Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 250 | Daniel 1 – 2

Día 250 – septiembre 7

Daniel 1 – 2

Nuestro mundo dista mucho del ideal divino. Nos rodean tragedias, crisis, guerras, desastres naturales, y por supuesto, la inevitable maldad del corazón del hombre. Estas cosas producen desesperanza.

Sin embargo, Dios ha dejado en Su Palabra un legado de esperanza por medio de Sus promesas, de Cristo y de ejemplos de personas como tú y yo, los cuales vivieron a la luz de la verdad de: «Que el Altísimo gobierna el reino de los hombres».

El libro de Daniel es un tratado acerca de la Soberanía divina. Dios ejerce Su santa voluntad en toda Su creación, desplegándola según le place, y sin que nada ni nadie pueda obstaculizarla. 

El cautiverio babilónico sucedió por la Soberana Voluntad de Dios. En el pasaje de Daniel 1:2 vemos que «el Señor entregó» a Joacim en manos del rey y «permitió» que Daniel, cuyo nombre significa «Dios es mi juez», junto a sus tres amigos, Ananías, Misael y Azarías fueran parte del primer grupo de nobles deportados.

Un carácter determinado 

Estos inmediatamente fueron llevados al palacio real para ser instruidos en la cultura babilónica. También serían alimentados con una dieta especial, que incluía alimentos a los cuales Dios había declarado «inmundos».

Daniel «propuso en su corazón» no contaminarse con ellos. Con respeto y valentía, se lo comunica al jefe encargado. Nuevamente vemos la soberanía divina en acción: «Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos» –1:9

La palabra «proponer» contiene la idea de afirmar, determinar, decidir, reflexionar o dar orden.

Daniel, «el varón muy amado» por Dios, le conocía y le temía. Su Palabra era su tesoro y su guía. Por eso ante todas las disyuntivas que enfrentó, dio «órdenes a su corazón» de jamás contaminarse o traicionar a su Señor.

Como Dios honra a los que le honran, a Daniel y sus amigos se les concedió «sabiduría e inteligencia», por lo que fueron hallados «diez veces mejores que todos los demás magos y astrólogos del reino».

Un momento crucial

El poder si no es usado adecuadamente corrompe y hasta conduce a la irracionalidad. Cuando los magos no pudieron descifrar el sueño de Nabucodonosor, este se enoja y manda a que dieran muerte a todos los magos, astrólogos y encantadores. Estos paganos reconocieron que un asunto tan difícil, solo los «dioses cuya morada no es con la carne», podían explicarlo.

Cuando Daniel conoce el edicto de la sentencia de muerte, «sabia y prudentemente» habla con Airoc y le pide audiencia ante el rey; a este le pide tiempo para darle la explicación deseada.

Daniel, junto con sus amigos piden misericordias al Dios del cielo para descifrar el misterio, el cual le es revelado en sueños.

El fiel e integro Daniel, sin atisbo de jactancia, adora a Dios en oración, reconociendo los atributos que solo le corresponden al Soberano. Cuando se presenta ante el rey, hace lo mismo, reconoce que: «hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios». Dicho sueño representaba cuatro reinos: el Babilónico, el Medo Persa, el Griego, y el Romano.

Luego de estos reinos, «el Dios del cielo levantará un reino que jamás será destruido» –2:44. Ante dicha explicación Nabucodonosor, exclama: «Ciertamente el Dios vuestro es Dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los misterios» –2:47.

Tú y yo formamos parte de ese reino instaurado por el Mesías, y a la luz de lo aprendido:

  • ¿Reconoces y aceptas la Soberanía de Dios en cada aspecto de tu vida?
  • ¿Vives una vida determinada a ser íntegra y fiel ante Él?
  • ¿Das gloria a Dios por tus dones o buscas tu gloria?
  • ¿Hay algo en ti del espíritu de Nabucodonosor?
  • ¿Cómo hablas de Dios ante los que no le conocen?

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Margarita de Michelén

Margarita de Michelén

Mejor conocida por Maggie, recibió por la gracia de Dios a Jesucristo como su Señor y Salvador en el año 1980. Está casada con Eric Michelén desde 1981. Ambos desde su juventud han servido en Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo. Eric fungió como Diácono por mas de 35 años. Fue maestro de Escuela Dominical y Líder de grupo de parejas. Desde el 2017 forma parte del Cuerpo de Pastores de la Iglesia.

Maggie sirve en cuidado de cuna, como maestra de escuela Dominical, en estudios para damas, y parte del Ministerio de Mujeres. Está apasionada por el estudio y la enseñanza de las Escrituras, y de literatura cristiana. Sirve como voluntaria en el Ministerio de Aviva Nuestros Corazones y está comprometida de todo corazón con proclamar la libertad, plenitud y abundancia en Cristo y la Feminidad Bíblica.

Ambos son padres de cuatro hijos: Patricia, Elisa, Eric Yamil y Yamil Elías. Tres de ellos les han coronado con 7 nietos: Gianmarco, Rodrigo, Gianluca, Kalil, Gianpiero, Andrés y Lucía Amalia.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación