10 banderas rojas en el noviazgo

Las banderas rojas estaban allí, pero yo las ignore. No quería creer que mis horas, horas y horas de tiempo invertido iban a ser sin recompensa.

  • No quería enfrentar la verdad.
  • No quería ser honesta conmigo misma.
  • No quería pensar en mi futuro sin él.
  • No quería imaginar estar soltera.
  • No quería enfrentar el tener que comenzar de nuevo.
  • No quería lidiar con el dolor de un corazón roto.

Mirando hacia atrás, me hubiera gustado haber reconocido las banderas rojas mucho antes. Ignorar las señales de advertencia fue una mala idea, no me salvo del dolor; solo causo que la situación se prolongara, lo que me llevó a más emociones gastadas, más tiempo invertido, más angustia y más dolor.

Permíteme animarte a aprender de mis errores, ser sabia y honesta en tus relaciones románticas. Por favor no ignores las banderas rojas cuando aparezcan. Valientemente enfrenta los problemas.

Aquí están las diez banderas que debes buscar en tus relaciones románticas:

1. A tu familia no le agrada

Este es muy importante. Dios te ha dado a tu familia a propósito y para un propósito. Ellos te conocen mejor que nadie más. Ellos viven contigo y entienden tus fuerzas y debilidades más de lo que tus amigos lo entienden. Si tu familia tiene reservas importantes acerca de un muchacho, toma esto seriamente. Escucha su sabiduría.

2. Ves mucha pláticas pero poca acción

Cuando un muchacho expresa muchas ideas grandes pero falla en llevarlas a cabo, ese es un gran problema. Las palabras deben llevar a la acción. Si tu chico está hablando mucho pero produciendo poca acción, necesitas dar un paso hacia atrás. Necesitas un hombre quien sea más que grandes pláticas. Necesitas un hombre quien siga adelante y viva su fe en Cristo.

Y sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni con ningún otro juramento; antes bien, sea vuestro sí, sí, y vuestro no, no, para que no caigáis bajo juicio. (Santiago 5:12).

3. Él se ajusta a quien tú quieres que él sea

“¿Amas las misiones en el extranjero? ¡Yo también!”

“¿Siempre has querido una familia grande? Igual yo.”

“¿Te apasiona alimentar a los marginados? ¡A mi también!”

El problema no es que puedan tener intereses similares, el problema es que este muchacho se está ajustando todas sus pasiones, creencias y deseos para que encajen con los tuyos. Si él va a ser el líder espiritual en su familia, necesita tener convicciones, pasiones y propósitos propios. Si el simplemente se está conformando a cualquier cosa que a ti te apasiona, tienes problemas. Necesitas un líder, no un camaleón.

4. Él tiene pocas convicciones personales

La convicción es una creencia firme, es estar seguro de que lo que crees es verdad. La convicción lleva a la pasión, si tu joven tiene pocas convicciones personales y no sabe qué es lo que cree, necesitar averiguar por qué. Un joven que está buscando al Señor, estudiando Su Palabra y esforzándose por vivir como Cristo va a tener convicciones. Si tu chico no tiene convicciones, hay una cuestión más profunda que necesita ser abordada.

5. Él te drena espiritualmente

¿Tu joven te empuja hacia adelante o te hala hacia abajo?

La Palabra de Dios dice, “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada” (Ef. 5:25–27).

¿Te ama él y te sirve como Cristo o hace que el amar y servir a Cristo sea más difícil?

6. Él rompe sus promesas

Cada chica quiere casarse con un hombre en quien ella pueda verdaderamente confiar. Cuando él no cumple sus promesas (grandes o pequeñas), crea una falta de confianza en la relación. Cuando tu hombre dice que él va a hacer algo (es decir, pasar tiempo en la Palabra de Dios diariamente, cumplir con un toque de queda, hacer ejercicio tres veces por semana etc.) pero regularmente rompe su palabra, esa es una bandera roja. Necesitar ser capaz de confiar que lo que tu muchacho dice que va a hacer será hecho.

“Haced lo que habéis prometido” (Núm. 32:24).

7. Él tiene problemas habituales con el pecado

Los pecados habituales no desaparecen con el matrimonio. Pueden ser ocultados por días de sueño y corazones palpitando, pero ellos van a sacar sus feas cabezas si no son confesados y rendidos a Cristo. Si tu chico está atorado en un pecado habitual (es decir, pornografía, lujuria, problemas con el enojo, alcohol y abuso de drogas, glotonería etc.), necesitan detenerse y buscar consejo externo. No solo saltes hacia adelante e ingenuamente esperes que el pecado desaparezca; no va a desaparecer.

8. Él tiene prisa

Cuando un chico está en una prisa masiva de ir hacia adelante en su relación, levanta la antena, detente y pregunta el por qué detrás de su prisa. Si existe una buena razón, necesitas saber qué es y tú (y tus padres o mentores) necesitan estar abordo. No permitas que la pasión y mentalidad apresurada de un muchacho te alcance. Respira hondo y ve más lento. El tiempo está de tu lado.

9. Él está demasiado preocupado por sí mismo

La vida no se trata de nosotros; se trata de Cristo. Si un muchacho no tiene una visión propia de Cristo, él va a estar demasiado preocupado por sí mismo. Sus necesidades, sus deseos, sus sentimientos y sus comodidades van a ser su principal enfoque. Tú y yo necesitamos un joven quien desee poner a Cristo primero en su vida. Él no va a ser perfecto en esta área, pero va a tener un deseo de enfocarse en Cristo primero, otros después y él al final! Pregúntate a ti misma, ¿puedes ver este lema siendo vivido en su vida?

“Es necesario que Él crezca, y que yo disminuya” (Juan 3:30).

10. Él tiene una relación hueca con Dios

El cimiento de la vida de tu chico debe ser su relación con Dios. Si él no está pasando tiempo en la Palabra (Salmo 119:105), involucrado en su iglesia (Heb. 10:25), buscando sabiduría de fuera (Prov. 12:15) y rindiendo cuentas (Santiago 5:16), necesitas observar más de cerca su cimiento.

“Por tanto, cualquiera que oye estas palabras mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca; 25 y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; pero no se cayó, porque había sido fundada sobre la roca.” (Mateo 7:24–25).

Me encantaría ahora escuchar de ti. ¿Has notado alguna de estas banderas rojas en tus relaciones pasadas o presentes? ¿Crees que alguna o todas de estas deban preocuparnos? ¿Que banderas rojas agregarías a la lista?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

 Bethany Baird

Bethany Baird

Después de una breve experiencia en la industria del modelaje, los ojos de Bethany se abrieron a cómo su generación esta perdiéndose. Ella y su hermana mayor se inspiraron para comenzar un blog (www.GirlDefined.com) y están en el proceso de escribir un libro titulado "Se buscan modelos": La belleza física no es necesaria. Su pasión es ayudar a las niñas a encontrar la verdad de Dios sobre la belleza y la feminidad y la libertad que viene de vivir una vida radicalmente diferente para Cristo.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.