Podcast Aviva Nuestros Corazones

Carmen Espaillat: Oremos para que la Iglesia abrace la pureza y el amor al prójimo.

Elba Reyes: Señor la iglesia es columna y baluarte de Tu verdad. Te queremos pedir por ella Señor, por esa iglesia pura y sin mancha que Tú quieres que tengamos para presentarla delante de ti.  Oh Señor nuestro pecado es que no nos permite, limpianos y permítenos oh Dios poder servirte dentro de la iglesia de una manera pura. Ayúdanos a extendernos al hermana, al desvalido... Perdónanos cuando no lo hacemos Señor, ten misericordia de nosotros, habiendo tanta necesidad. Oh Señor ayúdanos a gemir con el que se duele, ayúdanos a tener compasión con el que sufre dentro de la iglesia Señor, a no ser indiferente, a no solamente valorar la doctrina sino a aplicarla. Transforma nuestros corazones con Tu Verdad Señor porque de nada nos vale tener la Palabra en la cabeza Señor si ella no baja a nuestro corazón, si no nos cambia y no nos hace obedientes Señor y no nos hace humildes Señor .

Oh Señor no nos doblegamos delante de Ti. Oh Dios gracias, gracias por la misericordia tan grande que Tú has tenido de nosotros Señor, te alabamos, te exaltamos por eso Señor y no nos olvides, no nos dejes Señor, no nos dejes en nuestro pecado. Te lo suplicamos Señor, ten misericordia... ¡Avívanos Señor!

Carmen: A lo largo de esta semana has estado escuchando porciones del tiempo de oración en grupos pequeños que tuvo lugar durante la conferencia “¡Clama!” en Indianápolis el año pasado. Entérate de todos los detalles acerca de nuestra próxima conferencia para Latinoamérica titulada, “En busca de Dios”, al visitar MujerVerdadera17.com.

Nancy DeMoss Wolgetmuth: En un noticiero reciente leí la siguiente declaración. Decía: "En algunas bodas, el 'hasta que la muerte nos separe" está siguiendo el mismo camino que la frase "honra y obedece', es decir, estas ideas ya están desechadas, las hemos tirado por la ventana." 1

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy: Cada vez más los votos tradicionales están siendo reemplazados con votos que dicen: 'Mientras continuemos amándonos,' o 'Mientras nuestro amor dure," o "Hasta que nuestro tiempo juntos haya terminado.'1

Y hoy llegamos a una declaración del Manifiesto de la Mujer Verdadera que creo que es muy importante para un tiempo como este. Esto es lo que dice la declaración:

Honraremos la santidad, pureza y permanencia del pacto matrimonial, ya sea el nuestro o el de otros'

A principios de este año en las series de Mujer Verdadera, leí una carta de una amiga que estaba expresando por qué no iba a divorciarse de su marido que le había sido infiel. Casi al mismo tiempo transmitimos otra serie de Lorne y Jimmie Ruth Matthews. Él había sido infiel, pero ella había permanecido fiel en su matrimonio, y cómo Dios, durante un período de años, los reconcilio. Ellos estaban compartiendo su historia con nuestros oyentes pero en realidad esto había acontecido hacía muchos años.

Pero recibimos toneladas de respuestas acerca de estas historias, y muchos dijeron: "Muchas gracias. Tú compartiste mi historia. Gracias por animarme, gracias por estar con nosotros en todo esto del matrimonio. "Hubo mujeres que dijeron:" Estoy orando a Dios para que restaure mi matrimonio. "

También recibimos muchas historias desgarradoras de infidelidad y de votos rotos. Aquí está uno, por ejemplo: Un hombre que nos escribió para decir,

Mi esposa tuvo un romance hace casi dos años con un pastor de la escuela a donde mis hijos asisten y donde ella estaba trabajando en ese momento. Descubrí el asunto, y ella mostró que realmente estaba arrepentida y que lo sentía mucho.   Fuimos a consejería matrimonial donde se abordaron cuestiones de confianza, de comunicación, pero nunca se habló sobre el porqué de la infidelidad o cómo comenzó.

Ha sido una montaña rusa emocional durante un año. Hace seis meses me dijo que ya no me amaba y me pidió que me fuera de la casa. Y dos meses atrás, me dijo que quería el divorcio.

[Ahora, aquí hay algo que considero importante.] Este hombre dijo: Mi esposa profesa ser creyente y entiende que esto no es de Dios, sin embargo, ella está totalmente dispuesta a continuar en ese camino.

Y no puedo decirles cuántas veces hemos escuchando cosas similares a esto: personas que se llaman así mismos creyentes, se consideran creyentes, y son considerados por los demás como creyentes, pero dicen: "Yo sé que romper mi matrimonio no está de acuerdo con la Palabra de Dios, o con Su voluntad, pero. . . “Voy a hacerlo de todos modos. " Y me imagino que hay un montón de cabezas asintiendo que esto es cierto porque yo sé que conocen algunas personas que hablan de esta manera. Quizás ustedes mismas han escuchado cosas como esta.

Así que la cultura del divorcio no solo es frecuente en nuestro mundo de hoy, sino que, por desgracia, en la iglesia también. Y qué oportunidad y que obligación tienen los Cristianos de mostrar al mundo el amor de pacto de Dios que protege y preserva ese pacto sagrado del matrimonio. La unión entre un hombre y una mujer en el matrimonio fue el acto de coronación final de la creación de Dios. Dios no había terminado cuando hizo al hombre y a la mujer. El terminó cuando los unió, cuando le presentó la mujer al hombre y se hicieron una sola carne y los declaró marido y mujer. Fue Dios quien llevó a cabo esa ceremonia. Y ¿Por qué? Fue con el propósito de mostrar Su corazón, Su carácter y Su plan de redención. Algo que todavía nadie a ese punto conocía.

Pero es bueno recordar que Satanás es un rebelde. Él odia a Dios, y él quiere ser Dios, y de inmediato se dispuso a destruir lo que Dios había establecido. Desde ese día hasta hoy, el matrimonio ha sido objeto de los principales ataques de Satanás.

Ahora, cuando llegamos al tema del matrimonio y del divorcio, de la permanencia del matrimonio, esto plantea muchas preguntas, muchas más de lo que puedo responder en un solo programa. Y plantea un montón de situaciones diferentes. Pero creo que es importante para nosotras cuando tenemos este tipo de conversaciones, siempre volver a lo que dice la Palabra de Dios para poder ir en la dirección correcta.

Hay muchas cosas que la Palabra de Dios tiene que decir acerca de esto, pero permítanme leerles un pasaje. Es un pasaje quizás muy familiar para la mayoría de ustedes, pero creo que es importante para nosotras que recordemos lo que dice.

Estoy leyendo en Marcos en el capítulo 10, comenzando en el versículo 2:

 Y se le acercaron algunos fariseos, para ponerle a prueba [a Jesús], y le preguntaron si era lícito a un hombre divorciarse de su mujer.

Ahora, yo no voy a entrar en todos los antecedentes, pero estaban tratando de conseguir que Jesús tomara partido en una disputa entre líderes judíos de diferentes escuelas teológicas. Así que de cualquier manera ellos pensaron que Jesús quedaría atrapado con cualquiera de las respuestas. Ellos le preguntaron que si era lícito a un hombre divorciarse de su mujer, y es interesante que lo que Jesús les contesta es, y ¿qué dijo Moisés?

 Ellos contestaron: Bueno Moisés permitió al hombre escribir carta de divorcio y repudiarla. Pero Jesús les dice: Por la dureza de vuestro corazón os escribió ese mandamiento. Pero desde el principio de la creación, [yendo antes de Moisés] Dios los hizo varón y hembra. Por esa razón el hombre dejará a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne (versículos 2-8).

Y por supuesto, Él está citando el libro de Génesis. Dios fue el que dijo eso, Y Jesús está citando a Dios diciendo "El hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne" (Génesis 2:24).

Y entonces Jesús dice:

De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre (versículos 8-9).

Ahora, una vez más, podríamos ver muchos detalles acerca de este tema y ​​algún día, Dios mediante, espero poder hacer toda una serie sobre el tema del matrimonio, del divorcio y del nuevo matrimonio y tal vez vaya a ser nuestro último programa, porque tendremos muchas reacciones al tema pero hoy solo me quiero enfocar en cómo honrar la santidad del matrimonio, su pureza y la permanencia del pacto matrimonial.

Permítanme sugerir que empecemos con un compromiso de permanencia. Y quiero que mantengas la palabra con la "D" mayúscula fuera de tu vocabulario. Porque el divorcio no es una opción. Y tenemos que empezar con esa premisa.

Tengo un amigo que es pastor quien predicó un mensaje sobre afirmar nuestro compromiso en la permanencia del pacto matrimonial. Y el animó a los esposos y las esposas, como respuesta a ese mensaje, a declararse el uno al otro “Nunca me voy a divorciar de ti”.

Bueno, y él me contó cómo una señora vino a él un par de días más tarde, y riéndose ella le dijo: "Mi marido es un hombre de pocas palabras. Cada mañana se come el desayuno con el periódico delante de él. Nunca veo su rostro. Yo sólo empujo su desayuno por debajo del periódico. Y ayer me dijo, a través del periódico, con él en la en mano - 'Cariño, fui y puse tu nombre al lado del mío en la lápida del cementerio.”

Y las lágrimas brotaron de los ojos de esta mujer cuando ella compartió esto con mi amigo porque sabía que, a su manera, lo que su marido le estaba diciendo es, "Estoy contigo hasta la muerte. Nunca me voy a divorciar de ti”.

¿Le dirías algo así a tu pareja? Quizás algunas de ustedes no estén seguras, porque están teniendo el pensamiento de “bueno, si esto o aquello no sucede o cambia, entonces tengo esta opción.”

Y tú me dirás: "Es que no estoy segura de poder decir eso. Pero tú lo dijiste en el altar. ¿Por qué no puedes decirlo ahora? Dios puede darte la gracia para mantener esos votos y reflejar Su amor de pacto, inmutable, incondicional, que es lo que te permitirá mantener esos votos, es un compromiso con la permanencia del matrimonio. Así es como se honra la santidad del pacto matrimonial.

Entonces, y esto ahora está estrechamente relacionado con lo que hemos venido hablando, tenemos el compromiso de exclusividad en el matrimonio, la pureza; el mantener el lecho matrimonial sin mancilla. Es para ti y para tu pareja y para nadie más. Y escuchamos muchas historias, las personas nos escriben compartiendo historias desgarradoras de adulterio físico y emocional, e intimidad con miembros del sexo opuesto fuera del matrimonio. Al comprometerte con la exclusividad, es una forma de honrar la santidad y la pureza del pacto matrimonial.

Una manera práctica e importante de hacerlo es construir cercas, limites alrededor de tu matrimonio, establecer límites. No esperes hasta que estés en medio de una situación emocional fuerte que te empuje a dejar tu matrimonio, antes de eso construye las cercas, construye los límites, para entonces quizás ya sea demasiado tarde. Perderás tu buen juicio y la razón. Y es posible que pierdas la cabeza, porque te vas a ver justificando cosas que, en otras circunstancias no lo harías. Así que las cercas ayudan a guardar y a proteger tu corazón.

Quiero animarte a leer un pequeño artículo. Es un artículo llamado Cercas de Seguridad Personal: Precauciones Prácticas para Mujeres Cristianas que nos ayudarán a proteger el corazón y los matrimonios tanto nuestros como de las personas que nos rodean. Y lo puedes leer si vas a www.AvivaNuestrosCorazones.com y lo buscas bajo Cercas de Seguridad Personal.

Y en la medida en que he hablado de estos límites, durante años, fui renuente por un tiempo a compartir lo que eran mis limites personales, mis cercas personales, porque no querían que lo vieran como “Bueno aquí está mi lista; tomen mi lista” "Oh, esto es la lista de Nancy, de modo que debe ser la correcta”. Pero la gente escribía diciendo: "Bueno, pero es que sería útil saber alguna de tus cercas" Así que finalmente preparé un pequeño folleto donde compartí algunas de las prácticas que como mujer soltera, que durante muchos años fui, me ayudaron en la medida en que mi trabajo era con una gran cantidad de hombres casados, ​​en el ministerio, cercas que he encontrado útiles para mi propio corazón, para protegerlo y para salvaguardar los matrimonios de los personas a mi alrededor, ahora también son útiles para guardar mi propio matrimonio.

Estas cercas tienen que ver con cosas como las conversaciones con el sexo opuesto sobre dificultades matrimoniales. Si estoy hablando con un hombre (y tengo muchos amigos que son hombres) yo no voy a dejar que ellos me digan lo que está mal en su matrimonio o cómo sus esposas lo decepcionan. Pueden ir a hablar con otro hombre sobre esto, que les puede dar un consejo sabio, piadoso, pero no es apropiado para mí como mujer estar escuchando ese tipo de conversación.

También cercas en el lugar de trabajo. Hoy en día, para los hombres casados ​​y para las mujeres casadas, que tienen comidas y viajes de negocios – y no ven nada malo en eso. Te juzgan como un poco exagerada o hasta loca si sugieres que eso no es apropiado. Sólo quiero que te preguntes: "¿Cuánto valoras tu matrimonio y cuánto valoras el de las demás personas?”.

También el Internet es un área enorme. Facebook - algunas de ustedes tienen que cerrar sus cuentas de Facebook. Ahora, no quiero que vayas a decir que Nancy dijo que Facebook es pecado. Porque no estoy diciendo que Facebook o el internet es pecado. Lo que sí digo, es que algunas de ustedes no pueden controlar el tipo de acceso que están teniendo y los lazos emocionales que están estableciendo con alguien que no es su esposo, a través de los medios como el Internet – como el correo electrónico, Facebook o mensajería instantánea y todas las otras posibilidades que hay hoy.   No creo conocerlas todas, pero Jesús dijo: "Si tu mano derecha te es ocasión de caer, de pecar, córtala y échala de ti.”

Si te hace pecar, haz lo que tengas que hacer para salvaguardar la pureza y la santidad de tu pacto matrimonial o el pacto de otros.

Y escucho estas historias y sé que tú también las oyes. Como una acerca de una mujer que está felizmente casada. Tiene un buen matrimonio. Y luego está contactada a través de Facebook con un amigo de la escuela secundaria que no ha visto o escuchado de él en años, y el matrimonio de él se acaba de romper. Bueno pues comienzan a comunicarse y luego ella lo consuela o lo aconseja. Es estúpido, es necio. No lo hagas. Quizás esa palabra les suene dura, pero es que el pecado nos hace estúpidos, nos hace tontos y provoca que hagamos cosas necias, tontas, estúpidas y mi interés es solo protegerte de eso.

Tengo unos amigos, Tom y Kim. Tom es ingeniero, y Kim es una mujer cristiana, piadosa. Y una de las cosas que aprecio de ellos es que tienen una cuenta de Facebook en común, el nombre de los dos aparece en la cuenta, eso significa que ambos tienen acceso. Hay lo que llamamos rendición de cuentas. Y hay otros medios de protección como contraseñas compartidas, etc.

Asegúrate de no estar en una posición donde podrías tener una relación íntima secreta de la cual tu pareja no sabe nada, ni tampoco la pareja de la otra persona.

Algunas de ustedes me han oído hablar acerca de que si tengo que comunicarme personalmente con los hombres con los cuales trabajo, mando una copia a otra persona. Y si es el caso, puedo mandar una copia a su esposa o a mi asistente, asegurándome de que no estoy teniendo una comunicación privada sobre asuntos personales con alguien que es el marido de otra mujer.

Eso es una cerca. Y si no pones la cerca enfrente, corres el riesgo de violarla, te encontrarás justificando muchas cosas que en realidad no son justificables.

Y veo a tantas mujeres jóvenes hoy y veo esa interacción totalmente inapropiada con otros hombres, - muy física, con mucho coqueteo. Y piensan que está bien. Ellas piensan que pueden ser casadas y aún así ser mejores amigas de otro hombre. Y en realidad no puedes hacerlo. No es lo correcto.

Y no estoy tratando de establecer la ley aquí. Solo estoy tratando de decir, con gracia, "Protege tu matrimonio." Y protege el matrimonio de los demás a tu alrededor.

Alguien me envió un enlace recientemente de una mujer que ha compartido su testimonio en su blog acerca de cómo ella tuvo un romance en los inicios de su matrimonio y su marido la aceptó de vuelta a causa del amor y el perdón de Dios hacia él. Y luego esta mujer, que se llama Sarah, habla de cómo ella tuvo que poner algunas cercas que debieron haber estado allí desde el principio.

Y ella dijo: Desde el principio entendí cómo mis malas decisiones y mi orgullo habían dado lugar a todo este asunto. Termine con mi antigua Yo. Borré los números telefónicos, los correos electrónicos y los mensajes de voz, y juntos como pareja tomamos algunas decisiones serias. Nuestro matrimonio había estado enfermo desde el inicio, y estábamos empezando a darnos cuenta de la gravedad de esto.

Tiramos todo nuestro alcohol, tiramos todas las películas cuestionables que poseíamos. Cortamos el cable y estuvimos sin televisión por los próximos dos años. Vivimos un tiempo como monjes hasta que fue sanada nuestra relación que yo/nosotros habíamos destruido.

Creamos límites en nuestra relación que nunca habíamos tenido antes. Nunca estoy sola con hombres. Y le digo todo a mi esposo, no porque él me lo pida, sino porque quiero. Nuestros amigos pensaron que estábamos un poco locos. En realidad perdimos muchos amigos. Pero eso está bien. Haces lo que tengas que hacer.

Aquí tenemos una pareja – y ellos tienen un video. En nuestra página web, les daremos un enlace a su blog y al testimonio (que va a estar disponible solamente en inglés), ya que comparten juntos ahora años después, como Dios restauro su matrimonio de la destrucción.

Dennis Rainey dice que: "Recuerdes que nadie cae en un precipicio si está a 12 metros de él. Pero en cambio sí milímetro a milímetro te vas acercando al abismo será hasta que te encuentres en peligro. Necesitas hacer de tu relación matrimonial una prioridad de manera tal, que no te acerques de ninguna manera al borde.”2

Ahora bien, hay otras maneras en las que puedes honrar el pacto matrimonial. Y permítanme sugerir un par de ellas. Una es orar por los matrimonios de los demás.

Lo que fue mi llamada de atención para darle importancia a orar por los matrimonios de mis amigos fue cuando un matrimonio que se veía fuerte se vino abajo. Yo había conocido a ambos desde nuestros primeros años de adolescencia. Eran novios desde secundaria. Tan pronto como terminaron sus estudios, entraron en el ministerio. Y yo los apoyé durante casi 20 años. Estaba devastada cuando me enteré de que ella había dejado a su esposo y a sus hijos para casarse con un hombre que ya tenía varios matrimonios fracasados ​​en su pasado. Yo SABÍA cuán profundamente y sacrificialmente se habían amado al principio y cuando el matrimonio se vino abajo, me di cuenta de cuán vulnerables pueden ser los matrimonios.

Así que aquí tenemos a esta mujer soltera que Dios ha usado durante años orando por una cerca de protección alrededor de muchos matrimonios. Ya sea que estés casada o seas soltera, puedes alentar, apoyar e invertir en los matrimonios de otros, comprometida con la protección y la preservación del pacto matrimonial, alentando a las parejas a permanecer juntos, a trabajar en sus necesidades. Porque es tan triste ver como muchas amigas se animan a separarse.

Recibí un correo electrónico de una mujer que dijo,

Mi hermana llamó de nuevo hoy con una triste historia de su miserable matrimonio. Ella ha consultado a tres consejeros, los cuales le recomendaron el divorcio porque él no va a cambiar, solo va a empeorar. Y me siento cruel al recordarle el voto que hizo en su matrimonio, como si yo quisiera que siguiera en un matrimonio sin amor.

Pero lo realmente cruel sería no mostrarle la verdad a la persona. La verdad puede ser dura y doler. Tiene que ser dicha con gracia, con amor, con compasión, a veces con lágrimas y oraciones y la disposición a arremangarse las mangas y ser parte del trabajo sucio de ayudar a las parejas en sus problemas. Puede resultar costoso, así como está sintiendo esta mujer, el honrar la santidad del matrimonio.

Y pienso en cómo Juan el Bautista perdió la cabeza, literalmente, porque le había estado diciendo a Herodes: "No te es lícito tener la mujer de tu hermano" (Marcos 14: 4). Juan había dicho la verdad y terminó perdiendo su vida por eso.

¿Te dice esto que el matrimonio es algo que vale la pena proteger? ¿Es algo que Dios realmente valora que un profeta, un hombre de Dios como Juan el Bautista decía: "Es de tanto valor que estoy dispuesto a perder mi vida por ello"?

Recuerda lo que está en juego. No se trata solo de que te sientas bien o te sientas amada. Se trata de mostrar el amor incondicional de Dios por la iglesia, y la obediencia reverente de la iglesia a Cristo. Cuando lo ves desde ese punto de vista, eso lo cambia todo.

Así que, si te encuentras en tu trabajo y un joven casado te demuestra atención. Detente. Rinde cuenta a tus amigas cuando haya habido una chispa o una conexión y sé honesta. Busca ayuda. Piensa en el matrimonio desde la perspectiva de Dios, y eso te hará tomar más en serio la protección de tu matrimonio y de los matrimonios de los que te rodean.

Ayer tuve una conversación con una mujer cuyo marido está tratando con múltiples adicciones, años de lucha con problemas de drogas y de alcohol. Y hablamos sobre el hecho de que sólo Dios puede cambiar el corazón y ponerlo en libertad. Pero esto es en lo que ella se está enfocando: Esta vida es corta, y el dolor no va a durar para siempre. Ahora es insoportable, y lo ha sido por años, y tal vez lo sea por muchos años más, pero no siempre ser así.

Y mientras tanto, el corazón de esta mujer lo que quiere es que Cristo sea glorificado, más que su felicidad, más que su esperanza, más que su matrimonio sea restaurado – por lo cual ella ora y anhela, y le sigue pidiendo a Dios - por encima de todo está la carga de que Cristo sea magnificado, y que su vida, su fidelidad en medio de esta situación tan difícil sea una demostración viva del amor fiel de Cristo de pacto.

De eso se trata, en tu matrimonio, en el mío o en el de ella y en cada una de nuestras vidas buscar preservar la santidad, la pureza y la permanencia del pacto matrimonial ya sea el del nuestro o el de otros.

Carmen: Nancy DeMoss de Wolgemuth estará de vuelta para concluir.

Ella mencionó el artículo “Cercas de seguridad personal”. Te enviaremos una copia impresa de este recurso cuando dones cualquier monto a Aviva Nuestros Corazones. Tu donación nos ayudará a mantenernos en el aire. Visita AvivaNuestrosCorazones.com y ayúdanos a seguir hacia adelante con este ministerio. Los envíos están disponibles para EEUU y Canadá.

El folleto “Cercas de seguridad personal” te motivará a tomar decisiones importantes sobre la forma en que te relacionas con los hombres. Obtén una copia y toma decisiones sabias antes de que te veas involucrada en algo inapropiado.

Bien, hace unas décadas, la mayoría de las personas tenían casas pequeñas y grandes familias. Ahora, la mayoría tiene casas grandes y familias pequeñas. Bueno, ¿qué dice esto de nosotros? Nancy hablará acerca de esto en tu próximo programa de Aviva Nuestros Corazones. Ahora oremos con ella.

Nancy: Oh Señor, te ruego que aún como resultado de estos momentos hagas una obra de rescatar y de redimir corazones y matrimonios, que Satanás sea derrotado en su intento de destruirlos.

Sé que hay mujeres que viven matrimonios muy difíciles. Te pido oh Señor que les des un sentido de esperanza y de gracia con tu presencia en ellas, llevándolas de la mano. Y también a los hombres que puedan estar escuchando este programa y se encuentren en medio de matrimonios difíciles. Te suplico que nos des a cada uno la perseverancia para glorificarte y reflejar al mundo que tenemos un Dios que guarda el pacto, que podamos mostrar el evangelio redentor de Cristo por la manera en que honramos la alianza matrimonial.

Ruego en el nombre de Jesús, amén.

 

Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión