Reto de 30 días para madres | Día 17

Día 17: No aplastes los tomates

“Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo." Efesios 4:26. RV

 ¿Ocurre esto en tu casa? ¿No?

Pides calmadamente a tus hijos "Por favor entren al coche." Ellos no van. Se dirigen hacia  su habitación para buscar  algo que se les olvidó.  Se entretienen. Les dices de nuevo. "Por favor, vayan al coche." Una vez más, los niños desobedecen. Pueden estar dirigiéndose al coche, pero se toman su tiempo para llegar allí, y se retrasan ​​por la gran cantidad de distracciones que encuentran en el camino.

Les dices  de nuevo. Esta vez los amenazas con castigarlos si no obedecen. Ellos fingen cumplir. Estás tarde para llegar a la iglesia / escuela / trabajo, etc. Por último, les gritas, "¡Entren al coche ahora mismo!"

Es una progresión natural de acontecimientos. Sé que nunca llegarías al extremo de gritar si ellos se dieran prisa y cumplieran con lo que les pides, sin embargo… Gritar a nuestros hijos nunca produce (a largo plazo) el tipo de resultados que como madres debemos procurar.

En su libro "Corrección Creativa," Lisa Whelchel escribe, "Gritarle a nuestros hijos que cooperen es tan efectivo como tratar de conducir un coche con la bocina. Cuando por fin entró en mi dura cabeza que la ira no funciona, fui capaz de frenarme un poco. Piensa en ello de esta manera: Nosotras no le gritamos a una planta de tomate para hacerla producir. ¡Eso sería ridículo! Lo único que podemos hacer es ponerle un apoyo en el centro para ayudarla a crecer en la dirección correcta, cortarle las hojas muertas, fertilizarla, echarle agua, y ubicarla donde le dé mucho sol. Al final, ciertamente el fruto que produce viene de Dios, no como resultado de nuestra delirante forma de gritar”.

Yo entiendo que tus hijos pueden activar tus botones (¡Porque los míos hacen lo mismo!) pero gritarles con ira nunca producirá buenos frutos en tu vida o en la de ellos.

Modo de Hacerlo: Haz un frasco de sanciones.

Establece la nueva regla de que no habrá gritos de ira en tu casa. Cada vez que un miembro de la familia grite o exprese ira, el resto de la familia tendrá permiso para llamarle la atención cariñosamente. El infractor deberá colocar entonces  una moneda en el frasco.

Oración de una Madre: Jesús, gracias por ser ejemplo de dominio propio frente al enojo. Ayúdame a pensar en el fruto que produzco cuando peco al airarme. Dame mayor dominio propio y sabiduría para evitar gritarles a mis hijos cuando estoy enojada o frustrada.

  ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Únete a la discusión