5 maneras de lidiar con la decepción

Tal vez no entraste en la universidad de tus sueños,

O no te invitaron a una fiesta a la que todos fueron,

O esperabas que esa relación durara para siempre,

O tus padres dijeron «no» a una petición que realmente querías que dijeran «sí».

Y te sientes decepcionada. ¿Ahora qué? Aquí hay cinco maneras de hacerle frente a la decepción.

  1. Confiésalo.

Es difícil entender la verdad de que Dios quiere que le lleves tu basura a Él. En Filipenses 4:6 se nos pide que le presentemos nuestros pensamientos ansiosos. Seguramente nuestras decepciones son bienvenidas en el aposento de Su trono también. Él es tu Padre amoroso que de antemano ve cada rincón de tu corazón (Sal. 139:1). Cuéntale tu decepción. No la escondas. Él no necesita que lo hagas. Coloca tus verdaderos sentimientos ante Él y confía en Él con ellos.

«Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos;

Derramad delante de Él vuestro corazón;

Dios es nuestro refugio» (Sal. 62:8).

  1. ¡Alábale!

Alabar se siente como una respuesta extraña ante la decepción. Somos mucho más propensas a abofetear, llorar o retirarnos. Pero la alabanza funciona como un arranque en nuestros corazones, recordándonos que, incluso, si todo no ha ido bien, la devoción de Dios hacia nosotras es cierta.

«Bendice, alma mía, a Jehová,

Y no olvides ninguno de sus beneficios.

Él es quien perdona todas tus iniquidades,

El que sana todas tus dolencias;

El que rescata del hoyo tu vida,

El que te corona de favores y misericordias» (Sal. 103:2-4).

Podrías contar tus decepciones una por una, pero eso no cambiará tus circunstancias. En lugar de eso, piensa en razones para alabarlo. El salmista empezó por nosotros. . .

«Él perdona toda nuestra iniquidad.

Él cura todas nuestras enfermedades.

Él redime nuestra vida del pozo.

Nos corona con un amor y una misericordia firmes».

Seguir. Seguir alabando. ¿Qué se puede agregar a la lista?

  1. Piensa en el cielo

La decepción es simplemente parte de la vida este lado del cielo. Seguirá llegando, pero no siempre será así. Toma la decepción que sientes hoy y ponla en un lado de la balanza. Luego toma lo siguiente y ponlo al otro lado:

«Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron» (Apoc. 21: 4).

Algún día todas las decepciones cesarán. Lo que estás enfrentando hoy será cosa del pasado. Permite que esta decepción te sirva como un recordatorio de todo lo que está por venir.

  1. Deposítalo en una cuenta de ahorros.

Cuando te estés ahogando en la decepción, aquí tienes un salvavidas:

«Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados» (Rom. 8:28).

Dios obrará esto para tu bien, pero el cambio es generalmente lento. Puede que no veas una respuesta mañana, ni la próxima semana, ni siquiera el año que viene, pero puedes calmar tu corazón con la promesa de que Dios ya está trabajando y transformando esta decepción en un sueño hecho realidad. Verás que, en las manos de Dios, las decepciones, los fracasos, los errores y las tristezas funcionan como depósitos en una cuenta de ahorros. Dios las convertirá en bondad en su tiempo. Puedes llevar esa promesa al banco.

  1. Espera en Él.

Cuando estamos decepcionadas, queremos reconfortarnos inmediatamente. Tal vez ver Netflix hasta más no poder para sentirte mejor, o mandar un mensaje de texto a un amigo para que te saque de la desesperación. Estas no son cosas malas necesariamente, pero el verdadero alivio solo puede ser ganado al esperar y al rehusar conformarte con soluciones rápidas.

«Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán» (Isa. 40:31).

El alivio vendrá, pero tomará tiempo. Espera. Más bien, espéralo a Él. Él nunca te decepcionará.

PS: Asegúrate de entrar mañana al blog. Publicaremos recomendaciones sobre qué hacer cuando has decepcionado a otros.

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin ama a las mujeres jóvenes. Fundó Ministerios Graffiti en respuesta a su exposición a las niñas adolescentes que luchan en las áreas de la identidad, la autoestima, y la verdadera belleza. Erin es la autora de varios libros que aplican la verdad de Dios a grandes temas como la belleza, la pureza y la maternidad. Erin y Jason son padres de dos niños adorables, Eli and Noble.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión