annamarie Sauter: Tú fuiste creada con un propósito especial. Con nosotras Nancy DeMoss.

Nancy DeMoss Wolgemuth: El hombre y la mujer diferentes en cada célula de sus cuerpos. El hecho de que somos mujeres no es un accidente. No es un fruto de la casualidad. No es un error. Es el diseño de Dios.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth en la voz de Patricia Saladín.

A través de varias series que comenzamos a transmitir el año pasado, Nancy ha estado enseñando acerca del Manifiesto de la Mujer Verdadera. Este documento incluye una sección que comienza diciendo, “Creyendo en lo anteriormente expuesto…” y contiene algunas declaraciones que Nancy empezó a describir la semana pasada. Aquí está ella,

Nancy DeMoss Wolgemuth: Yo tengo una pareja de recién casados viviendo conmigo en mi casa, y ella está embarazada esperando dar a luz en unos meses. Esta mañana ella tenía una cita para su primer ultrasonido.   Aún no he hablado con ella desde que regreso, pero sé que ella y su esposo estaban deseosos de saber si es una niña o un niño. ¿Verdad? ¡Es un niño! !Es una niña! Yo no sé por qué es tan importante, ya que de todas maneras ellos estarán emocionados cualquiera sea el resultado. Pero estaban deseosos de saber.

Es un recordatorio de que el género de una persona está establecido desde la concepción. Ahora, no existe un acuerdo universal - y estoy segura de que lo sabes - de reconocer y valorar el hecho de que el género es idea de Dios. Es Su elección. Él determina quién es niño y quien es niña, quien es hombre, quien es hembra. De hecho, nosotras hemos sido adoctrinadas a través de la mayor parte de nuestra vida a creer que las distinciones entre varón y hembra aparte de las diferencias fisiológicas obvias, son simplemente condicionantes culturales o quizás solo el resultado de estereotipos tradicionales o algo inventado por hombres que determinaron rebajar a las mujeres. Nosotras lo escuchamos algunas veces.

Hay aquellos que han tratado de acabar con las distinciones de varón/hembra por completo. De hecho, en nuestra sociedad hoy en día, ha incrementado la idea del género neutral. Se ve por todos lados, algunas veces en broma como en la película My Fair Lady el profesor Higgins dice: “¿Por qué no puede ser la mujer más como un hombre?”

Recuerdo haber visto en las Olimpiadas de Invierno en Vancouver, una de las actuaciones una noche de danza sobre hielo. Había una pareja hermana/hermano. De hecho, entiendo que había dos parejas de hermano/hermana que hicieron lo mismo. Cerca del final de su baile original, la chica levantó a su hermano por la cintura balanceándolo sobre sus piernas, inclinada hacia atrás mientras se deslizaban a través del hielo.

Fue tan inusual ver a la joven levantar al hombre que quede asombrada al igual que las otras mujeres que lo estaban viendo conmigo. Nosotras estamos acostumbradas a verlo al revés. Y ciertamente, este cambio captó la atención de la audiencia quien aplaudía, aplaudía y aplaudía. Pero lo que realmente captó a la gente fue el hecho de que fue diferente.

Encontré un artículo en el internet mientras investigaba para este programa.   Estaba buscando de cómo el género es determinado y cómo las personas piensan que el género es determinado. Este artículo en el internet decía:

El género está determinado por una miríada de factores, y se reduce a cómo el género en realidad se define. Biológicamente, el género es definido por la presencia de ciertos órganos reproductivos. Más correctamente, el género es definido por actitudes, comportamientos y roles, definidos por la sociedad del individuo. El género es principalmente un producto cultural, resultado de la interacción entre la persona y su sociedad. Siguiendo esta línea de pensamiento, el género es y puede estar enteramente determinado por el individuo.

¿Sabías que puedes decidir si eres varón o hembra? ¿Sabías que puedes decidir si eres hombre o mujer? Yo no sabía eso, pero este artículo decía,

La cirugía para cambiar el sexo está cada vez más accesible. Este avance puede cambiar exitosamente el genital por el del sexo opuesto…las personas transgénicas y transexuales están siendo cada vez más aceptados en la cultura de hoy.

Puedes ver que desde películas, deportes, la supuesta ciencia, y varias corrientes de ideas en donde hay muchas diferencias en opiniones acerca de si los géneros importan, si realmente hay diferencias de género y cómo surgieron. Me trae a la mente ese pasaje en Isaías capítulo 45 versículos 9 y 10 que dicen,

¡Ay del que contiende con su Hacedor, el tiesto entre los tiestos de la tierra!¿Dirá el barro al alfarero: “Qué haces”? ¿O tu obra dirá: “El no tiene manos”? 10 ¡Ay de aquel que diga al padre: “¿Qué engendras?” O a la mujer: “¿Qué das a luz?”

Así que vemos que Dios ha establecido la división de la raza humana en varón y hembra y Dios ha diseñado esas diferencias. Hemos hablado acerca de esto en nuestra enseñanza a través de estos últimos meses del Manifiesto de Mujer Verdadera. Hablamos de cómo la creación de la humanidad como varón y hembra fue parte del Sabio plan de Dios determinado, de su magnífico y que el hombre y la mujer fueron diseñados para reflejar la imagen de Dios de manera complementaria y a la vez distinta.

De manera que en la medida en que llegamos a la sección del Manifiesto en la que “Nosotras declaramos a lo que nos comprometemos”, estamos diciendo, dado lo anterior de estos asuntos que hemos afirmado “ahora que” . Y en el día de hoy llegamos al número cinco de estas, que dice,

Aceptaremos y expresaremos nuestro diseño y llamado únicos como mujeres, con humildad, gratitud, fe y gozo.

Hablamos algunas sesiones atrás acerca de decir “Sí Señor” -   rindiendo, cediendo el control de nuestras vidas, cada área de nuestras vidas al Señor. Así que al decir “Sí Señor”, entre otras cosas es decir “Si” a nuestro género y a todo lo que es ser mujer o a todo lo que implica ser un varón. Decir “Sí, Señor”, al género es estar de acuerdo que hay diferencias entre el hombre y la mujer y que esas diferencias son idea de Dios.

Hace unos años, quizás puedas hasta recordar la portada de la Revista Time que decía en su portada, “¿Por qué son los Hombres y las Mujeres Diferentes? No es solo la crianza. Nuevos estudios muestran que ellos nacieron de esa manera”. Ahora, ¿Sabías que necesitabas leer esos nuevos estudios para saber que el hombre y la mujer son diferentes?

El hecho es que los hombres y las mujeres, varón y hembra difieren en cada célula de sus cuerpos. Así que decir “Sí, Señor” es decir “Sí” a la idea de Dios del género. y es alabarle por la maravilla y la belleza de la manera en que Él nos ha diseñado y ya sea que seamos varones o hembras, esto no es un accidente. No fue al azar. No es un error. Es un asunto del diseño de Dios.

Yo veo a mi amiga Jessica, que está aquí y yo pienso en el Salmo 139, “tú formaste mis entrañas”. (verso 13) Ese pequeñito que ella lleva en su vientre, niño o niña (no sabemos todavía - ella sabe). Tú formaste mis entrañas; me hiciste en el seno de mi madre.”

¿Y cuál es la respuesta del salmista a esto? Salmo 139:14 “Te alabaré”, te doy gracias. ¡Yo te alabo, Oh Señor! “Maravillosas son tus obras, y mi alma lo sabe muy bien.” Así que decir “Sí, Señor”, es decir “Sí” a las diferencias entre hombre y mujer las cuales son diferencias creadas por Dios. Decir “Sí, Señor” en relación al género es abrazar las diferentes épocas de nuestras vidas como mujeres con humildad, gratitud, fe y gozo.

Ahora, hay algunas épocas que son más fáciles de abrazar con gratitud, fe y gozo que otras. Algunas de ustedes que nos escuchan quizás son esposas jóvenes quienes están llevando en sus vientres a bebés que pronto van a nacer y decimos, “Esa es una época fácil en la vida para estar agradecida y tener fe y gozo”. Pero hay otras épocas de la vida donde hay cambios fisiológicos, problemas hormonales - pubertad, los años de fertilidad o menopausia.

Piensas acerca de las diferentes épocas en la vida de una mujer y al decir “Sí Señor” es decir “Sí” a las diferentes épocas y recibirlas, abrazarlas con humildad, eso significa que yo necesito a Dios en cada etapa de mi vida. Es abrazar cada época con gratitud.

Gracias Señor por esos recordatorios de que tú me hiciste una mujer. Gracias Señor por (¿puedo decir?), el síndrome premenstrual, el cambio de vida, por cosas que no siempre son fáciles en un mundo caído, cambios que a veces son difíciles de abrazar. Pero abrazarlos con gratitud, fe y gozo es parte de decir “Sí, Señor” a mi llamado como mujer, a mi diseño y a mi llamado.

Decir “Sí Señor” es abrazar tu rol como mujer de ser ayuda, el propósito por el cual Dios nos creo y darnos cuenta que desde la creación Dios estampo en nosotras como mujeres un diseño de ser ayuda. Dios formó a la mujer del hombre, para el hombre y se la dio al hombre. Ser una mujer llamada a ser ayuda no es un castigo. Esto pasó antes de que el pecado entrara al mundo. Es un privilegio. Es un llamado alto y santo. De hecho, la palabra ayuda a menudo se usa en referencia a Dios. Así que al cumplir nuestro rol de ser ayuda estamos reflejando de una manera única como mujeres parte de la imagen de Dios.

Tener ese rol de ser ayuda estampado en nosotras, no quiere decir que las mujeres somos inferiores o que no tienen influencia. Todas nosotras sabemos que la mujer tiene influencia para bien o para mal. Entonces nuestro llamado al decir “Sí, Señor” como mujeres verdaderas, lo que estamos diciendo es, “Yo abrazo este llamado de ser ayuda.” Y de nuevo, solo estoy tocando un poco estos tópicos en esta serie. Así que si quieres profundizar más en estos conceptos, ve a la página de AvivaNuestrosCorazones.com y busca los archivos de las enseñanzas que expanden estos puntos diferentes.

Ser mujeres verdaderas que dicen “Sí, Señor” significa también abrazar la maternidad, sea maternidad biológica o espiritual, recuerda que como mujeres Dios nos hizo para dar y nutrir vida. Hemos hablado de esto en este Manifiesto. Significa abrazar la domesticidad, el crear un hogar, un clima donde la gente pueda crecer, donde las familias puedan ser bendecidas.

Puede ser que seas soltera o viuda. Puedes estar viviendo con una compañera de habitación en la universidad. Puedes estar viviendo en tu casa como una joven adolescente. Pero aun así hay maneras en las que podemos expresar estas maneras domésticas de crear un hogar para bendecir a otros. Porque es parte de nuestro llamado a la feminidad.

Ser una mujer verdadera de Dios significa abrazar y expresar todo el concepto de la feminidad del cual hemos hablado bastante en esta serie, como la sensibilidad, suavidad, receptividad, la sumisión. Ser una mujer verdadera de Dios no es solo expresar feminidad pero es también abrazar los roles y las funciones ordenadas por Dios en nuestros hogares y en nuestras iglesias.

A través de la Escritura - desde el libro de Génesis, a través del Antiguo Testamento, en Proverbios, en los Evangelios, en las Epístolas, en 1 Pedro y 1 Timoteo - en muchas partes vemos esta enseñanza que el orden creado desde el principio envuelve distinciones entre el hombre y la mujer. La mujer verdadera reconoce esas distinciones y las preserva y las refleja. Ahora, no es para decir que el hombre y la mujer son diferentes en todas las maneras. Las Escrituras dejan claro que somos creados iguales a imagen de Dios, que somos igualmente criaturas caídas y pecadoras en necesidad de un salvador y que tenemos igual acceso a Dios a través de Jesucristo.

Así que no es decir que uno es superior y el otro es inferior, - hemos hablado mucho de esto en este programa - sino reconocer que hay diferencias creadas por Dios en las asignaciones que nos dio a nosotras en cómo reflejamos esa imagen en la casa y en la Iglesia, para los propósitos que Dios ha ordenado para poder reflejar el Evangelio y el plan de redención de Dios al mundo. Hemos hablado acerca de esto en la serie el Manifiesto de la Mujer Verdadera.

Ser una mujer verdadera de Dios es reconocer que no tienes la de perder porque eres una mujer. El hecho de que hay restricciones y limitaciones en nuestras vidas de cómo y dónde servimos en ciertas capacidades en nuestro hogar y en nuestras iglesias, no significa que se nos ha dado un golpe bajo y que Dios no nos ama igual. Lo que dice es que Dios nos ha dado un llamado único con propósitos únicos.

Así que Pablo dice en 1 Corintios 7, en el contexto tratándose del varón y de la hembra, matrimonio, soltería, y varios asuntos relacionados al género, él dice, “Fuera de esto, según el Señor ha asignado a cada uno, según Dios llamó a cada cual, así ande. Y esto ordeno en todas las iglesias.”. El gozo viene de abrazar mi llamado ya sea como mujer o como hombre reconociendo esas diferencias.

Los hombres tienen un llamado distinto en sus vidas también. Algunas veces nos quejamos y lloramos acerca del llamado que nosotras tenemos diciendo, “Bueno, esto no es justo. ¿Por qué tenemos que ser nosotras las que reflejemos la gloria de Dios de esta manera?” Pero sería muy fácil para el hombre decir la misma cosa. ¿Por qué son los hombres los que tienen que tomar los golpes, el liderazgo, los que tienen la máxima responsabilidad y la autoridad? Habla con los hombres y te darás cuenta de que ese no es un llamado fácil. Nosotros somos seres caídos, así que es difícil para todos nosotros. Por eso es que necesitamos la gracia de Dios y es por eso que necesitamos, un Salvador.

Puedes ver este regocijo en diferentes escritos, no solo en el sentido de cómo Dios ha hecho al hombre y a la mujer diferentes, no sólo en la Escritura, sino en los escritos de otras personas. Juan Calvino por ejemplo, el gran teólogo, dice que Dios es la fuente de ambos sexos y por consiguiente ambos deben con humildad aceptar y mantener la condición que Dios les ha asignado a cada uno.

Y luego Juan Angel James, he recomendado este libro antes, llamado Female Piety [Piedad Femenina] escrito siglos atrás pero todavía es un gran libro. Éste hombre dice,

Aquel que te creó a ti está mejor calificado para declarar la intención de sus propios actos, y puedes de manera segura, y debieras de manera humilde, permitirle acomodar tu posición, y hacerte conocer tus funciones y deberes (página 63).

Dios es el creador de la vida. Él escribió el manual de instrucciones. Él sabe mejor cómo funcionamos.

El gozo y la realización vienen cuando decimos, “Señor, ¿para qué me diseñaste? Y sí, yo voy a abrazar y a expresar ese diseño creado por ti para Tu gloria y para el avance de Tu reino. Voy a cumplir el propósito para el cual Tú me hiciste.”

De hecho, hemos compartido anteriormente la manera que hemos sido impactadas a través del ministerio de Elisabeth Elliot. Una de sus citas que me encanta dice,

“La feminidad es un regalo, un regalo divino, para ser aceptado con ambas manos, y para agradecer a Dios para por esto. Porque, recuerda, fue su idea.”

Había considerado en esta sesión leer para ti una extensa porción de un artículo de Elizabeth Elliot el cual es un artículo fabuloso sobre la esencia de la feminidad. Pero por causa del tiempo, no voy a leerlo. Si vas a la página de AvivaNuestrosCorazones.com vamos a tener el enlace para ese artículo para que lo puedas leerlo e imprimirlo. Realmente vale el esfuerzo leerlo. Es un escrito hermoso. Ella da una perspectiva personal sobre la esencia de la feminidad. Así que déjame motivarte a que vayas a nuestra página web y obtengas el artículo, y tómate el tiempo en estos próximos días para leerlo.

Ahora, ¿qué pasa si no abrazamos y expresamos nuestro diseño creado por Dios y no funcionamos como mujeres? ¿Cuál es la alternativa? Bueno, la alternativa de abrazar y expresar nuestro diseño seria ignorarlo, resentirlo o resistirlo, no expresar nuestro diseño y nuestro llamado.

Tú dices, “¿y por qué eso importa?” Yo encuentro que muchos, muchos hoy en día, aún entre los del mundo cristiano, no entienden que las diferencias entre un hombre y una mujer son preciosas y valiosas e importantes. Así que ¿qué pasa si nosotras lo ignoramos? ¿Qué pasa si no pensamos acerca de ellas, o si no vivimos apegadas a lo que significa ser distintas como mujeres o para los hombres ser distintos varonilmente? ¿Qué está en juego?

Bueno, hay muchas cosas en juego. y no la menos importante de ellas es lo que estamos viendo en nuestra generación con la proliferación de la mentalidad sexual, unisexual, homosexual. Muchas personas jóvenes están creciendo sin ver a sus mamás y a sus papás aún si estos, mamás y papás están en la casa. Ellos no ven eso de que hay unos roles complementarios y distintivos entre ellos. Están creciendo sin saber lo que significa que ellos son varones o que ellas son hembras y están confundidos acerca de sus propios géneros y de sus propias identidades sexuales.

El Dr. Al Mohler del Seminario Teológico Bautista del Sur en Louisville, Kentucky ha pensado mucho y ha escrito mucho sobre este tema. Tal vez quieras ir a su blog. Pero permíteme leer unas pocas declaraciones donde él habla acerca de este asunto de las implicaciones de no proteger y preservar estas distinciones. Él dice,

En la confusión sexual de la posmodernidad americana, las jóvenes adolescentes ahora están buscando ideas alternativas para expresar su sexualidad. Algunas están tratando con estilos de vida sexuales que tienen que ver con lo último en la moda, obviamente atropellando las tradiciones de la moralidad sexual.

Luego él continua una discusión sobre la bisexualidad, lesbianismo, heterosexualidad y luego este término que es nuevo para mí, heteroflexible, lo que básicamente significa que puedes ser cualquier cosa o nada o varias cosas en diferentes épocas de tu vida. Hay una flexibilidad en tu género. Y luego Dr. Mohler comenta. Él dice,

Cuando las adolescentes se sienten libres de comprometerse descaradamente en comportamientos sexuales una con la otra, podemos asegurar que la mayoría de los límites de la moralidad sexual han sido gravemente dañados. La atracción natural entre chicos y chicas ha sido tan confundida con la celebración pública de la homosexualidad y el variado erotismo de la vida diaria que las personas jóvenes están confundidas acerca de algo tan simple y básico como es la identidad heterosexual, lo cual simplemente significa que hombre y mujer son diferentes - no lo mismo.

Cuando los rasgos estables que definen la masculinidad y feminidad son rechazados, ridiculizados, y minimizados, lo que sigue es un caos inevitable. [¿Y hemos visto esto ser cierto en nuestra cultura?] Sigue diciendo el Dr. Mohler…

Este nivel de confusión de género y de rebelión sexual puede sólo ser explicado mirando la raíz de la causa, un rechazo de la identidad de género y de la moralidad sexual como es definida por el Creador. Estas jóvenes actuando sus experimentos bisexuales son un signo de las cosas por venir. Si se les da libertad, en una cultura ética de heteroflexibilidad tomará miles de formas diferentes, cada una más flexible que la anterior.

Ahora, ¿qué hay que hacer con todo esto? Lo que hay que hacer es que las creyentes, las mujeres cristianas, sean mujeres verdaderas que abracen y expresen su feminidad creada por Dios y las diferencias entre hombre y mujer, necesitamos abrazar nuestro diseño y nuestro llamado con humildad, gratitud, fe y gozo. Si nosotras no lo hacemos, el mundo va a perderse la oportunidad de ver la imagen cuyo propósito era exhibir y manifestar al mundo la historia redentora de un Salvador quien inicia y atrae y da Su vida por Su novia, y por una iglesia que responde a esa iniciativa, que recibe su iniciativa y que se rinde a Su liderazgo.

Susan Hunt es una autora quien ha impactado muchas de nuestras vidas. Si no estás familiarizada con sus libros, te los recomiendo. Ella tiene muchas enseñanzas muy buenas sobre el ministerio de la mujer bíblica en el contexto de la iglesia local. Pero me gusta mucho esta cita de Susan que dice,

Es tiempo de que las mujeres de fe bíblica que reclamemos nuestro territorio. Nosotras conocemos el Diseñador. Nosotras tenemos Su manual de instrucción. Si nosotras no exhibimos el diseño Divino de Su creación femenina, nadie lo hará. Pero si nosotras lo hacemos, va a ser un profundo testimonio para un mundo necesitado que está mirando.

Annamarie: Nancy DeMoss de Wolgemuth estará de nuevo con nosotras para orar.

Cuando reconoces a Dios como tu Diseñador, el próximo paso es rendirte a Su voluntad. Nancy nos acaba de explicar qué exactamente significa esto para nosotras como mujeres.

Hemos desarrollado un recurso que esperamos que sea de mucha bendición para tu vida. Es el pequeño libro titulado “Un viaje de 30 días a través del Manifiesto de la Mujer Verdadera”. Lo puedes descargar en formato PDF a través de nuestra página, AvivaNuestrosCorazones.com pero también lo puedes tener el formato físico. Por una donación de cualquier monto te lo enviaremos como forma de decirte “gracias”. Solo llama al 1-800-569-5959 desde EEUU o Canadá, o visita nuestra página web AvivaNuestrosCorazones.com para hacer una donación. Pregunta por el recurso “Un viaje de 30 días a través del Manifiesto de la Mujer Verdadera”, los envíos están disponibles para EEUU y Canadá.

¿Cómo definirías ‘virtud’? Nancy DeMoss de Wolgemuth dice que necesitas enfocarte en quien eres en lugar de en lo que haces. Aprende a desarrollar virtud desde el interior hacia el exterior, en tu próximo programa de Aviva Nuestros Corazones. Aquí está Nancy para orar.

Nancy: Señor, Te damos gracias por habernos hecho mujeres. Te agradezco por nuestros hermanos, y el hecho de que los hayas hecho hombres. Y gracias que tú has diseñado esta hermosa relación complementaria, confesamos que no siempre se refleja en nuestras vidas de la manera correcta, algunas veces nosotras luchamos con las diferencias. Algunas veces le damos un puntapié a esas diferencias. Pero Señor, enséñanos qué significa abrazar y expresar nuestro diseño creado por Dios y nuestro llamado como mujeres con humildad, con gratitud, con fe y con gozo de tal manera que los que nos están mirando en el mundo, en este mundo tan necesitado, puedan conocer cómo eres y puedan ver lo que es vivir el Evangelio. Yo oro en el Nombre de Jesús, amén.

 

Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

 

Canciones utilizadas:

Dispuesto estoy, Abel Zavala, Jesús MI Fiel Amigo ℗ 2001 Vastago Producciones

 

Referencias:

1 http://www.articlesnatch.com/Article/How-Is-Gender-Determined--The-Answer-You-ve-Been-Looking-For-/540953

2 http://biblicalwomanhoodinthehome.blogspot.com/ 

http://www.albertmohler.com/2004/01/27/the-newest-teen-girl-fad-bisexual-chic/

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión