Aviva Nuestros Corazones Podcast

La hermosura de la santidad

Annamarie Sauter: ¿Cómo sabes que realmente te has encontrado con Dios? Richard Owen Roberts ha conocido a muchas personas que asumen que esto tiene que ver con servicios de adoración emocionales.

Richard Owen Roberts: Y dicen: «¡Oh! ¡La presencia de Dios es gloriosa!» Pero ¿y qué de la santidad?

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Hace unos días me puse feliz cuando supe que un viejo amigo, alguien que ha compartido nuestro corazón por un avivamiento durante muchos años, iba a hablar a nuestro personal en la capilla, y nos pusimos en contacto con nuestro productor ejecutivo y dijo: «Vamos a tratar de grabar al Sr. Roberts, porque sé que a nuestros oyentes les encantaría tener la oportunidad de escuchar lo que Dios ha puesto en su corazón».

Así que quiero dar la bienvenida hoy a Aviva Nuestros Corazones a mi amigo, el Sr. Richard Owen Roberts. Señor Roberts, siempre es bueno estar con usted. Muchas gracias por ministrar a nuestro personal hoy, y entonces tomar este par de horas extras para hablar con nuestros oyentes en Aviva Nuestros Corazones, sobre un tema que es cercano y querido a nuestros corazones, y al suyo también.

Sr. Roberts: Muchas gracias. Sin duda, es en gran medida un asunto del corazón.

Nancy: Creo que pueden haber pasado treinta años, más o menos, desde que nos conocemos, y que ha venido ministrando a nuestro personal muchas veces a lo largo de esos años. Lo he oído predicar muchas veces. Tengo en mis manos una copia de un libro que ahora está fuera de impresión, pero que salió en 1982, un libro titulado Revival, y el mío está bien marcado.

Hace muchos años esto fue parte de lo que Dios utilizó para influenciar mi propio pensamiento sobre el avivamiento, y ese es el tema del que queremos hablar hoy: «Aviva Nuestros Corazones». De eso es de lo que se trata este ministerio. Si solo pudiera retroceder en el tiempo y llevarnos atrás. Usted ha estado predicando, estudiando avivamiento durante muchos años. Lo oí decir hoy que por más de sesenta años ha estado predicando sobre el tema de avivamiento y llamando al pueblo de Dios al avivamiento.

¿Puede llevarnos de vuelta a la primera vez que incluso oyó el concepto, y qué fue lo que puso esa carga en su corazón en primer lugar?

Sr. Roberts: Creo que puedo hacerlo. Yo era un trabajador muy diligente cuando era niño. Nuestra casa era un hogar pobre. Mi padre tenía un ingreso muy pequeño, y los niños trabajabamos y haciamos lo que podíamos hacer para ayudar. He trabajado desde que tenía ocho años en algún tipo de trabajo. Yo estaba trabajando, realmente como un niño, principalmente en la agricultura.

Había conseguido ganar suficiente dinero y ahorrar lo suficiente, así que tuve la oportunidad de ir a los doce años a un campamento de verano en la parte alta de Nueva York llamado, Conferencia Bíblica Montaña Sunrise. En la conferencia, el día de cierre, un llamado fue hecho para todos aquellos jóvenes que se entregarán al servicio misionero. Me sentí fuertemente impulsado a ofrecerme como candidato a misionero.

Yo hice una cosa muy tonta hacia el final de esta semana de campamento. Como grupo estábamos fuera en una caminata escalando en las montañas Adirondack, y hubo una pausa cuando las personas se detuvieron a descansar por unos momentos, y yo me senté a descansar en un tronco. Sin yo saberlo, ese tronco estaba cubierto de hiedra venenosa. Tuve la hiedra venenosa en partes innombrables del cuerpo. Fue un caso feroz de reacción a la hiedra venenosa.

 Apenas había hecho este compromiso con las misiones, y simplemente estaba postrado por la hiedra venenosa. Esto fue a finales del verano. La escuela comenzó la próxima semana, y yo no pude ir debido a que el efecto por lo de la hiedra venenosa era bastante grave. Yo no podía subir las escaleras a mi habitación, por lo que me pusieron un sofá en nuestro pequeño comedor por dos semanas.

 Yo estaba allí, esencialmente solo, y luchando con este compromiso que había hecho. Fue de todo corazón. Pero el Señor se mantenía diciendome: «Yo no te he llamado a las misiones».

«Entonces, ¿a qué me comprometí?» 

 «Te comprometiste a servirme», fue el mensaje que seguía llegando.

 «Bueno, ¿entonces qué es lo que se supone que debo hacer?»

 «Vas a predicar».

Bueno, yo no discuto con el Señor, en el sentido de decir: «No, en lo absoluto». Pero, «Señor, ¿no estarás cometiendo un error? ¿Cómo es posible utilizar a alguien como yo para predicar?» En verdad, casi no podía concatenar dos o tres palabras juntas. Yo era tan temeroso en clase en la escuela pública que si el profesor me hacía una pregunta, me congelaba.

Nancy: ¿Así que no podía imaginar ser llamado a predicar?

Sr. Roberts: Sí, no podía imaginarlo. Así que traté de hacer un trato con el Señor. Un agricultor para el que estaba trabajando me dijo: «Si te comprometes a quedarte conmigo durante cinco años, después voy a pagar tu carrera en la Universidad de Cornell, puedes tomar un curso agrícola». 

Entonces le dije: «Señor, yo voy a ser agricultor, y puedo poner un tratado bíblico en cada saco de frijoles, e incluso en cada canasta de fresas que yo cultive». Pero una y otra vez me repetía: «No, te he llamado a predicar».

Y entonces llegó el momento: «Bueno, Señor, sé que eres capaz de hacerme un predicador. ¿Acerca de qué estaría yo predicando?»

Y no entiendo cómo pudo ser esto, pero a los doce años de edad yo estaba seguro de que me habían llamado para trabajar en el campo del avivamiento. Así que en ese momento me comprometí a eso.


Nancy: ¿Y qué significaba para usted, en ese entonces, ese término?

Sr. Roberts: En realidad no significaba ni cerca de lo que significa ahora, pero eso significaba algo muy consecuente. Mis padres se habían convertido en una pequeña iglesia de la denominación conocida como, iglesias de santidad; pero debido a las luchas internas y otras dificultades, nos trasladamos a una más grande, presbiteriana. La distinción entre las dos era muy grande. Una de ellas era almidonada, el pastor parecía que acababa de ser sacado de un barril de almidón. Todo era formal, rígido. La iglesia de la santidad era todo lo contrario a eso.

En ese entonces estaba leyendo el libro de los Hechos, y ninguna de las iglesias se parecía a lo que describía el libro de los Hechos en absoluto. Y por esto, el tema del avivamiento realmente vino a mí en ese entonces, y pensé, «tiene que haber algo más que la formalidad, que era la formalidad evangélica, pero no obstante muy rígida, y la liviandad y la ligereza de espíritu que a menudo acompañaba las cosas en la iglesia de santidad.

Sentí que, «Avivamiento, eso es lo que realmente significa. Algo de Dios en medio de la vida de la iglesia que nos falta en ambos lados». Así que a los doce años de edad hice un compromiso. Yo no tenía la menor idea de lo que esto implicaba. . . Me comprometí a leer todos los libros sobre el tema de avivamiento que se hubieran escrito.

Así que empecé de inmediato la recolección de material sobre el tema. Todo comenzó realmente con biografías de personas que obviamente habían tenido ministerios extraordinarios. Durante mucho tiempo no pude distinguir entre avivamiento y evangelismo. Los llevé a ser uno y lo mismo. Poco a poco me di cuenta de que el evangelismo es lo que hacemos para Dios y para la gente, y el avivamiento es lo que Dios hace por nosotros.

Cuando comprendí eso, pensé, «¡Wow, eso es sensacional! Eso es lo que realmente necesitamos, una obra fresca de Dios en nosotros».

Nancy: Creo que hay un montón de gente hoy que todavía no sabe realmente la diferencia entre el avivamiento y evangelismo. De hecho, en algunas partes del país, esos términos se utilizan prácticamente como sinónimos.

Sr. Roberts: Sí, y es terriblemente difícil de corregir la impresión que ha existido en la mente de las personas por un gran periodo de tiempo. Y quizás nunca podremos resolver plenamente eso, e incluso puede ser que no sea urgente hacerlo. Pero no debemos perder de vista el hecho de que ha habido épocas y estaciones en que Dios se ha movido maravillosamente en la vida de su pueblo y lo ha llevado a una relación con Él que es tan preciosa, tan perdurable y tan impactante, que «nunca volverá a ser lo mismo otra vez».

Nancy: Me gustaría que tomáramos un poco de tiempo esta semana para simplemente descomprimir ese concepto de avivamiento. Le dije a usted antes de empezar a grabar, «Vamos a hacer de este un curso, Avivamiento 101, para muchas entre nuestras oyentes que no están familiarizadas con el concepto».

Me parece que el término avivamiento no se utiliza en muchos círculos hoy, o está mal utilizado en muchos círculos, y en algunas zonas trae consigo muchas ideas preconcebidas. La gente oye la palabra avivamiento y piensa que suena anticuado, no contemporáneo, o que no es relevante, pero en realidad es el concepto que necesitamos hoy más que nunca.

Ayúdenos a empezar con una definición básica de lo que estamos hablando cuando decimos la palabra, avivamiento.

Sr. Roberts: Sí, creo que eso es una necesidad urgente. La primera vez que sentí que estaba listo para escribir un libro sobre avivamiento. . . Yo había examinado una serie de libros en los años anteriores, y era bastante evidente con el tiempo que yo no estaba listo para de corazón para escribir ni una página. Pero cuando llegó el momento en que estuve seguro de que estaba listo, sentí un cambio en la comprensión de lo que significaba el término en sí, y que debía explicar lo que quería decir cuando estoy usando el término: avivamiento.

Así que en ese momento pensaba: «Avivamiento es un movimiento extraordinario del Espíritu de Dios con resultados extraordinarios». Bueno, eso es válido. Todavía pienso así. Pero en los años transcurridos desde entonces, solo se hizo más claro para mí que hay una manera mucho más simple de decirlo, y una manera mucho más conmovedora y emocionante de decirlo, y es diciendo que el avivamiento es Dios en medio de su pueblo.

Ahora eso puede no significar nada para algunos, porque a veces damos por sentado «Oh, bueno, Dios siempre está con nosotros».

Pero si tomas eso como un hecho, entonces tienes que excluir las grandes porciones de las Escrituras que describen a Dios como retirándose, alejándose. En los salmos, por ejemplo, donde el salmista clama: «Dios mío, ¿dónde estás? ¿Cuánto tiempo vas a estar lejos? ¿Me has abandonado para siempre?» Así, el concepto es simple, el avivamiento es Dios en medio de su pueblo.

Hay aquellos tiempos increíblemente maravillosos cuando Dios se acerca. Eso es verdad en nuestras propias vidas individuales. Tanto es así que nuestros padres en la fe a menudo describen las experiencias del alma en expresiones como, «la temporada de la noche» del alma, en contraste con, «el día» del alma o «el invierno» del alma, en contraposición con la «primavera» del alma.

Todos los que han tenido algún tipo de un andar maravilloso con Cristo han estado conscientes de que hay momentos en que Cristo es más cercano y momentos en los que es como si Él se hubiera ido, y tal vez nunca aparecerá de nuevo. Pero si fijas tu corazón en esa simple verdad: «El avivamiento es Dios en medio de su pueblo», un tiempo en el que Dios se acerca. . . .

Obviamente, cuando eso ocurre, si está sucediendo corporativamente, si hay otras personas involucradas, entonces parte de lo que está sucediendo es que los ojos se alejan de todo tipo de asuntos doctrinales y cuestiones personales y preferencias, y los ojos están fijos en Cristo. Así que piensa en un momento maravilloso donde la totalidad de la iglesia fija su mirada en Cristo.

Nancy: Amén. Dios en medio de su pueblo. Ahora, voy a recalcar eso un poco más, porque estoy pensando en algunas personas que pueden decir: «No tengo ni idea de lo que eso significa o lo que podría parecer». Otros pueden decir: «Bueno, ¿no es eso lo que sucede cada vez que vamos a la iglesia? Tenemos este gran tiempo de adoración, tenemos ese poderoso predicador, la iglesia está llena, tenemos todos estos programas increíbles. «¿No es eso Dios en medio de su pueblo?»

De lo que usted está hablando, ¿a qué se parece? ¿Cómo es diferente lo que usted describe, y cómo podría ser diferente de lo que muchos de nosotros experimentamos como el curso regular en nuestras iglesias?

Sr. Roberts: Sí, sería difícil dar una simple respuesta a eso. La respuesta que quiero comunicar es simple, pero en realidad no es una simple respuesta. Es una respuesta que involucra una serie de asuntos con muchas consecuencias.

Si es verdad que Dios está siempre con nosotros, en la misma medida, entonces tienes que preguntarte: «¿Por qué, en el libro de Santiago, dice: «Acercaos a Dios, y Él se acercará a vosotros?» ¿Y por qué repetir, algo que ya he dicho, tenía el salmista con frecuencia que preguntarle al Señor cuánto tiempo Él se había ido?

Tenemos que tomar como un hecho el que Dios no siempre está tan cerca como queremos, como necesitamos que esté, como lo encontramos maravillosamente beneficioso cuando Él está. Así que comienzas con el concepto de que hay acercamientos y alejamientos de Dios. Entonces te enfrentas al hecho de que a veces eres responsable por ello.

Tenemos pasajes maravillosamente útiles de las Escrituras que hablan de contristar al Espíritu Santo. Así que hay veces, claramente, cuando nos examinamos a nosotros mismos con atención y decimos: «Bueno, yo desearía no haber hecho eso. ¿Por qué permito que mis pensamientos vayan en esa dirección? Seguramente he contristado al Espíritu Santo en esto».

Entendemos que cuando entristecemos al Espíritu Santo, perdemos ese sentido de su maravillosa presencia. Ahora, puede ser que desee interpretar eso como, «oh, bueno, contriste el Espíritu pero Él está ahí». Pero yo le entristecí, así que he oscurecido el sentido de su presencia. Pero, en verdad, no se ajusta a la imagen bíblica.

La imagen bíblica muy, muy a menudo retrata a Dios mismo como alejado, retirado. Hay un pasaje poderoso en Isaías 63 y 64. En este pasaje, el Señor está diciendo: «Ciertamente este es mi pueblo, hijos que no son engañosos», pero ellos pecaron perversamente, entristecieron al Espíritu Santo. Dios se volvió contra ellos y se convirtió en su enemigo. Luchó contra ellos.

 No podríamos vivir con Dios en constante lucha contra nosotros, no aquellos de nosotros que hemos probado su cercanía, no aquellos de nosotros que hemos probado su perdón, pero hay temporadas cuando le entristecemos, cuando Él se aparta de nosotros.

Nancy: ¿Y cuáles son algunas de las evidencias de que esa presencia no es como debería ser, que Dios no está en medio de su pueblo, como quisiéramos que fuera?

Sr. Roberts: Sí, se remonta a lo que mencionaste anteriormente de nuestra suposición de que Dios está con nosotros. . . Porque hemos tenido este maravilloso servicio de adoración, hemos cantado estos himnos alegres, nos sentimos bien por todas partes como resultado de eso. En realidad solo hay una evidencia absoluta de la presencia de Dios.

Tenemos claramente un número de ocasiones en las Escrituras donde Dios se acerca. Tenemos a Moisés, por ejemplo, con la zarza ardiente; tenemos a Juan en la isla de Patmos; tenemos a Isaías con las brasas de fuego tocando sus labios. ¿No es la clara evidencia de la presencia, la santidad de Dios?

Cada una de estas personas que he mencionado, y la multitud de otros que se podrían mencionar de alguna manera, claman con relación a la santidad con palabras como, «¡Ay de mí, estoy muerto!» «Siendo un hombre de espíritu inmundo, un hombre de labios impuros». «Apartaos de mí que soy indigno».

Cuando Dios se acerca, siempre hay un sentido increíble de Su santidad y de nuestra pecaminosidad y una profunda preocupación muy, muy profunda de que su justicia se convierta en nuestra justicia. Ahora, lo que a menudo interpretamos como un momento dulce, cuando Dios está con nosotros, no tiene nada que ver con la santidad.

He estado en muchos lugares donde la gente ha dicho: «¿No fue gloriosa la manera en que Dios estuvo con nosotros?» Y a lo que se referían era el nivel de pies pisando fuerte y palmas aplaudiendo. Incluso he estado en situaciones donde las personas se levantan y bailan, saltan y dicen: «¡Oh, la presencia de Dios es gloriosa!» Pero, ¿y qué de su santidad?

Si puedo ir de una reunión de ese tipo, donde hay una sensación tan maravillosa de la presencia de Dios, y luego discutir con alguien, o decir palabras ofensivas o tener pensamientos contrarios a Cristo y su reino, realmente no parece que la santidad ha sido el factor predominante.

Así que cuando veo estas cosas, me digo a mí mismo, «¿Cómo puedo saber si Dios está conmigo?»

  • ¿Está el espíritu de santidad prevaleciendo en mi vida?
  • ¿Soy profundamente ofendido por mi propio pecado?
  • ¿Estoy constantemente volviéndome hacia el arrepentimiento?

Cuando Dios se acerca, es Dios que se acerca, el Santo, el Dios cuyo nombre es Santo. Toda mi falta de santidad se hace evidente cuando Dios está cerca. Y esa es la única prueba segura de su presencia, y es que creo que todos nosotros necesitamos aprender más al respecto.

Nancy: Sí, definitivamente es así. ¿Alguna vez ha estado en un lugar donde se sintió la presencia de Dios de esa manera?

Sr. Roberts: Sí, gracias a Dios. No tan frecuente como me gustaría, ni siquiera tan cerca o tan permanentemente como espero que sea, pero los tiempos cuando la presencia de Dios era tan manifiesta que el pecado fue visto en un nivel de miseria que normalmente no tiene. Cuando la belleza de la santidad es tan profunda y tan atractiva que nada más se compara.

Con los años, he tenido el privilegio de estar en muchos de los lugares más bellos del mundo. He visto más de un amanecer glorioso y puestas de sol, he visto escenas de montaña notables, picos nevados, hermosos lagos y ríos. Pero puedo declarar como un hombre viejo, que no hay belleza como la belleza de la santidad. Para vivir un día entero con la belleza de la santidad, imaginar una semana, un mes donde la belleza de la santidad haya sido tan apasionante que no tenía interés en nada y nada tenía ningún encanto.

Lo que estoy tratando de decir es que el avivamiento es un momento en que Dios se acerca, cuando los hombres y mujeres, niños y niñas son capturados por la belleza de la santidad de Dios, donde es tan atractivo, tan atractivo, tan glorioso que ellos mismos andan en la belleza de la santidad, como Él lo hace.

Annamarie: ¿Cómo puedes saber si Dios está contigo? ¿Caminas en santidad?

Richard Owen Roberts ha estado ayudándote a reflexionar acerca de esto. Él, junto a Nancy DeMoss de Wolgemuth, te ha estado invitando a considerar la belleza de la santidad, en esta serie que iniciamos hoy, titulada, «Cuando Dios aviva un corazón». Hemos escuchado acerca de una de las marcas del avivamiento genuino: pasión por la santidad.

Para saber más acerca de este tema, visítanos en AvivaNuestrosCorazones.com y escribe, «santidad» en el buscador. Allí encontrarás recursos que tenemos a tu disposición para ayudarte en tu caminar con el Señor.

¿Alguna vez te has sentido desanimada por toda la oscuridad y el pecado tan evidente y palpable en nuestro mundo? Richard Owen Roberts dice que el cambio debe empezar, no en el mundo, sino en la iglesia.

Richard Owen Roberts: Cómo puede ocurrir que una nación, un pueblo, una iglesia que se levanta en santidad, pierda su visión de las consecuencias de la misma. Han aprendido a adaptarse a la maldad que los rodea y a la parte esencial de todo lo que es incorrecto.

La parte peligrosa que veo, es que la iglesia está culpando a la sociedad de lo que está mal. La justicia demanda que echemos la culpa donde pertenece, a la iglesia. La iglesia es la luz del mundo y si la luz se ha convertido en oscuridad, ¿cómo puedes culpar a la oscuridad de estar errada. La iglesia debe entender que esta situación nos sobrevino gradualmente. La solución es darnos cuenta de lo que ha ocurrido. Le hemos dado cabida a pequeños pecados, los hemos dejado que permanezcan; esto atrajo a otros y ahora la santidad ha sido relegada a los rincones más pequeños de nuestras vidas.

Annamarie: El lunes Richard Owen Roberts nos hablará más acerca de esto, aquí en Aviva Nuestros Corazones.

Llamándote a un avivamiento genuino, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Santo! Santo! Santo!, Dámaris Carbaugh, Alabanzas: Tus Himnos Favoritos ℗ 2002 Damaris Music.  Canción usada con permiso.

*Offers available only during the broadcast of the podcast season.

Únete a la discusión