Cuando mi mamá murió

Escrito por Susana Salas

¿Estás pasando por alguna circunstancia difícil? Sé lo que se siente. Hace dos años le detectaron cáncer a mi mamá. Antes de su enfermedad, era una mujer de mediana edad, alegre y enérgica. Amaba a Dios y le encantaba servir a los demás. Madre de ocho hijos y esposa de pastor, siempre estaba trabajando. Diez meses después de que le detectaron el cáncer, falleció. Fue un golpe duro. Sin embargo, en medio del dolor por la enfermedad y la muerte de mi madre, Dios me enseñó más sobre Él y más sobre mí misma. Trataré brevemente sobre dos cosas que aprendí que me ayudaron a tener gozo y paz en medio de la dificultad.

Mi confianza debe estar en la soberanía de Dios.

¿Qué significa que Dios es soberano? Significa que Él es el Rey y el Gobernante de todo el universo (1 Crón. 29:11). Ninguna cosa se sale de su control. Además, la Biblia dice que Dios es todopoderoso (Sal. 80:19), no hay nada imposible para Él. También, dice que Dios es amor (1 Jn. 4:8), todo lo que hace es bueno. Entonces… ¿la muerte de mi mamá se salió de su control? ¿Dios no la sanó, aunque podía hacerlo? ¿Por qué la dejó morir si la amaba y me ama a mí?

Confiar en la soberanía de Dios no es fácil cuando estás pasando por algo difícil, pero es lo correcto y trae paz. En su soberanía, Dios permite que pasemos por cosas que aunque no entendemos cómo, nos benefician (Rom. 8:28). No obstante, independientemente de si entiendes o no «el porqué», necesitas creer que Dios tiene el control sobre lo que estás pasando y que Él es bueno y todopoderoso. Deja que el dolor y el sufrimiento produzcan en ti madurez y cercanía a Dios. Aprende a confiar completamente en Él.

Por supuesto, confiar en la soberanía de Dios no significa que vas a entender por qué suceden las cosas. No trates de entenderlo todo. Descansa en la sabiduría de Dios (Isa. 55:9; Job 12:13). Estoy segura de que cuando llegue a la presencia de Dios entenderé por qué Él permitió que mi mamá muriera. Por ahora, puedo confiar en que Él es amor. Él permitió que mi mamá muriera porque me ama, porque la amaba, porque quiere lo mejor para sus hijos. ¿Me dolía cuando veía a mi mamá sufriendo? Sí, sí me dolía, pero aun allí Dios tenía absoluto control. Puedo estar tranquila y gozosa confiando en la sabia soberanía de Dios. ¡Él es tan bueno!

Mi satisfacción debe estar en Dios.

¿De qué depende tu felicidad? Existen diferentes cosas en las que puedes estar depositando tu satisfacción, tal vez sea tu familia o alguna persona, la salud o las habilidades que tienes, incluso podría ser la riqueza o algún bien material. Todas estas cosas pueden verse afectadas y pueden terminar, por lo cual, tu felicidad también. Cualquier forma de vida que no tenga a Dios como su completa fuente de satisfacción solo trae miseria y tristeza. Aquel cuyo único deseo es acercarse a Dios puede vivir gozoso a pesar de las circunstancias que le rodean.

«¿A quién tengo yo en los cielos sino a Ti? Y fuera de Ti nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón desfallecen; mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre. Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán; Tú destruirás a todo aquél que de Ti se aparta. Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; He puesto en Jehová el Señor mi esperanza, para contar todas sus obras» (Sal. 73:25-28).

¿Cómo aprendí a gozarme en medio de la dificultad y el dolor? Reconociendo que Dios siempre está a mi lado y que con Él nada me falta (Sal. 23:1). Eso no significa que nada me es difícil o que nunca extraño a mi madre. Su vida fue un hermoso regalo de Dios, pero no era indispensable para mi felicidad. De hecho, ni siquiera mi propia vida es necesaria para que yo esté satisfecha (Sal. 17:15). Mi esperanza y mis ojos están puestos en Dios. Él es el motivo por el cual puedo estar gozosa sin importar lo que suceda.

De igual manera, si Dios es suficiente para ti, no importa lo que te falte, puedes ser feliz (Fil. 4:4). ¡Con Dios tienes más que si tuvieras todas las cosas! Recuerda que nada es más importante que tener a Dios. Él es soberano y es poderoso, y todas las cosas que hace en la vida de sus hijos, las hace por amor. ¿Te gustaría decir, como el salmista, «Tú eres mi Señor; no hay para mí bien fuera de ti» (Sal. 16:2)?

¿Estás pasando por alguna circunstancia difícil? Confía en la soberanía de Dios. Descansa en su sabiduría. Encuentra tu satisfacción en Él. Para ello necesitas conocerle mejor. Lee la Biblia. Pasa tiempo en oración. No descuides tu vida espiritual. Solo así podrás tener gozo y paz siempre. No puedes hacerlo en tus fuerzas, pero con la ayuda de Dios podrás vivir así (Fil. 4:11-13). ¡Qué maravilla es tener gozo y paz en la dificultad!

Publicado originalmente en el blog www.palabraygracia.com.

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión