Podcast Aviva Nuestros Corazones

Annamarie Sauter: Bill Elliff dice que cuando pasas tiempo a solas con Dios, personas a tu alrededor se darán cuenta.

Bill Elliff: Mi esposa tiene un perfume maravilloso, y cuando paso mucho tiempo alrededor de ella, huelo un poco como ella. Hay una fragancia que viene a la vida de la gente que permanece en la presencia del Señor.

Annamarie: Este es tu programa Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth en la a voz de Patricia de Saladín.

Durante las últimas 12 semanas hemos venido transitando por una serie acerca del avivamiento personal llamada En busca de Dios. Si no la alcanzaste a escuchar entera te animo a que lo hagas, ¡no te arrepentirás! Nancy está aquí para introducir el último programa de la serie.

Nancy DeMoss Wolgemuth: Qué tiempo tan especial han sido estas últimas semanas, al estar buscándole a Él juntos para que nos avive personalmente y colectivamente. Qué bendición ha sido escuchar de tantos que han estado con nosotros, que han estado escuchando esta serie. Gracias por sus cartas y correos electrónicos que comparten cómo Dios ha estado usando esta serie en sus vidas.

Me ha animado tanto el oír acerca de individuos e iglesias y grupos pequeños que han estado buscándolo junto con nosotros durante este tiempo.

En el programa de hoy, una vez más, estaremos transmitiendo extractos de una reunión nacional de oración por avivamiento que tuvimos hace un par de años. En este programa especial, escucharemos el clamor del corazón de diferentes intercesores, incluyendo a Byron Paulus, que es el director ejecutivo de Life Action Ministries, el ministerio progenitor de Aviva Nuestros Corazones.

Estarás escuchando a Kim Wagner, quien ha estado con nosotros varias veces en Aviva Nuestros Corazones; al pastor Bobby Moore de Olive Branch, Mississippi; al pastor Bill Elliff de Summit Church en Little Rock, Arkansas; y luego a mi querida amiga de hace tiempo, Evelyn Christenson, quien ahora está en sus 80s, y que por décadas ha orado y orado y orado para que Dios avive a la iglesia en nuestros días.

Sé que aquellos que están escuchando este programa en este momento quizás estén en su trabajo o manejando un vehículo o en algún lugar donde no pueden dejar lo que están haciendo. Pero si puede, permítanme animarles a tomar los próximos 20 minutos para unirse a nosotros, tal vez aún arrodillarse donde quiera que estén, y unirse a nosotros para clamar, “Dios, ¿avivarías los corazones de Tu gente en nuestros días?”

Bobby Moore: Señor, te doy gracias en esta mañana porque Tú eres mi Padre, y te doy gracias porque Tú anhelas este tiempo conmigo. Oro que en mi corazón pueda devolver este amor. Quiero darte gracias por Tu paciencia para conmigo. Quiero darte gracias por el hecho que a pesar de mi fracaso, a pesar de lo que sea que he experimentado en mi vida, Tú nunca te cansas de escucharme llegar a Ti. Te bendigo por eso hoy. Te doy gracias por eso. Te alabo por eso.

Byron Paulus: Gracias porque Tú eres un Dios de comunión y porque Tú anhelas comunión con tus hijos y quieres cenar con ellos como dice en Apocalipsis. Dios, Te doy gracias  porque Te gozas cuando vengo a Ti, cuando encuentro refugio en tus brazos; te doy gracias por tu receptividad y apertura y aceptación.

Así como yo anhelo tener una conexión con mis hijos, tú anhelas tener una conexión conmigo. Entonces, Señor, te exalto en esta mañana porque tú eres un Dios que cuida y ama a sus hijos. Gracias por ser mi Padre.

Kim Wagner: Padre, yo te quiero dar mucha gracias porque Tú eres el que nos atrae y nos llamas por Tu Espíritu Santo, [aún para que vengamos a ti.] Te doy gracias que deseas que nos encontremos contigo. Eso me asombra. Pero ese es el clamor de tu corazón—encontrarte con nosotros. Te doy gracias por eso. Te doy gracias que estás dispuesto a dejarnos entrar en tu presencia, aún sin merecerlo. Te quiero dar gracias por eso.

Evelyn Christenson: Tú eres un Dios santo, santo, santo. Yo quiero unirme a agradecerte por el privilegio de venir a tu santa presencia. Señor, ya no estamos orando desde afuera. Tú has enviado a tu Hijo santo, santo, santo a morir por nosotros. Padre, yo te doy gracias que es por causa de Su sangre derramada en la cruz que tenemos acceso a tu lugar santo.

Querido Jesús, nuestros corazones están sobrecogidos en esta mañana de que Tú voluntariamente fueras a la cruz, tomaras nuestros pecados, pagaras el precio por quienes somos y el pecado en nuestras vidas y, habiendo hecho esto, has abierto el lugar santo del Padre a cada uno de nosotros.

No solo para los que estamos orando en esta transmisión, sino también para cada persona que escucha. Tú, tú, Jesús, por tu sangre, nos has abierto personalmente a nosotros el lugar santo del Padre. Gracias.

Bill Elliff: Padre, te doy gracias por tu compromiso de purificar a tu novia. Señor, has dicho claramente que deseas lavarla con el agua de la Palabra. Que podamos ser una novia santa, una novia sin mancha. Tú cuidas que nosotros no seamos un cuerpo descuidado y sin poder, sino que seamos Tu cuerpo. Dios, nosotros queremos serlo. Entonces, Padre, nos sometemos a quien Tú eres.

Byron Paulus: Señor, yo estaba pensando temprano esta mañana que donde está nuestro tesoro, ahí también es donde estará nuestro corazón. Señor, te pido que ates a Satanás, a quien le gusta poner en los corazones de tus hijos la mentira que, si realmente no tienen el deseo de pasar tiempo con Dios, entonces por qué molestarse. Dios, pasar tiempo contigo a veces es donde invertimos nuestro tiempo y a veces es por deseo, pero a veces es por disciplina, y, Dios, eso también produce devoción y deseo.

Entonces, Señor, Te pido que aunque tu iglesia, tus hijos, [lo sientan o no], Señor, que ellos obedezcan y que nosotros entremos en tu Palabra y nos pongamos de rodillas y que lo hagamos una parte sagrada, consagrada de nuestra vida. Dios, con eso yo sé que vendrá este amor y afecto y anhelo sobrecogedor de estar en tu presencia.

Dios, hablamos acerca del Cielo y hablamos acerca de estar en tu presencia en el Cielo, qué glorioso va a ser. Si eso es cierto, entonces, ¿por qué no queremos estar en tu presencia hoy? ¿Por qué preferimos estar en la presencia de tantas otras cosas y eventos y luego decimos que queremos estar en tu presencia en el cielo?

Dios, perdónanos por la hipocresía. Perdónanos por esta manera equivocada de pensar. Dios, te pido… causa, que anhelemos estar contigo, vivir contigo, caminar contigo, estar bañados con tu presencia diariamente. Dios, ayúdanos a escuchar, oír y recibir lo que Tú tienes que decir a tu iglesia y a nuestros corazones. Perdónanos por esa hipocresía.

Bill Elliff: Yo pienso que tan seguido, Señor, el indicador más grande del orgullo en mi vida es la falta de oración. Si podemos pasar un día o una semana o un mes sin orar, es solamente una indicación de que pensamos que podemos vivir nuestras vidas sin Ti. Entonces yo solo te pido que nos perdones por la raíz del pecado de nuestra falta de devoción, nuestra falta de oración; por el orgullo.

Te pido que haya un avivamiento fresco de humildad y quebrantamiento delante de ti, una disposición para admitir nuestro pecado y reconocer nuestra necesidad. Señor, para verte como realmente eres y vernos a nosotros mismos y a nuestra necesidad como realmente es. Entonces, Señor, Te pedimos que haya una ola fresca de humildad y quebrantamiento que tú envíes a través de nuestra nación; un mover que simplemente nos cause que naturalmente corramos a tu presencia y tengamos hambre de ti por causa de nuestra necesidad desesperada.

Bobby Moore: Padre, con todo mi corazón hoy te doy gracias que tú me das el privilegio de interceder en favor de otros. Te doy gracias que cada vez que estoy involucrado en intercesión, Tú eres mi compañero de oración. Señor, estoy asombrado por eso. Es un privilegio increíble, Padre, y Te doy gracias por él.

Padre, siendo pastor, yo solo quiero clamar hoy en favor de hombres a través esta nación que son líderes espirituales, que tú abras nuestros ojos, nuestros corazones, nuestras voluntades, nuestras vidas, a Ti. Que reconozcamos que si no tenemos un ministerio contigo, no tenemos un ministerio con otros.

Por lo que, Dios, te pido que muevas los corazones de los hombres a orar, a buscarte, a ser genuinos hacia ti, a interceder. Te pido que una vez más hagas de tu casa una casa de oración y hagas a tus hombres, hombres de oración e intercesión real.

Te pido, Dios, que muevas nuestros corazones de tal manera que sin ser  desesperados o negativos, reconozcamos que cualquier cosa que tú puedes hacer se puede hacer por la oración. Entonces te pido que tú nos hagas gente de oración. Señor, te pido que a través de esta tierra, hoy, muevas los corazones de hombres de Dios a orar, a compartir tu Palabra, a vivir como tú quieres que vivamos, para tu gloria. Te pido que hagas eso en mi corazón y en los corazones de mis hermanos a través de esta nación.

Evelyn Christenson: Nuestro Dios santo, santo, santo, cómo te doy gracias por este primer paso que está empezando a tomar nuestro país. Alrededor del mundo está sucediendo algo tan grandioso en tantos lugares y nosotros nos hemos tardado tanto aquí. Señor, te doy gracias que estamos empezando a ver los frutos de todos los años de oración que han pasado en nuestro país.

Señor, yo oro otra vez por nuestro líderes, aquellos quienes nos están guiando en nuestros estudios bíblicos, nuestras prédicas, nuestras enseñanzas, todos, quienes sean, que nos están diciendo qué hacer, cómo hacerlo. Ellos pueden volver a la Palabra de Dios. Señor, perdónanos por todos las ideas y los proyectos que salen de nuestra propia cabeza.

Señor, regresa por favor la Biblia física a nuestras congregaciones. No solo palabras en una pantalla en algún lado. Señor, enséñanos que esta es tu Palabra santa y que cada palabra es verdad y que tú eres el único autor, único, único autor que siempre está presente cuando nosotros leemos su Libro.

Oh, Dios, si nosotros queremos entrar en Tu presencia y en la presencia de Jesús, en tiempos pasados, Tú hablabas por medio de los profetas y eso era bueno, era maravilloso. Pero en estos días tú has hablado por medio de tu Hijo. Señor, enséñanos a vivir en el tiempo A. D. en lugar de quedarnos solamente en A. C. en la Biblia. Ayúdanos a ver que Jesucristo es la respuesta al avivamiento y que el arrepentimiento y el estilo de vida que él espera son mucho más que lo que se esperaba en el Antiguo Testamento.

Señor, más que nada, mientras ahora celebramos el gran avivamiento de 1904-05 —el avivamiento de Gales— Señor, perdónanos si solo estamos orando para estar mejor nosotros, estar más felices nosotros, ser más llenos de Ti nosotros. Esos son los primeros pasos, pero Padre, históricamente, el paso final de cada avivamiento del Nuevo Testamento ha sido cientos de miles y millones que entran a Tu Reino.

Señor, ayúdanos a entrar en ese avivamiento, quedarnos allí hasta que sea de verdad y luego salir como del gran avivamiento de Gales. Y como clamábamos en Sudáfrica por la iglesia de Andrew Murray, “Oh, Dios, hazlo de nuevo. Hazlo de nuevo, Señor.”

Kim Wagner: Espíritu Santo, Te pido que Tú hables específicamente a los hombres y papás, que Tú los traigas a un lugar donde se den cuenta que ellos han de ser los sacerdotes de sus hogares, que ellos han de estar guiando a sus familias y enseñándoles a sus hijos verdades espirituales y guiando a sus hijos a cómo orar.

Te doy tantas gracias por la Srta. Evelyn Christenson y cómo Tú la has usado para llamar a las mujeres a orar y por su fidelidad en ello, y cómo tú aun la usaste en mi vida como mujer joven que yo era. Padre, pido por los hombres de esta nación, que tengan un deseo ardiente, una urgencia, de encontrarse contigo y de interceder por sus familias y de ser padres espirituales para sus hijos, a enseñar hombres jóvenes a ser hombres de Dios en esta nación para guiar a sus familias. Espíritu Santo, solamente te pido que hagas eso. Trae un avivamiento en las familias, en el hogar.

Bobby Moore: Padre, sabemos que a través de los años, Tú has usado en ocasiones, en tiempos de avivamiento, a los estudiantes, con corazones jóvenes y moldeables. Señor, estamos tan animados de ver en medio de la sociedad postmoderna y la ambigüedad de todo, el ver unos hombres y mujeres que están totalmente entregados a ti, Señor, y que están rendidos por tu causa.

Oh Dios, solamente oramos que Tú levantes por toda esta nación a un Evan Roberts—un hombre joven, una mujer joven que se levante temprano y escuche de ti y que sean totalmente devotos a Ti. Entonces oramos por avivamiento entre los estudiantes, entre los estudiantes de la preparatoria y los estudiantes de la universidad, quienes son rápidos para venir a ti. Ven Tú a penetrar sus corazones y darles gran devoción.

Yo oro, Padre, por aquellos de nosotros que somos mayores, que tengamos un corazón abierto para aun ser guiados y ayudados y desafiados por las vidas de hombres y mujeres jóvenes quienes tienen completa devoción a Ti. No los vamos a rechazar como ha pasado en otros tiempos por nuestro orgullo. Entonces, Señor, solo oramos por un gran avivamiento de intimidad contigo entre los estudiantes a través de esta nación.

Bill Elliff: Precioso Padre, Te damos gracias por estos momentos y Señor, terminamos todo esto con el entendimiento que, como Evelyn dijo hace un momento, no solo por nuestra felicidad, y no es solo por nuestro bien, pero, Padre, Tú mereces que nuestras vidas reflejen tu gloria. Tú mereces que la gente nos vea y vean la cara de Cristo y sientan el amor de Cristo y escuchen la sabiduría de Cristo viniendo a través de nosotros.

Cuando la gente dice ¿qué es eso? Nosotros solo apuntamos y decimos “he estado en la presencia de mi Padre y él es así”. Entonces solo pedimos tu gloria y el ser tus herramientas que están listas para hacer discípulos de todas las naciones. Pedimos este avivamiento en tu presencia y líbranos de un deseo egocéntrico por una vida devocional. Señor, hazlo un deseo centrado en ti y un deseo que glorifique a Dios.

Entonces Señor, pedimos todo esto por el propósito, que en todas las cosas Tú seas glorificado y honrado y bendecido y magnificado al fin de los tiempos. Lo pedimos en Jesús y por medio de su precioso nombre. Amén.

Byron Paulus: Amén. Gracias, Bill, por ayudarnos a guiar nuestro tiempo de oración en esta mañana y, Bobby, por abrirnos la Palabra. Quiero que cada uno de ustedes que han participado con nosotros esta mañana, tomen sus Biblias si pueden, y vayan a Isaías 64. Vayan a Isaías 64, justo al final de nuestra llamada aquí esta mañana y nuestro tiempo juntos.

Le voy a pedir a Bobby Moore si Tú puedes leer los primeros seis versículos y luego, Bill, si Tú puedes leer, como una oración, los versículos 7 al 12. Yo quisiera terminar este tiempo con un clamor bíblico por avivamiento, y para el tema de la vida devocional no podría ser más apropiado. Yo solo quiero cerrar aquí en unos pocos momentos con esta oración mientras todos nuestros corazones están unidos alrededor de las naciones del mundo ofreciendo esa oración mientras la oramos juntos y seguimos en la Palabra de Dios—Isaías 64.

Bobby Moore: 1 ¡Oh si rompiese los cielos, y descendieras, y a Tu presencia se escurriesen los montes,

2  Como fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir las aguas, para que hicieras notorio tu nombre a tus enemigos, y las gentes temblasen a tu presencia!

3  Cuando, haciendo cosas terribles cuales nunca esperábamos, descendiste, fluyeron los montes delante de ti.

4  Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto Dios fuera de ti, que hiciese por el que en Él espera.

5  Saliste al encuentro al que con alegría obraba justicia, a los que se acordaban de Ti en Tus caminos: he aquí, Tú te enojaste porque pecamos; en esos hay perpetuidad, y seremos salvos.

6 Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento. (Isaías 64:1-6 RV 1960)

Bill Elliff: 7  Y nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para tenerte; por lo cual escondiste de nosotros tu rostro, y nos dejaste marchitar en poder de nuestras maldades.

8  Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros lodo, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos, todos nosotros.

9  No te aires, oh Jehová, sobremanera, ni tengas perpetua memoria de la iniquidad: he aquí mira ahora, pueblo tuyo somos todos nosotros.

10  Tus santas ciudades están desiertas, Sión es un desierto, Jerusalén una soledad.

11  La casa de nuestro santuario y de nuestra gloria, en la cual te alabaron nuestros padres, fue consumida al fuego; y todas nuestras cosas preciosas han sido destruidas.

12  ¿Te estarás quieto, oh Jehová, sobre estas cosas? ¿callarás, y nos afligirás sobremanera? (Isaías 64:7-12 RV 1960)

Byron Paulus: Señor, Tú has oído nuestro clamor en estas semanas. Has oído nuestras oraciones, nuestras peticiones estas semanas. Nuestros corazones te han dado la espalda a ti, Oh Señor. Te hemos buscado con todos nuestros corazones y, Señor, ¿podrías venir? ¿Podrías por favor venir? Desciende sobre nuestra nación, nuestro mundo. Dios, derrama tu espíritu. Dios, nuestra oración es, ven pronto. Ven hoy. Ven en este momento. Ven pronto. Señor Jesús, manifiesta tu presencia por tu gloria y por tu fama y te alabaremos por siempre y siempre y siempre. Amén.

Annamarie: Este es Byron Paulus del ministerio Life Action Ministries, orando por avivamiento. La anfitriona de Aviva Nuestros Corazones, Nancy DeMoss de Wolgemuth, y otros líderes cristianos, fueron parte de esa reunión de oración que tuvo lugar hace unos años y a la cual nosotras nos unimos hoy.

Si has sido conmovido por estas oraciones, si tienes pasión por Cristo y quieres avivar tu relación personal con Él, querrás escuchar esta serie completa. Puedes hacerlo a través de nuestra página de internet AvivaNuestrosCorazones.com. Allí también podrás conocer cómo puedes adquirir el libro de estudio “En Busca de Dios”. Los beneficios de hacer este tipo de estudios con más hermanas o amigas son muchos, así que te animamos a completar este estudio con un grupo.

Nos encanta cuando nuestras oyentes dejan sus comentarios en nuestra página y nos dejan saber cómo han sido ministradas. Permíteme compartir contigo algunos testimonios que han sido de gran aliento para mí al ver cómo Dios usa la Verdad de Su Palabra para hablar directo al corazón y necesidad de cada una.

Una radioescucha dijo,

“Muchas gracias por proveer el recordatorio de que Cristo es Suficiente, nunca habrá mayor gozo sino el de saber que el Señor lo llena todo, y aunque es difícil, sobre todo en tiempos de adversidad, estaré clamando para que mi motivación siga siendo En Él, Por Él y Para Él. ¡¡¡Dios bendiga este ministerio!!!”

Geyly escribió,

“¡Gracias Señor por tu hermosa y dulce Palabra, que me consuela, me anima y conforta mi alma y me hace saber cuán amada soy por mi Padre! “

Y Jennifer dice,

“Es impresionante como el Señor te habla, justo cuando está la pregunta elaborada en mi mente. Vivo corriendo de un lado a otro, y aunque no esté corriendo, siempre algo se interpone en el momento en que quiero tener un tiempo de quietud con mi Señor.

Escuchar esto el día de hoy, me ha ayudado a entender que debo dedicarle tiempo de calidad a mi Señor; más aún, porque aunque estoy activa en la iglesia, ofreciendo como ofrenda mi tiempo y dedicación a la obra, pero aún así, día a día venía sintiendo que no tenía suficiente intimidad con Él.

Gracias Señor, porque cuando quieres hablarnos utilizas cualquier forma para que llegue tu mensaje. Gracias por permitirme abrir mis oídos a tu Palabra.

Gracias mil a ustedes en Aviva Nuestros Corazones, porque nos ayudan mucho con recursos como éstos.”

Estos testimonios son motivo de gozo para nosotros aquí en Aviva Nuestros Corazones. Ayúdanos a mantenernos en el aire por medio de tus oraciones, y si Dios así lo pone en tu corazón, también por medio de tus ofrendas. Puedes ayudar con un monto único, o colaborando mensualmente. Puedes hacerlo a través de nuestra página AvivaNuestrosCorazones.com, o llamando al 1-800-569-5959 desde EEUU o Canadá, asegúrate de especificar que tu donación es para el alcance hispano.

Pronunciar una declaración puede ser un acto muy poderoso. Por ejemplo, considera la declaración que hicieran los fundadores de los EEUU cuando declararon la Independencia y fundaron una nueva nación. Nancy te llevará a examinar un tipo distinto de declaración. Conoce algunas verdades de las Escrituras que puedes declarar confiadamente, haciendo un pronunciamiento poderoso en tu hogar, tu iglesia y el mundo.

Te esperamos la próxima semana, para dar inicio a una nueva serie que no te querrás perder. ¡Qué tengas un bendecido fin de semana y día del Señor!

Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

Canciones utilizadas:

Muestra a Cristo, Sovereign Grace Music & La IBI, El Dios Que Adoramos (En Vivo Desde Por Su Causa 2012) ℗ 2012 Sovereign Grace Music
 

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión