Belleza externa vs. Belleza interna ¿Cuál es el balance correcto?

Si a veces piensas que para agradar a Dios tienes que usar ropa de 1950, si sientes que estás pecando cuando te pones un brillo para labios, quizás es hora de que puedas conocer el balance que nos da la Palabra de Dios con relación a nuestra belleza externa e interna.

Veamos qué dicen los siguientes pasajes bíblicos:

1 Pedro 3:3-4

«Y que vuestro adorno no sea externo: peinados ostentosos, joyas de oro o vestidos lujosos, sino que sea el yo interno, con el adorno incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios.»

1 Timoteo 2:9-10

«Asimismo, que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia, no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos; sino con buenas obras, como corresponde a las mujeres que profesan la piedad.»

Si le aplicas las 7 flechas que compartimos hace unos días a cada uno de estos versículos podrás tener un mejor entendimiento de lo que quieren decir.

Estos dos textos nos hablan acerca de moda, de la ropa, de cuál es la forma en la que debemos adornarnos. Ambos pasajes apuntan a la misma dirección, nos hablan de:

La prioridad de Dios: que cultivemos el yo interno, un carácter piadoso y santo.

Lo que es precioso delante de Dios: un espíritu tierno y sereno. Cualidad que es totalmente contraria a la típica joven de este tiempo.

La manera en que debemos vestirnos: con modestia

La actitud/motivación con la que debo vestirme: mi actitud no debe buscar llamar la atención ni distraer a los demás de mirar a Dios.

Lo que dice la inmodestia dice: mírame a mí.

Lo que la modestia dice: no te distraigas conmigo, mantén tus ojos en Dios.

Lo que hay en común en estos versículos: que evitemos las exageraciones, Que no gastemos exageradamente en ropa, accesorios y asuntos de belleza para nuestro cuerpo, que no usemos cosas que pueden ser usadas quizás para ayudar a otros.

El tipo de vestimenta que nos manda a usar: buenas obras, nos llama a que  dejemos de mirar lo que necesitamos, por ejemplo el par de zapatos #20 y que nos preocupemos por ayudar al necesitado, nos invita a servir a los demás… En la medida en que sirvas a otros te darás cuenta de que necesitas menos de lo que tienes.

Entonces… ¿Quiere decir que solo nos debemos enfocar en lo interior? ¿El hecho de que sea creyente me empuja a desatender completamente mi apariencia externa? ¡NO! Estos versículos no están diciendo que nos olvidemos de cuidarnos físicamente y nos vistamos de forma desaliñada y con ropa del siglo pasado. ¡De ninguna manera! Lo que están haciendo es establecer cuál es la prioridad de Dios en este asunto y qué cosas evitar con el fin de que nos enfoquemos en lo que es más importante.

La vestimenta es parte esencial en la vida de una chica y mucho más si es una hija de Dios y como dice Nancy DeMoss Wolgemuth: «La vestimenta puede comunicar un mensaje». Es nuestra oración que tu vestimenta sea tan hermosa y a la vez tan sencilla, que tus actitudes sean tan tiernas y serenas y que tu andar sea tan puro que todo lo que hagas refleje al Dios en quien has creído.

Te invito a que hagas un algo y le pidas a Dios que te dé un corazón que quiera honrarle con la manera en la que te vistes. Que exponga cuáles son las verdaderas motivaciones de tu corazón cuando te pones tu ropa y que te conceda el arrepentimiento si encuentras que estabas buscando llamar la atención o estabas siendo de tropiezo para alguien.

¡Ojo esto no se trata de la gastada batalla entre faldas y pantalones! Se trata de un genuino deseo de NO conformarnos a la corriente de este mundo que fácilmente puede arrastrarnos.

¿Quieres más?

Sigue la serie actual de Aviva Nuestros Corazones acerca de la modestia.

Mira la sección acerca de la modestia en la Pre-Conferencia para jóvenes de Jóven Verdadera. 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.