Atrás

Mentiras acerca de los Medios de Comunicación

Acerca del orador

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Betsy Gómez tiene una gran pasión por inspirar a otras mujeres a atesorar a Cristo en lo ordinario de la vida. Ella dirige el área de creatividad de Aviva Nuestros …

Lee más

Para solucionar este problema fue que Cristo se despojó de su trono y se hizo hombre. Él pagó en la cruz el precio completo que costaba restablecer nuestra conexión con Dios. Ahora ya no estamos lejos, en Cristo podemos relacionarnos otra vez con Dios y al reconectarnos con Él podemos recuperar la belleza de las relaciones con otros. ¡Ese fue su plan! Redimir nuestra conectividad. Es mi oración que con eso en mente durante esta semana puedas hacer estas 4 cosas:

Analiza tus motivaciones a la hora de conectarte en línea. Estas 6 preguntas de Erin Davis te ayudarán a discernir tus intenciones.

Mide el tiempo que pasas en las redes sociales, en el teléfono y en la TV. Compáralo con tiempo que dedicas en tu búsqueda de Dios en oración, en la Palabra, o conectando con gente de carne y hueso. ¿A quién o qué estás dedicándole más energía? La intención de este ejercicio no es poner una mochila de culpa en tu espalda, es simplemente para que puedas hacer un alto y mirarte desde otra perspectiva.

Si te diste cuenta que tu corazón está en el lugar incorrecto, corre a Dios. Él siempre, siempre, siempre está disponible para abrazarte y perdonarte. Míralo en Hebreos 4:16 “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Pídele que renueve tu amor por él y por las personas que te rodean.

Te reto que confieses esta lucha a una amiga piadosa, mentora o a tu madre. Ríndele cuentas acerca de este tema y pídele que te ayuden a enfocarte más en tu relación con Dios. (Trata de tener esa conversación cara a cara, no por chat.)

Utiliza tus redes para invitar a otros a conectarse con Dios a través de Cristo. Usa tus redes para la gloria de Dios. De ninguna manera quiero que entiendas que la tecnología en sí misma es mala, lo que está dañado es nuestro corazón que se postra ante ella en lugar de rendirse ante Dios. 

Mentiras acerca de los Medios de Comunicación Adquirir tu copía
Por una ofrenda de cualquier cantidad.