Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 274 | Mateo 8 – 9

Temporada:  Mateo a Juan | 0

Día 274 – octubre 1

Mateo 8 – 9

¡Bienvenidas! Estamos agradecidas con Dios por la obra que ha hecho en nuestras vidas. Meditemos hoy juntas en Mateo capítulo 8 y 9. Si no has leído los capítulos en tu Biblia, te recomiendo que lo hagas antes de seguir con esta reflexión, de esa forma lo que te comparto hoy tendrá más sentido.

La intención de Mateo en los capítulos siguientes es mostrar una idea de la identidad de Jesús. Quiere enseñarnos y convencernos de quién es Él, por lo tanto nos está dando detalles acerca de su vida, lo que hizo, las palabras que usaba al responder a otros, los lugares que concurría, etc.

Quisiera que notemos 2 cosas en particular en estos capítulos:

1. Las personas que buscan o se relacionan de alguna manera con Jesús

Vemos en estos dos capítulos que al menos lo buscan 13 personajes

  1. Un leproso (Mateo 8:2)
  2. Un centurión (Mateo 8:5)
  3. Endemoniados y enfermos (Mateo 8:16)
  4. Un escriba (Mateo 8:19)
  5. Más endemoniados (Mateo 8:28)
  6. Paralítico (Mateo 9:2)
  7. Publicanos y pecadores (Mateo 9:10)
  8. Fariseos (Mateo 9:11)
  9. Discípulos de Juan (Mateo 9:14)
  10. Un hombre principal o alguien importante (Mateo 9:18)
  11. Una mujer enferma (Mateo 9:20)
  12. Dos ciegos (Mateo 9:27)
  13. Un mudo endemoniado (Mateo 9:32)

¿Notas el tipo de personas que le buscan? Vemos que en su mayoría son enfermos, endemoniados, y bueno… gentiles. También los fariseos preguntaron por Él (Mateo 9:11), y sus intenciones al hacerlo no eran las mejores, desde entonces comenzaban a dudar y al final usaron las cosas que vieron que Jesús hacía como una excusa para matarle.

Es importante notar el tipo de personas que le buscaron porque vemos que no le siguen necesariamente personas importantes o de renombre, sino aquellos que lo necesitaban.

Este es el mensaje del evangelio. Nosotras sin Cristo, estamos ciegas espiritualmente, andamos por caminos desviados que nos llevan a la perdición. Pablo en Efesios 2 nos recuerda cuál es nuestra naturaleza sin Dios. Sin Cristo, nosotras; vivimos en los deseos de nuestra carne y nuestros pensamientos, somos por naturaleza hijas de ira, estamos muertas en nuestros delitos y pecados (Efesios 2:1–5). Sin Dios somos parte de los pobres en espíritu, pues somos ciegas ante la realidad del sacrificio de Cristo.

Vemos en esta porción de Mateo que la intención de Jesús es mostrar a la gente su condición espiritual al sanarlos. Vemos que a un paralítico antes de sanar su condición física le dice; «Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados». Y después al escuchar a los fariseos dice; «Porque no he venido para llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento».

Este es el Jesús que nos presenta Mateo, el Jesús que aunque ciertamente se preocupa por nuestra condición física, está preocupado por nuestra condición espiritual.

  • ¿Qué estás deseando hoy de Jesús? ¿Sanidad física o espiritual? Recuerda lo que meditamos ayer… «Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas». –Mateo 6:33
  • Estas personas buscaban a Jesús porque reconocían quién era Él. ¿Reconoces tú quién es Jesús? ¿Reconoces quién eres tú delante de Él?

2. La autoridad de Jesús

Este segundo punto es importante pensando también en lo que acabamos de ver, pues vemos que Jesús tiene autoridad. Te invito a tener tu Biblia abierta y revisar las citas.

  • Jesús tiene autoridad sobre la enfermedad: Mateo 8:3; 8:13, 8:15, 9:22, 9:30
  • Jesús tiene autoridad sobre la naturaleza: Mateo 8:26
  • Jesús tiene autoridad sobre potestades y aún ellos reconocen su autoridad: Mateo 8:29, 8:32, 9:33
  • Jesús tiene autoridad sobre el pecado: Mateo 9:6
  • Jesús tiene autoridad sobre la muerte: Mateo 9:24

Reconocer la autoridad de Jesús es algo sumamente importante. Cuando entendemos y conocemos su poder y autoridad, realmente nuestra forma de vivir el día a día es transformada. Ya no vivimos en nuestras fuerzas queriendo controlar cada detalle, pues sabemos que Dios reina y que todo cuanto Él quiere lo hace.

Esto nos prepara para el capítulo 16: 13-15

«Cuando Jesús llegó a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a Sus discípulos: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?”. Y ellos respondieron: “Unos, Juan el Bautista; y otros, Elías; pero otros, Jeremías o alguno de los profetas”. “Y ustedes, ¿quién dicen que soy Yo?”, les preguntó Jesús».

  • Pensando sobre la autoridad de Jesús y lo que has aprendido de Él hasta hoy, ¿sabes tú quién es Jesús?

Por último quisiera que leas nuevamente Mateo 9:35-38

Estos versículos hablan también mucho del carácter de Dios. Cuando Él vio a las multitudes que venían a que Jesús les sanara, dice la Biblia que Él tuvo «compasión». Y notamos que esto no era porque había muchos enfermos, sino porque eran personas «desamparadas», «dispersas», «como ovejas sin pastor».

Después de esto mira a sus discípulos y les dice: «La cosecha es mucha, pero los obreros pocos. Por tanto, pidan al Señor de la cosecha que envíe obreros a Su cosecha».

  • Hermana, ¿estás siendo intencional en ser obrera o en orar para que más obreros sean enviados a la mies? Pidamos al Señor ese corazón compasivo por los perdidos.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Débora de Rivera

Débora de Rivera

Débora es originaria de Coahuila, México, pero actualmente reside en Nuevo Mexico, junto a su esposo Jordan Rivera.

Con un deseo y convicción grande de preparar su vida para el servicio del Señor, a los 18 años salió de su casa para ir a estudiar al Seminario Bíblico Río Grande en Edinburg, TX, del cual es egresada con énfasis en Ministerios Femeniles. El estar expuesta al ministerio le ha llevado a ver la necesidad que tienen las mujeres, jóvenes y niñas dentro de la Iglesia de entender la importancia de vivir cada día a la luz del evangelio que nos ha transfrotmado. Esto mismo le ha llevado a ser sensible y específica en aprender y enseñar del mismo.

Actualmente está trabajando como asistente de contenido digital y media en Aviva Nuestros Corazones y cursa su certificación en consejería Bíblica.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación