Podcast Aviva Nuestros Corazones

Satura tu corazón con la Palabra de Dios

Leslie Basham: Nancy Leigh DeMoss nos ofrece una oración extraída del Salmo 90, la manera perfecta para iniciar un Nuevo año.

Nancy Leigh DeMoss: ¡Establece la obra de tus manos en medio nuestro, sí, establece la obra de tus manos!” 

Leslie:  Este es Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.  

Nancy: Bueno, ¡Feliz Año Nuevo! Espero que hayan tenido un fin año bendecido por Dios  y lleno de regocijo y que estén esperando grandes cosas de parte del Señor durante este nuevo año que se inicia.

Hoy tenemos un programa especial. Te adelanto que este año estaremos hablando mucho en  Aviva Nuestros Corazones sobre la importancia de la Palabra de Dios. En días recientes, a medida que he estado buscando al Señor en relación a los temas que debemos enfatizar en este año que recién comienza, lo que Dios ha puesto en mi corazón una y otra vez es la necesidad que todas tenemos de adentrarnos en la Palabra de Dios y de que la Palabra de Dios se grabe en nuestras mentes y corazones.

Porque muchas veces, al hablar con personas que están en situaciones de crisis o cuando leo correos de oyentes que están enfrentando dificultades mayores, me doy cuenta de que las personas necesitan dosis gigantescas, masivas de la Palabra de Dios para poder renovar sus mentes y sus corazones y para transformar sus vidas.

Así que Dios ha dirigido mi corazón a desafiarte con un reto, justo ahora al iniciar un nuevo año. Se trata de comprometernos a leer la Palabra de Dios cada día por el resto del año. Lo estamos llamando sencillamente, “El reto de leer la Biblia diariamente”.

Ahora, no estamos diciendo qué debes leer o la cantidad de páginas,  capítulos o versículos  que debes leer. Tampoco vamos a decirte cuándo debes hacerlo, si al amanecer o en las noches, pero si estoy apelando a que tomes este simple desafío de no dejar que pase un solo día de este año sin pasar tiempo en la Palabra de Dios.

Estaremos recordándote sobre este reto cada cierto tiempo a lo largo del año, pero a medida que comenzamos a hacer este énfasis en este primer día del nuevo año, más que pedirte que me escuches enseñar sobre la Palabra de Dios, quiero tomar el programa completo de hoy para motivarte a escuchar la Palabra.

Hace un tiempo algunos de nuestros productores me pidieron que grabara algunos de mis salmos favoritos, y crearon un bello fondo musical. No puedo pensar en una mejor forma de comenzar este nuevo año que llenar nuestras mentes con estos salmos.

Oh Señor, oro por nuestras oyentes—algunas están en casa haciendo quehaceres del hogar, algunas quizás están en un vehículo dirigiéndose a algún lugar junto con otros que le acompañan—todas en distintos lugares, haciendo cosas diferentes, pero te pido que Tú silencies nuestros corazones; que aquietes nuestros corazones.

Para muchas de nosotras, quizás los días que acaban de transcurrir han sido de mucha actividad; muchas fiestas, ocupaciones. Otras quizás se han sentido solitarias, están heridas o luchando con algunas circunstancias difíciles. Quizás haya algunas que están ilusionadas con comenzar un nuevo año. Donde sea que nos encuentres, Señor, oro para que aquietes nuestros corazones para recibir Tu Palabra y que nos puedas lavar con el agua de Tu Palabra.

Anima a tu pueblo. Fortalece nuestros corazones. Danos coraje , fe y esperanza en todo lo que necesitamos, a medida que iniciamos este año escuchándote hablarnos a través de Tu Palabra. Oro en el nombre de Jesús, amén.

Ahora, escuchemos algunas porciones de los Salmos:

Salmo 1:

¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores, sino que en la ley del SEÑOR está su deleite, y en su ley medita de día y de noche! Será como árbol firmemente plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto a su tiempo, y su hoja no se marchita; en todo lo que hace, prospera. No así los impíos, que son como paja que se lleva el viento. Por tanto, no se sostendrán los impíos en el juicio, ni los pecadores en la congregación de los justos. Porque el SEÑOR conoce el camino de los justos, mas el camino de los impíos perecerá.

Salmo 37:

No te irrites a causa de los malhechores; no tengas envidia de los que practican la iniquidad. Porque como la hierba pronto se secarán, y se marchitarán como la hierba verde. Confía en el SEÑOR, y haz el bien; habita en la tierra, y cultiva la fidelidad. Pon tu delicia en el SEÑOR, y Él te dará las peticiones de tu corazón. Encomienda al SEÑOR tu camino, confía en Él, y Él actuará; hará resplandecer tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía. Confía callado en el SEÑOR y espérale con paciencia; no te irrites a causa del que prospera en su camino, por el hombre que lleva a cabo sus intrigas. Deja la ira y abandona el furor; no te irrites, solo harías lo malo. Porque los malhechores serán exterminados, mas los que esperan en el SEÑOR poseerán la tierra. Un poco más y no existirá el impío; buscarás con cuidado su lugar, pero él no estará allí. Mas los humildes poseerán la tierra, y se deleitarán en abundante prosperidad. El impío trama contra el justo, y contra él rechina sus dientes. El Señor se ríe de él, porque ve que su día se acerca. Los impíos han sacado la espada y entesado el arco, para abatir al afligido y al necesitado, para matar a los de recto proceder. Su espada penetrará en su propio corazón, y sus arcos serán quebrados. Mejor es lo poco del justo que la abundancia de muchos impíos. Porque los brazos de los impíos serán quebrados; mas el SEÑOR sostiene a los justos. El SEÑOR conoce los días de los íntegros, y su herencia será perpetua. No serán avergonzados en el tiempo malo, y en días de hambre se saciarán. Pero los impíos perecerán, y los enemigos del SEÑOR serán como la hermosura de los prados; desaparecen, se desvanecen como el humo. El impío pide prestado y no paga, mas el justo es compasivo y da. Porque los que son bendecidos por el SEÑOR poseerán la tierra, pero los maldecidos por Él serán exterminados. Por el SEÑOR son ordenados los pasos del hombre, y el SEÑOR se deleita en su camino. Cuando caiga, no quedará derribado, porque el SEÑOR sostiene su mano. Yo fui joven, y ya soy viejo, y no he visto al justo desamparado, ni a su descendencia mendigando pan. Todo el día es compasivo y presta, y su descendencia es para bendición. Apártate del mal y haz el bien, y tendrás morada para siempre. Porque el SEÑOR ama la justicia, y no abandona a sus santos; ellos son preservados para siempre, pero la descendencia de los impíos será exterminada. Los justos poseerán la tierra, y para siempre morarán en ella.

La boca del justo profiere sabiduría y su lengua habla rectitud. La ley de su Dios está en su corazón; no vacilan sus pasos. El impío acecha al justo y procura matarlo. El SEÑOR no dejará al justo en sus manos, ni permitirá que lo condenen cuando sea juzgado.

Espera en el SEÑOR y guarda su camino, y Él te exaltará para que poseas la tierra; cuando los impíos sean exterminados, tú lo verás.

He visto al impío, violento, extenderse como frondoso árbol en su propio suelo. Luego pasó, y he aquí, ya no estaba; lo busqué, pero no se le halló.

Observa al que es íntegro, mira al que es recto; porque el hombre de paz tendrá descendencia. Pero los transgresores serán destruidos a una; la posteridad de los impíos será exterminada.

Mas la salvación de los justos viene del SEÑOR; Él es su fortaleza en el tiempo de la angustia. El SEÑOR los ayuda y los libra; los libra de los impíos y los salva, porque en Él se refugian.

Salmo 73:

Ciertamente Dios es bueno para con Israel, para con los de puro corazón. En cuanto a mí, mis pies estuvieron a punto de tropezar, casi resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de los arrogantes, al ver la prosperidad de los impíos. Porque no hay dolores en su muerte, y su cuerpo es robusto. No sufren penalidades como los mortales, ni son azotados como los demás hombres. Por tanto, el orgullo es su collar; el manto de la violencia los cubre. Los ojos se les saltan de gordura; se desborda su corazón con sus antojos.

Se mofan, y con maldad hablan de opresión; hablan desde su encumbrada posición. Contra el cielo han puesto su boca, y su lengua se pasea por la tierra. Por eso el pueblo de Dios vuelve a este lugar, y beben las aguas de la abundancia. Y dicen: ¿Cómo lo sabe Dios? ¿Y hay conocimiento en el Altísimo?

He aquí, estos son los impíos, y, siempre desahogados, han aumentado sus riquezas. Ciertamente en vano he guardado puro mi corazón y lavado mis manos en inocencia; pues he sido azotado todo el día y castigado cada mañana. Si yo hubiera dicho: Así hablaré, he aquí, habría traicionado a la generación de tus hijos.

Cuando pensaba, tratando de entender esto, fue difícil para mí, hasta que entré en el santuario de Dios; entonces comprendí el fin de ellos.

Ciertamente tú los pones en lugares resbaladizos; los arrojas a la destrucción. ¡Cómo son destruidos en un momento!        Son totalmente consumidos por terrores repentinos. Como un sueño del que despierta, oh Señor, cuando te levantes, despreciarás su apariencia. Cuando mi corazón se llenó de amargura, y en mi interior sentía punzadas, entonces era yo torpe y sin entendimiento; era como una bestia delante de ti.

Sin embargo, yo siempre estoy contigo; tú me has tomado de la mano derecha. Con tu consejo me guiarás, y después me recibirás en gloria. ¿A quién tengo yo en los cielos, sino a ti? Y fuera de ti, nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón pueden desfallecer, pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre.

Porque he aquí, los que están lejos de ti perecerán; tú has destruido a todos los que te son infieles. Mas para mí, estar cerca de Dios es mi bien; en DIOS el Señor he puesto mi refugio, para contar todas tus obras.

Salmo 90: 

Oración de Moisés, hombre de Dios.

SEÑOR, tú has sido un refugio para nosotros de generación en generación. Antes que los montes fueran engendrados, y nacieran la tierra y el mundo, desde la eternidad y hasta la eternidad, tú eres Dios.

Haces que el hombre vuelva a ser polvo, y dices: Volved, hijos de los hombres. Porque mil años ante tus ojos son como el día de ayer que ya pasó, y como una vigilia de la noche.

Tú los has barrido como un torrente, son como un sueño; son como la hierba que por la mañana reverdece; por la mañana florece y reverdece; al atardecer se marchita y se seca.

Porque hemos sido consumidos con tu ira, y por tu furor hemos sido conturbados. Has puesto nuestras iniquidades delante de ti, nuestros pecados secretos a la luz de tu presencia.

Porque por tu furor han declinado todos nuestros días; acabamos nuestros años como un suspiro. Los días de nuestra vida llegan a setenta años; y en caso de mayor vigor, a ochenta años. Con todo, su orgullo es solo trabajo y pesar, porque pronto pasa, y volamos. ¿Quién conoce el poder de tu ira, y tu furor conforme al temor que se te debe?

Enséñanos a contar de tal modo nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría. Vuelve, SEÑOR; ¿hasta cuándo? y compadécete de tus siervos. Sácianos por la mañana con tu misericordia, y cantaremos con gozo y nos alegraremos todos nuestros días. Alégranos conforme a los días que nos afligiste, y a los años en que vimos adversidad.

Manifiéstese tu obra a tus siervos, y tu majestad a sus hijos, y sea la gracia del Señor nuestro Dios sobre nosotros. Confirma, pues, sobre nosotros la obra de nuestras manos; sí, la obra de nuestras manos confirma.

Salmo 131

Señor, mi corazón no es soberbio, ni mis ojos altivos; no ando tras las grandezas, ni en cosas demasiado difíciles para mí; sino que he calmado y acallado mi alma; como niño destetado en el regazo de su madre, como niño destetado reposa en mí mi alma. Espera, oh Israel, en el Señor, desde ahora y para siempre. 

Leslie: No hay mejor forma de comenzar un Nuevo año que saturando nuestros corazones con la Palabra de Dios. Para hacer eso hemos estado escuchando a Nancy leer algunos Salmos.

Queremos animarte a comenzar este año sumergiéndote en la Palabra de Dios. ¿Aceptarías el reto de comprometerte a leer la Palabra de Dios cada día durante este año? No hay mejor resolución de Año Nuevo que dejar que la Palabra sea la que te transforme de adentro hacia afuera.

Si aceptas el reto, te invitamos a dejar una nota debajo de la transcripción de este programa. Visita AvivaNuestrosCorazones.com y déjanos saber que te unes a nosotros en este recorrido. 

Nancy: 

Salmos 34:

Bendeciré al Señor en todo tiempo; continuamente estará su alabanza en mi boca. En el Señor se gloriará mi alma; lo oirán los humildes y se regocijarán. Engrandeced al Señor conmigo, y exaltemos a una su nombre. Busqué al Señor, y Él me respondió, y me libró de todos mis temores.

Los que a Él miraron, fueron iluminados; sus rostros jamás serán avergonzados. Este pobre clamó, y el Señor le oyó, y lo salvó de todas sus angustias.

El ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen, y los rescata. Probad y ved que el Señor es bueno. ¡Cuán bienaventurado es el hombre que en El se refugia! Temed al Señor, vosotros sus santos, pues nada les falta a aquellos que le temen.

Los leoncillos pasan necesidad y tienen hambre, mas los que buscan al Señor no carecerán de bien alguno.

Venid, hijos, escuchadme; os enseñaré el temor del Señor. ¿Quién es el hombre que desea vida y quiere muchos días para ver el bien? Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño. Apártate del mal y haz el bien, busca la paz y síguela. Los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a su clamor. El rostro del Señor está contra los que hacen mal, para cortar de la tierra su memoria.

Claman los justos, y el Señor los oye, y los libra de todas sus angustias. Cercano está el Señor a los quebrantados de corazón, y salva a los abatidos de espíritu. Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas lo libra el Señor. Él guarda todos sus huesos; ni uno de ellos es quebrantado. La maldad dará muerte al impío, y los que aborrecen al justo serán condenados. El Señor redime el alma de sus siervos; y no será condenado ninguno de los que en Él se refugian.

Salmo 145:

Te exaltaré mi Dios, oh Rey, y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre. Todos los días te bendeciré, y alabaré tu nombre eternamente y para siempre. Grande es el SEÑOR, y digno de ser alabado en gran manera; y su grandeza es inescrutable.

Una generación alabará tus obras a otra generación, y anunciará tus hechos poderosos. En el glorioso esplendor de tu majestad, y en tus maravillosas obras meditaré. Los hombres hablarán del poder de tus hechos portentosos, y yo contaré tu grandeza. Ellos proclamarán con entusiasmo la memoria de tu mucha bondad, y cantarán con gozo de tu justicia.

Clemente y compasivo es el SEÑOR, lento para la ira y grande en misericordia. El SEÑOR es bueno para con todos, y su compasión, sobre todas sus obras.

SEÑOR, tus obras todas te darán gracias, y tus santos te bendecirán. La gloria de tu reino dirán, y hablarán de tu poder, para dar a conocer a los hijos de los hombres tus hechos poderosos, y la gloria de la majestad de tu reino. Tu reino es reino por todos los siglos, y tu dominio permanece por todas las generaciones… El SEÑOR sostiene a todos los que caen, y levanta a todos los oprimidos. A ti miran los ojos de todos, y a su tiempo Tú les das su alimento. Abres tu mano, y sacias el deseo de todo ser viviente. Justo es el SEÑOR en todos sus caminos, y bondadoso en todos sus hechos. El SEÑOR está cerca de todos los que le invocan, de todos los que le invocan en verdad. Cumplirá el deseo de los que le temen, también escuchará su clamor y los salvará. El SEÑOR guarda a todos los que le aman, pero a todos los impíos destruirá. Mi boca proclamará la alabanza del SEÑOR; y toda carne bendecirá su santo nombre eternamente y para siempre.

Salmo 63:

Oh Dios, Tú eres mi Dios; te buscaré con afán. Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela cual tierra seca y árida donde no hay agua. Así te contemplaba en el santuario, para ver tu poder y tu gloria. Porque tu misericordia es mejor que la vida, mis labios te alabarán. Así te bendeciré mientras viva, en tu nombre alzaré mis manos. Como con médula y grosura está saciada mi alma; y con labios jubilosos te alaba mi boca. Cuando en mi lecho me acuerdo de ti, en ti medito durante las vigilias de la noche. Porque tú has sido mi socorro, y a la sombra de tus alas canto gozoso. A ti se aferra mi alma; tu diestra me sostiene. Pero los que buscan mi vida para destruirla, caerán a las profundidades de la tierra. Serán entregados al poder de la espada; presa serán de las zorras. Mas el rey se regocijará en Dios; y todo el que por Él jura se gloriará, porque la boca de los que dicen mentiras será cerrada. 

Leslie: ¡Qué maravilloso comenzar el año permitiendo que la Palabra de Dios nos lave por completo. Nancy Leigh DeMoss ha estado leyendo algunos de sus salmos favoritos.

Nancy, estoy segura de que muchas oyentes apreciaron este programa… es maravilloso tomarse un tiempo extendido para escuchar la Palabra de Dios..

Nancy: Sí, yo creo que es algo tan maravilloso y tan necesario en esta cultura caótica en que  vivimos; tan solo dejar que la Palabra de Dios lave nuestras almas. Así que estoy agradecida de que hayamos tenido ese tiempo hoy, y espero que en el 2014 este se convierta en un hábito diario para cada oyente.

Y quiero retar a cada persona que escucha mi voz hoy: ¿Harías un compromiso, con la ayuda de Dios, de leer algo de la Palabra de Dios cada día a lo largo de este año?

No te estoy diciendo la longitud de la porción que debes leer o a que hora debes levantarte, solo que puedas tomar un tiempo para incorporar en tu día, y llevar la Palabra de Dios a tu mente y a tu corazón. No te intimides con lo que esto implica o con el tiempo que te va a tomar. Solo di “Sí, Nancy, quiero unirme a ti en leer algo de la Palabra de Dios cada día del 2014”.

Luego quiero animarte a ir un paso más allá y que visites AvivaNuestrosCorazones.com y nos dejes saber que has aceptado este reto.

Allí seguramente verás otras mujeres que se han sentido movidas a aceptar el desafío también y sentirás que no estás sola en este recorrido. Allí también podrás interactuar con otras y compartir lo que Dios te va mostrand o a lo largo del año a través de Su Palabra. Este sentido de comunidad te ayudará a mantenerte en el camino.

Ahora bien, mañana nos embarcaremos en un estudio de un poema asombroso, contenido en el capítulo más largo de la Biblia.  Espero que regreses para que juntas estudiemos el Salmo 119. De hecho, tal vez quieras tomarte unos quince minutos entre hoy y mañana para buscar en tu Biblia y leer el Salmo 119 completo. Pídele al Señor que prepare tu corazón para lo que Él tiene para nosotras en estos próximos días.

Te esperamos mañana para iniciar nuestro estudio del Salmo 119, aquí en Aviva Nuestros Corazones.

 

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión