Cómo organizar tu semana

“¿Cómo va tu vida devocional?” Le pregunté, para recibir las misma respuesta que tantas veces he escuchado: “¡Tengo tantas cosas que apenas me da tiempo para orar y leer la Biblia!”

Ya sea que estés en la escuela, en la universidad, trabajando o a punto de casarte, es importante crear el hábito de organizar tu semana. Por un lado, te ayuda a ser disciplinada y poner un poco de abono al fruto del dominio propio, por el otro te permite tener tus prioridades en orden .

Cada día trae consigo retos, situaciones, imprevistos, compromisos, tiempo libre -algunas no tienen mucho de eso-, momentos divertidos, entre otros. Como podrás haber notado una vez que el día inicia hay cosas que van apareciendo y lo urgente supera lo importante. Los días se vuelven semanas, las semanas meses y los meses año y se nos va la vida dejando que el mundo dicte lo que hacemos… A menos que … Seamos intencionales en planificar sabiamente nuestra semana.

Planificar puede ser una palabra peligrosa si la sacamos de los límites de ser buenas mayordomas de nuestro tiempo y talentos. Sabemos que es Dios quien tiene nuestros tiempos en Sus manos  (Salmos 31:15) y que es si Él quiere que haremos esto o aquello, por lo que planificar debe hacer sin la más mínima intención de jactarnos del día de mañana (Proverbios 27:1) o de preocuparnos por el futuro (Mateo 6:34).

El poner por escrito (en cualquier formato que prefieras) lo que debes hacer cada semana, te ayudará a darte cuenta en qué estás usando el tiempo y si en realidad estás más cargada de lo que deberías. Yo soy muy gráfica y me gusta usar colores distintos para cada cosa (trabajo, ministerio, servicio, animar, compras) para así saber lo que estaré haciendo en la semana. En la actualidad existen un sinnúmero de opciones para llevar este tipo de registro.

Si tu meta es servir a otros, necesitas saber de qué tiempo dispones para hacerlo antes de comprometerte. El tener un plan semanal te ayudará a tener de manera clara los horarios en que puedas visitar a esa hermana enferma o ayudar a esa madre joven con sus niños o ayudar a tu mamá con ese proyecto tan importante.

Primero lo primero

Nada tan importante como pasar tiempo a solas con el Señor, si no está siendo posible hacerlo diariamente, hay algo que debes ajustar. No se trata de ser irrealistas y poner en tu agenda 2 horas para este fin cuando sabes que es imposible. A veces el tiempo del que dispones se limita a 10 o 15 minutos antes de arreglarte. Al asentarlo todo podrás darte cuenta si quizás es hora de comenzar a despertarte un poco más temprano. Con que leas tu Biblia y ores será suficiente para comenzar.

Si quieres leer algún libro o estás en un grupo de estudio, usa esos pequeños espacios libres para avanzar. Termina de almorzar unos minutos antes y dedica ese tiempo a completar tu lectura. Si no tienes que conducir, puedes usar el tiempo de viajar de un lugar a otro para este fin también.

Mide tu descanso

Si hay una lección que he aprendido últimamente es que no descansar es un síntoma de orgullo, de creernos superpoderosas y no depender de Dios. Podemos dormir lo necesario cada día porque Él está en completo control de absolutamente todo (valgan todas las redundancias). Algunas personas necesitan dormir menos de 8 horas y otras necesitan más. Encuentra tu medida de sueño ideal y apégate a ella.

Descansar también implica dedicar tiempo a alguna actividad que te resulte placentera, pasear por el parque, salir con amigas, leer un buen libro… Cualquier cosa que te ayude a poner la mente en otra cosa.

Deja que Dios te cambie los planes

Sé flexible, lo que escribas en tu planificación debe volverse la alfombra por la que Dios puede caminar libremente sobre tu vida. Desde una llanta pinchada hasta una enfermedad, ante cualquier cosa que “arruine” tus planes recuerda que tú eres parte de un plan mucho mayor, más grande e importante. Está dispuesta a decir sí Señor y a responder con diligencia cuando el Señor te muestre algo distinto que hacer de lo que había planeado.

Y tú, ¿llevas una agenda? ¡Compártenos tu foto en la sección de comentarios! ¡Dinos también qué haces para lograr poner primero lo primero en tu diario andar!

Nota: Si tienes alguna pregunta con relación a este tema también puedes dejarla debajo.
 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Clara Nathalie Sánchez Díaz

Clara Nathalie Sánchez Díaz

Clara Nathalie vive en Santo Domingo, República Dominicana, por la gracia del Señor le sirve a tiempo completo. Trabaja en Aviva Nuestros Corazones como editora, analista de contenido y administradora de la página web. Sirve al Señor enseñado a mujeres a usar su creatividad a la hora de estudiar la Palabra en un ministerio llamado Diario Bíblico. Es parte del ministerio de Escuela Dominical en su iglesia. 

 

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión