Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 149 | Job 1 – 4

Temporada:  Esdras a Salmos | 0

Día 149 – mayo 29

Job 1 – 4 

El tema del sufrimiento es sin lugar a dudas algo que ha estado ligado a la raza humana desde siempre, y creo que por razones bastantes infundadas el nombre de Job ha sido relacionado con varias palabras tales como: sufrimiento, pruebas, problemas… y pudiera seguir la lista. El día de hoy iniciamos este libro con el que quizá estamos familiarizadas o tal vez no, cualquiera que sea tu caso te invito a que juntas naveguemos por las profundidades que este libro nos ofrece. 

Hay dos cosas que podemos ver en este libro que se conectan de una manera maravillosa: el sufrimiento de los justos y la soberanía de Dios. Así que iniciemos viendo algunas cosas relevantes de cada capítulo.El tema que nos ofrece el libro es atemporal y para todas las culturas, precisamente porque todos podemos identificarnos con el sufrimiento.

Empecemos viendo los personajes de esta historia en los capítulos del 1-4 

Capítulo 1 

  • Job: se nos dice que antes que cualquier otra cosa era un hombre «intachable, recto, temeroso de Dios y apartado del mal». –Job 1:1. A mí me impresiona esa descripción porque sin lugar a dudas habla de su carácter más que cualquier otra cosa y en los versículos subsiguientes que hace mención a lo que se refiere a lo material o terrenal. Delante de los ojos de Dios lo que es de alta estima es precisamente el carácter, tu relación con Él y no necesariamente tus obras o tus posesiones. Otra cosa interesante es ver que era un padre involucrado y preocupado con sus hijos (v. 5)
  • Los hijos de Dios: Aquí entre todos ellos vemos un personaje que ya conocimos en el huerto del Jardín en Génesis 3, Satanás, y vemos un diálogo que se desarrolla en los versículos 6–12 , donde hay un escrutinio sobre el carácter y la vida de Job y donde Dios es quien le da no solo el permiso sino también el límite a Satanás para su prueba a Job, nótese que Job no tiene idea de esta conversación y está muy lejos de saber lo que le sucederá. Esta situación me lleva a pensar en cuando Pedro nos recuerda en su epístola que el enemigo anda como león rugiente buscando quién devorar. 
  • Dios: Es el mismo Dios quien permite las pruebas en la vida de Job, así como también en nuestras vidas, no podemos dejar de reconocer la mano amorosa de nuestro Padre Celestial en medio de nuestras pruebas. ¡No olvidemos eso!

Este capítulo 1 termina con una hermosa declaración de Job al ver todas las pruebas que le habían sobrevenido y una impactante declaración sobre su carácter: Alabó al Señor (v. 21) y no pecó ni culpó a Dios (v. 22)

  • ¿Es esta nuestra reacción inmediata al enfrentar una prueba o una mala noticia?

Capítulo 2 – 3

  • Satanás: Inmediatamente vemos la declaración de Job vemos nuevamente a Satanás teniendo una segunda conversación con Dios, vv. 1-6, insistiendo y tratando de desvirtuar el carácter de Job, acusando todo el tiempo a los hijos de Dios. 
  • Dios: Una vez más le da permiso y establece su límite. 
  • Esposa de Job: su consejo no es el más sabio que pudo haber dado, no quiero hacer un juicio de valor sobre ella, pero su actitud me lleva a cuestionarme y pensar en cuántas veces quizás de mi boca no han salido las palabras más sabias debido a que me enfoco en lo terrenal y no en lo celestial ¿te ha sucedido?
  • Los 3 amigos: Aquí llegan a escena los 3 amigos, Elifaz, Bildad y Zofar, sorprendentemente llegaron con buenas intenciones: consolarlo y condolerse. No habían hablado todavía. En realidad es bueno tener en cuenta esas dos palabras a la hora que nos toque ir a consolar algún amigo o familiar cuando se encuentre en pruebas, pero ya veremos cómo cambia esta situación más adelante. 
  • Job: En el capítulo 3 nos encontramos con el lamento de Job. Es un monólogo, no olvidemos que sus amigos están con él en ese momento, vemos a un hombre abrir su corazón, un hombre que se queja de su suerte, llega hasta preguntarse por qué nació, pero a la vez vemos a Job en su lamento cuidando de no pecar contra Dios. ¿Es así como normalmente nos lamentamos? ¿Pueden nuestros amigos, al escucharnos reaccionar o ver como nos quejamos, ver el Dios al que le servimos?

Capítulo 4

A partir de este capítulo iniciamos una serie de diálogos con sus amigos, no estamos leyendo transcripciones de dichas conversaciones, pero se estima que estos 3 amigos representan la sabiduría antigua de la ley de la retribución: Dios bendice al justo y maldice al malvado, entonces si Job sufre debe ser un pecador y necesita arrepentirse y es lo que vemos que su amigo Elifaz le deja claro en los versículos 7-8:

«Recuerda ahora, ¿quién siendo inocente ha perecido jamás? ¿O dónde han sido destruidos los rectos? Por lo que yo he visto, los que aran iniquidad y los que siembran aflicción, eso siegan».

Elifaz hace una descripción exhaustiva de sus razonamientos de que definitivamente, basado en su experiencia y lo que él ha visto, Job es el culpable. No vemos respuesta de Job, todavía, sino a un amigo que intenta llevar a Job a entender o a revisar en su corazón si hay pecado oculto o que algo malo hizo él para que le esté pasando todo lo que le está sucediendo. 

  • ¿Cuándo alguien cercano a ti sufre, reaccionas como Elifaz trayendo reproches, agregando más culpa y dolor? O ¿Animas a esa persona a humillarse como hizo Job al momento de iniciar la prueba a mirar a su Dios?
  • ¿Cuál es tu reacción al momento de enfrentar la prueba? Que Dios nos ayude a tener un corazón humilde y rendido a Él para que al momento que nos toque sufrir podamos sufrir de una manera que traiga gloria a Su Nombre. 

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Yamell Jaramillo

Yamell Jaramillo

Yamell es originaria de la República Dominicana, actualmente vive en Colombia. Ama la palabra de Dios, es firme en sus convicciones y vive apasionadamente la vida cristiana. Procura la prudencia, la sobriedad y la modestia, anhelando ser como la mujer de Proverbios 31.

Tiene un especial cuidado por aquellos a su alrededor y, por la gracia de Dios, su corazón está siempre presto a discipular y aconsejar a las mujeres de su entorno. Junto a su esposo Omar, estudia la Palabra, vive el señorío de Cristo, enseña el sabio consejo de Dios a otros y disfruta las bondades de la vida.

Actualmente es la encargada de contenido y de proyectos especiales en Aviva Nuestros Corazones.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación