Diferentes maneras de engañar

Por Nancy Leigh DeMoss

1. La exageración “Justas son todas las razones de mi boca;
no hay en ellas cosa perversa ni torcida” (Prov. 8:8, RVR1960).

• ¿Exagero logros pasados? • ¿Estoy exagerando los resultados o frutos de mis esfuerzos en servir al Señor? • ¿Estoy exagerando la verdad mediante el uso de palabras como "siempre" y "nunca?" • ¿Hago generalizaciones sobre personas o situaciones? • ¿Embellezco detalles para hacer una historia más graciosa o interesante? • ¿Estoy exagerando (o subestimando) la gravedad de la situación, a fin de hacer valer un punto o para mayor efecto?

2. La lisonjaHabla mentira cada uno con su prójimo;
hablan con labios lisonjeros, y con doblez de corazón” (Salmos 12:2).

(La lisonja es decir cosas a los demás que no dirías a sus espaldas. La calumnia es decir cosas sobre otros que no les dirías a la cara.)

• ¿Doy alabanza no sincera? • ¿Felicito a otro para mejorar mi propia reputación ante sus ojos?

3. Mentir “Los labios mentirosos son abominación a Jehová;
pero los que hacen verdad son su contentamiento” (Proverbios 12:22).

• ¿Estoy calumniando a alguien—difundiendo noticias falsas con la intención de causar daño? • ¿Estoy respondiendo a preguntas directas con falsedades con el fin de proteger mi reputación? • ¿Falsifico tarjetas de tiempo, solicitudes de empleo, reportes de gastos, o declaraciones de impuestos para beneficio personal?

4. Llevar a conclusiones erróneas “Procurando hacer las cosas honradamente, no sólo delante del Señor sino también delante de los hombres” (2 Corintios 8:21).

• ¿Dejo una impresión falsa (aunque mis palabras habladas puedan ser ciertas)? • ¿Tiendo a comunicar hechos de forma selectiva para influir a los demás para mis propios fines? • ¿Alguna vez he dado referencias erróneas a posibles empleadores?

5. La inexactitudOrad por nosotros; pues confiamos en que tenemos buena conciencia, deseando conducirnos bien en todo” (Hebreos 13:18).

• ¿Dejo de verificar los hechos antes de repetir una historia? • ¿Soy descuidada con respecto a los detalles fácticos de la historia? • ¿Estoy fallando al no hablar con precisión o en asegurarme de que mis palabras sean literalmente certeras?

6. La decepciónLibra mi alma… de la lengua fraudulenta” (Salmos 120:2).

• ¿Trato de crear una mejor impresión de mí misma de lo que es honestamente verdad? • ¿Estoy permitiendo a la gente decir cosas que no son ciertas acerca de otra persona, mientras de manera implícita consiento con mi silencio? • ¿Doy la impresión de que soy más madura y comprometida espiritualmente de lo que es realmente cierto? • ¿Estoy permitiendo que mi pareja crea que soy moralmente pura y fiel, cuando he fallado moralmente? 
 • ¿He cubierto pecados de mi pasado?

7. La hipocresíaComo escoria de plata echada sobre el tiesto
son los labios lisonjeros y el corazón malo” (Prov. 26:23)

• ¿Hablo amablemente a otro mientras albergo odio o amargura en mi corazón? • ¿Alabo a otro a su cara mientras lo critico a sus espaldas?

8. La inconsistenciaPorque yo Jehová no cambio” (Malaquías 3:6).

• ¿Cambio de opinión sobre temas, dependiendo de mi "audiencia?" 
 • ¿Digo lo que sé que la otra persona quiere escuchar, en lugar de lo que realmente creo? • ¿Pongo un giro diferente a las cosas, dependiendo de con quién estoy hablando?

9. El engaño Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño” (Salmos 32:2).

• ¿Estoy manteniendo agendas ocultas y segundas intenciones al tratar con la gente? • ¿Busco lagunas en un contrato, en lugar de honrar la intención y el espíritu del acuerdo?

10. Promesas incumplidasJehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo?... el que aun jurando en daño suyo” (Salmos 15:1,4).

• ¿Me comprometo a orar por alguien y luego olvido hacerlo? • ¿Estoy de acuerdo en estar en un lugar a una hora determinada o satisfacer una necesidad, pero no lo hago? • ¿Estoy fallendo en cumplir una obligación financiera?

 © Aviva Nuestros Corazones. Usado con permiso. www.AvivaNuestrosCorazones.com

 

 

 

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.