Carta de una Joven Verdadera en Francia

Hoy queremos compartirte parte de una carta que recibimos de una lectora en Francia. Oramos que al leerla tu corazón sea animado a amar la Verdad de la Palabra de Dios y que eso te empuje a compartirla con los que te rodean.

Mis amadas hermanas,

Les escribo desde un coffee shop, el día está nublado y frío aquí en París, pero en mi corazón tengo un sol que brilla intensamente y me llena de alegría. Estoy feliz porque es un privilegio escribirles.

Antes que todo me presento. Me llamo Vanessa, nací y vivo en París. Soy la mayor de 5 hermanos (4 chicas y 1 varón), de padre chileno y madre peruana, por lo cual también hablo español a pesar de haber crecido en Francia. Siempre me alegro cuando me conecto con personas que hablan español, como si el simple hecho de compartir un idioma creara una conexión inmediata. Pero es increíble que exista algo más fuerte que eso, que sin importar el idioma podamos compartir con hermanas y amigas en la fe. Sé que en cualquier parte del mundo que nos encontremos, somos una familia, compartimos las mismas luchas, ¡y una esperanza maravillosa que se encuentra en Cristo!

Crecí en un hogar donde Cristo siempre fue el centro, con padres muy consagrados a Dios. De hecho, una de las herramientas que Dios usó para acercarme a Él, darme convicción de pecado y regalarme el don de salvación, fue la vida de mis padres. Pero les comparto con toda sinceridad, que crecer en un hogar cristiano no me libró de muchas dudas por las cuales pasé. Crecer en Francia aunque ha sido de bendición en muchos aspectos, también ha sido difícil en cuanto a la fe. Francia es un país donde el ateísmo es una religión, y el feminismo es presentado como una lucha noble y maravillosa a la que todas las chicas están invitadas a formar parte.

Al crecer, mis amigos y la universidad, empezaron a tener mucha influencia en mi. Y muy sutilmente, sin que me diera cuenta, mi manera de percibir el mundo empezó a cambiar. A medida que el tiempo iba pasando, sin renegar de Dios con palabras, mi corazón se estaba alejando de Él. Escuchar a profesores y a amigos hablar de la fe como si fuera algo de otro tiempo para personas amargadas que no entienden los avances de los Derechos Humanos o el rol de la mujer moderna; hizo que esas ideas se infiltraran poco a poco en mi corazón. Mi mundo se tambaleaba y me alejaba del diseño de Dios. En el fondo, sabía que algo iba mal en ese razonamiento, pero estaba desarmada.

¡Aviva Nuestros Corazones y el blog de Joven Verdadera llegaron a mi vida en el momento preciso, como un salvavidas enviado directamente por Dios !

Leer los artículos, escuchar los podcast y vlogs, fueron herramientas que el Señor usó para recordarme su Palabra y para hacerme ver que estaba caminando por una senda incorrecta. Me recordó que soy criatura, hechura de Sus manos. Que como Creador, Él es la autoridad de mi vida. Que nadie en este mundo podrá indicarme mejor el camino a seguir. Que la manera en que el mundo presenta la sexualidad, las relaciones, y el rol de la mujer no se conforma con el propósito por el cual Dios los diseñó.

Cada material del ministerio que leía o escuchaba me mostraba mi pecado, y Dios a través de su Palabra fue transformando mi mente y reconciliándome con su diseño. ¡Estoy tan agradecida por toda esta comunidad de mujeres y jóvenes amantes del Señor que buscan conformarse a los propósitos de Dios!

Mi anhelo ferviente es poder compartir con otras jóvenes que pasan por las mismas dudas aquí en Paris, que podamos conectarnos con el plan de Dios y abrazar Su precioso diseño para nosotras.

Entendí que no hay lugar en el que sea más fácil vivir la fe, porque nunca será fácil nadar contra la corriente. Pero vale la pena. No siempre es fácil luchar contra nuestras debilidades, pero Cristo prometió ayudarnos.

¡Qué hermosa verdad nos recuerda la Palabra al afirmar que nuestra plenitud se encuentra en Cristo y que somos completas en él! (Colosenses 2:9-10) Oro que esa verdad, pueda ser conocida por todas las mujeres y jóvenes de nuestros países y que Dios nos use dondequiera que nos encontremos para proclamar esa verdad.

Ha sido un gozo compartir con ustedes estas líneas. No se imaginan lo mucho que me llena de alegría y esperanza el saber que tengo hermanas en la fe que avanzan hacia la misma meta: glorificar a nuestro Dios.

Su amiga en la fe,

Vanessa.  

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión