50 maneras de animar a otros

Somos propensas a vivir con una actitud de «yo, yo y yo» ¿Conoces ese tipo de actitud que busca mis intereses, mis éxitos y mis pasiones? Nuestro orgullo ama correr por nuestras venas al tomar decisiones diarias que nos eleven a nosotras mismas a la posición #1.

Pero Filipenses 2:3–8 debería hacernos parar en seco:

Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás. Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz (énfasis añadido).

Este pequeño pasaje enseña lecciones que pueden tomar toda una vida aprender:

  • Humíllate a ti misma como Jesús se humilló a Sí mismo.
  • Sirve como Jesús sirvió.
  • Estima a otros como Jesús estimo a otros.

¿Te has dado cuenta que el animar a otros no nos nace de forma natural? Requiere el trabajo del Espíritu Santo para ayudar a ganar la victoria contra el orgullo.

Despídete del orgullo

No podemos levantar a los demás sin decirle adiós a nuestro orgullo. Recuerda, «con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo» (v.3). Solo un corazón genuinamente humilde es uno capaz de agitar gustosamente pompones para otros. Y a eso somos llamadas- a estar de pie en las líneas de banda y animar a nuestros amigos, familias, iglesias e incluso extraños.

Piensa:

¡Bien hecho!

¡Tú puedes hacerlo!

Eres genial.

Buen trabajo.

¡Esto es lo mejor!

¡Lo lograste!

¡Te aprecio tanto!

Gracias por todo lo que haces.

50 formas de animar

Con esto en mente, aquí hay cincuenta formas de animar y apoyar a otros para la gloria de Dios:

Escribe notas de ánimo, de celebración a tus amigos o hermanos cuando…

  1. Están estudiando para un examen importante.
  2. Están trabajando en una tarea de investigación.
  3. Están audicionando para un papel en la obra de la escuela.
  4. Aprueben un examen.
  5. Entren al equipo.
  6. Votaron por ellos como el presidente del curso.
  7. Los aceptaron a la universidad de sus sueños.
  8. Recibieron un reconocimiento.
  9. ¡Solo porque sí!

Llévales a tus amigas su postre favorito y un café cuando estén….

  1. Estudiando para el SAT o cualquier otro examen estandarizado.
  2. Trabajando un turno largo en el trabajo.
  3. Estudiando en la biblioteca.
  4. Disgustados por la calificación de un examen.
  5. Sintiéndose abrumados o lastimados por una situación familiar.

Haz posters o letreros divertidos y anima a tus amigos y hermanos en sus eventos:

  1. Juegos de Voleibol, soccer, softball, tenis, fútbol, baseball, y basketball.
  2. Competencias de porristas.
  3. Recitales de danza.
  4. Conciertos.
  5. Audiciones de la banda.

Diles a tus padres. . .

  1. Lo mucho que te gustó la cena.
  2. “¡Gracias!” por ser tu chofer y llevarte a tus actividades.
  3. Lo contenta que estás de que sean TUS padres.
  4. Que te gustaría hacerles algunos mandados.
  5. “¡Te quiero!” y dales un fuerte abrazo.
  6. En lugar de twittear sobre ti misma, twittea sobre los logros de otros.
  7. Diles a tus amigos en la escuela y grupo de jóvenes que estás orando por ellos- y pregunta si tienen peticiones de oración específicas. (No olvides en verdad orar.)
  1. Escribe Salmos y oraciones en tarjetas de 3x5, y déjalas en los lockers de tus amigos o ponlas en sus escritorios.
  2. Determina que en lugar de quejarte o chismear sobre tus compañeras de equipo, vas a decir cosas que sean alegres y edificantes.
  3. Agrega una nota de agradecimiento para tu maestro en una de tus tareas cuando la entregues.
  4. Durante un debate en clase, alaba a otros por sus grandes ideas.
  5. Dile a la mesera que hizo un fabuloso trabajo sirviendo tu mesa (¡y deja un buena propina!).
  6. Pide a tus hermanos que compartan algunas peticiones de oración contigo y ora con ellos.
  7. Dile a la persona que te recibe en la tienda que tenga un buen día y ofrécele una sonrisa.
  8. Agradece al dependiente en la tienda de ropa por ser tan servicial.
  9. Escribe una lista de todas las cosas que aprecias de tus abuelos, y dáselas. (¡Luego pasa tiempo sin prisas ni distracciones con ellos!). 
  1. Sonríe y agradece a los trabajadores en la cafetería de la escuela por servirte cada día.
  2. Ofrécete como voluntaria para servir café en el tiempo de compañerismo en la iglesia y saluda a tantas personas sea posible con comentarios amables y de ánimo.
  3. Visita a una amiga anciana en un asilo para ancianos y pídele que te comparta historias de la obra de Dios en su vida.
  4. Siéntate en la fila del frente en la iglesia, mantente atenta, sé respetuosa, y toma notas ¡tú pastor estará agradecido!
  5. Dile al que sirve en la cafetería que la bebida que preparó es fabulosa.
  6. Prepara el almuerzo para tus padres un sábado en la mañana y encárgate de limpiar todo.
  7. Hornea galletas para tu clase de escuela Dominical, y escribe una nota amable a tu maestro, agradeciendo su fidelidad.
  8. Ata globos al locker de tu mejor amiga en su cumpleaños.
  1. Dile a tu mamá que la aprecias, y ofrece barrer y desempolvar la casa (¡o más!).
  2. Dile a tu papá que lo aprecias y lava su carro.
  3. Pregúntale a tus hermanos si necesitan ayuda con su tarea y se paciente, amable y genuinamente útil.
  4. Trae donas (y una actitud alegre) para compartir con tu clase de las 8 a.m.
  5. Cuida a los hijos de tu pastor (¡gratis!), y mándalo a él y su esposa a una noche de cita.
  6. Invita a una compañera de clase (o más) que necesite una amiga con quien sentarse a la hora del recreo. Platica con ella, anímala e inclúyela.
  7. Cuando veas a alguien que merece un cumplido genuino, dáselo sin esperar nada a cambio.

¿Planeas poner alguna de esas ideas en acción? ¿Algo que te gustaría agregar? ¡Deja un comentario!

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Samantha Nieves

Samantha Nieves

Samantha es una periodista que ama la gramática, los días de descanso en el lago, el té verde frío, y escribir sobre su Salvador. Amaba su vida en un pequeño pueblo en el norte de Indiana, pero ahora está encantada con sus nuevas aventuras en Carolina del Sur con su nuevo esposo. Su objetivo en la vida: ayudar a las mujeres a que prosperan en Cristo y la libertad que solo se encuentra en Él. (especialmente a las adolescentes!).

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión