5 tips para interactuar con muchachos en un viaje misionero

Los muchachos cristianos pueden parecer especie en peligro de extinción. Así que cuando de pronto te encuentras sirviendo a lado de un hermano trabajador, que ama a Jesús y le encanta cargar bebés, es fácil que de pronto pierdas la cabeza.

Si te alguna vez  te encuentras en un viaje misionero con un chico soltero o dos, recuerda estas cinco cosas:

1. Mantén de la misión, la misión

No te apuntaste para este viaje de misiones para poder atrapar un muchacho, ¿verdad? Sé que escogiste viajar a este lugar en particular porque quieres compartir de Cristo con otros a través de tus palabras y acciones. Quieres bendecir a otros. Tal vez cambiar una o dos vidas para siempre. No te desvíes de tu misión. La misión no ha cambiado; si tu enfoque ha sido movido momentáneamente: Clama a Dios para que te ayude a vivir y servir plenamente en este momento – buscando agradarle y el bienestar de otros y no la atención del chico.

2. Anticipa una lucha

Estoy 92.385% segura de que te vas a enamorar de alguien en tu equipo mientras estés en este viaje misionero. (¡Yo he estado allí y me ha pasado!) Hablando por experiencia, te animo a desconfiar de tus repentinos sentimientos intensos. Detente y piensa por un minuto. Estás pasando una larga cantidad de tiempo con un miembro del sexo opuesto en situaciones súper cercana en un viaje intensamente “espiritual”.

Agrega un poco de shock cultural, y seguramente vas a sentir más por este muchacho que si lo hubieras conocido en cualquier otro lugar.

No seas demasiado dura contigo sobre esta lucha interna. Más bien, comparte tus pensamientos y deseos más íntimos con tu Padre Dios en tus oraciones y/o un diario. No pretendas que estos sentimientos no existen, pero tampoco permitas que te roben el día (o semana o mes). Recuérdate a ti la misma de tu misión. ¡Mantente enfocada, soldado!

Ningún soldado en servicio activo se enreda en los negocios de la vida diaria, a fin de poder agradar al que lo reclutó como soldado (2 Tim 2:4).

3. Guárdate – y a los muchachos en el viaje – de distracciones innecesarias

¿Cómo?

● Vístete para servir, no para impresionar.

● Reserva tus peticiones de oración y pensamientos más profundos para el líder de tu equipo de mujeres o amiga cercana. Ora en grupo o con otras muchachas, pero aléjate de orar uno-a-uno con un muchacho en tu equipo.

● Mantén tus manos lejos de los muchachos. Guarda tus masajes en la espalda y abrazos para los niños necesitados en el orfanato o un bonito bebé Koala.

4. Decide desde antes, no comenzar una relación romántica durante el viaje misionero

Las emociones pueden ser intensas durante estos viajes, y tus sentimientos bien pueden cambiar cuando regreses a casa. También, puedes darte cuenta que el muchacho es alguien completamente diferente una vez que regresa a su rutina diaria. Ahora no es el mejor tiempo para una nueva relación romántica, (Recuerda, ¡yo soy la voz de tu conciencia aquí!)

5. Sé tu misma

Que seamos sabias en nuestra interacción con muchachos, no quiere decir que debes dejar tu personalidad y tu voz en casa. Sé quien hermosamente y normalmente eres. ¡Disfruta de esa experiencia única!

¿Alguna vez has estado en un viaje misionero? Si es así, ¿fue una lucha real mantenerte enfocada en la misión? ¿Puedes pensar en algo más que ayude a otras muchachas quienes estén planeando en ir en un viaje pronto?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Paula Hendricks Marsteller

Paula Hendricks Marsteller

Paula se graduó del Instituto Bíblico Moody en 2005 con una licenciatura en Comunicación Impresa. Dos semanas más tarde, ella comenzó a trabajar en Revive Our Hearts, donde actualmente se desempeña como Directora de Redacción y Editorial. Su primer libro, "Confessions of a Boy-Crazy Girl", fue programado para ser lanzado en septiembre del 2013. Cuando no está blogueando, la encontrarás su andar con gente que satisface su insaciable deseo de hacer preguntas.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación