Derechos reservados

¿Por qué nos gustan tanto las historias?

Pudiera ser por la acción, el suspenso, o el drama. Quizá porque nos gusta proyectarnos sobre una trama que no es nuestra realidad. Puede ser por el puro entretenimiento. Pero principalmente yo creo que nos gustan las historias porque cada una de nosotras sabe que está viviendo en una historia propia. Nos gustan las historias porque somos parte de una historia.

¿Conoces la historia de Rut en el Biblia? Si puedes, toma un momento para leer este breve libro ahora mismo. (Rut 1-4) Esta historia tiene todos los elementos de un título de éxito de ventas. Necesidad, viajes, muerte, romance, una suegra deprimida, sobrevivencia, suspenso, problemas, sorpresas, y un final “feliz para siempre” con un hombre rico. ¡Es la historia que todas quisiéramos vivir!

¿O no?

Todas quisiéramos vivir el resultado final (ser rescatada por un hombre rico que te ama). Pero ¿vivir la historia que Rut vivió? Mmmm, quizá no tanto.

Rut fue viuda muy joven. Dejó a su familia, su país, y todo lo que conocía para seguir a un Dios que a penas conocía, e irse sola con una suegra que tenía problemas emocionales. Al llegar al país de su esposo fallecido, su nueva patria, no tenía hogar ni cómo ganarse la vida. Era responsable por sostener a su suegra. Tuvo que ir al campo a trabajar y esperar que alguien tuviera piedad de ella. O sea, se tuvo que hacer mendiga. Se humilló para rogarle a un hombre mayor que la rescatara junto con su suegra y el nombre de la familia de su esposo. Y, sí, después de años de dificultad, llegó a ser amada, respetada, y casada con un hombre rico y compasivo. Llegó a ser la bisabuela del rey David. La recordamos hasta el día de hoy como una mujer valiente y valerosa.

Cada buena historia tiene elementos difíciles. ¿Qué tal tu historia? ¿Has tenido momentos difíciles? ¿Ha habido sorpresas desagradables y pérdidas dolorosas? ¿Te han lastimado y abandonado? ¿Estás confundida?

¿Crees que podrías escribir mejor la historia de tu vida?

Consideremos algunas cosas claves en la vida de Rut que nos explican cómo llegó a la final “feliz”:

  1. Rut escogió el camino de obediencia sobre el camino de placer. (Rut 1:14) Su obligación moral en su cultura fue quedarse con su suegra. Lo más fácil, y el camino a encontrar otro hombre joven, hubiera sido quedarse en su país y abandonar a su suegra. Ella escogió cumplir con su obligación a pesar de lo incómodo que sería. Más tarde, cuando llegó a Belén, el camino fácil hubiera sido juntarse con otras mujeres de su edad y perder el tiempo. Pero tomó en serio su responsabilidad de cuidar de su suegra. Cuando escogemos el camino de obediencia, reconocemos que el Autor de la historia sabe lo que hace. Permitimos que el hilo de la historia siga según el designio del Autor. Cuando tomamos “atajos” y le sacamos la vuelta a los principios y diseños de Dios (como ser novia de un joven inconverso, por ejemplo), cortamos ese camino divino hacia la verdadera felicidad y satisfacción. El camino de la obediencia siempre es el más directo y gozoso, aunque parezca todo lo opuesto.
  2. Rut encontró su identidad en Dios más que en su parentela y patria. (Rut 1:15-17) De alguna forma, por medio de esta familia a la que entró por el matrimonio, ella conoció a Jehová. Ella reconoció que Él la conocía y dirigía su vida. Rut llegó a confiar plenamente en Dios y a entenderse a sí misma a la luz de ese conocimiento. Podemos ver varios resultados de esto en su vida. Rut pudo cambiar de hogar y pueblo porque ser hija de Dios la definía más que ser Moabita. Rut pudo servir a una suegra malhumorada porque ser seguidora de Jehová la definía más que su deseo de ser servida. Rut pudo aceptar su viudez sin resentimiento, y humillarse para buscar el favor de un hombre extraño, porque ser parte de la historia redentora que Jehová escribía para su familia la definía más que sentir las mariposas de un amor emocional y sentimental. La confianza completa que Rut tenía en el Autor de su historia le dio el conocimiento necesario para encontrar su identidad en su relación con Él y no con ningún hombre.

¿Conoces al Autor de tu vida? Él te creó, te diseñó, te salvó, te adoptó, te amó, te rescató, y ¡quiere seguir escribiendo tu historia de amor!

Dios tiene derechos reservados sobre tu historia.

Su soberano diseño le da control absoluto, y su gran amor y misericordia te asegura que siempre cumplirá su promesa de Romanos 8:28, “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito”.

Las mujeres tendemos a manipular nuestra historia, en especial cuando se trata de buscar la atención de los hombres. En el capítulo 3 de “Chicas sabias en un mundo salvaje”, Mary Kassian nos ayuda a entender cómo y por qué somos tan manipuladoras. Si estás participando en el club de lectura, lee este capítulo con detenimiento, y luego ¡lee el capítulo 4 y espera el vlog del viernes! ¿Completaste la lectura de la semana pasada? Aquí te dejamos el reto de esta semana. Comparte en la sección de comentarios algo que te llama la atención en la lectura de esta semana.

Reto

Lee:

  • Chicas Sabias en un Mundo Salvaje: Capítulo 3: Enfoque; y Capítulo 4: Actitud (pag. 49-76)
  • Rut 1-4

Memoriza:

Proverbios 3:5-6 “Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócele en todos tus caminos, y Él enderezará tus sendas”.

Reflexiona:

  • ¿Te crees capaz de escribir tu propia historia? ¿Qué aspecto de tu historia no has estado dispuesta a entregar al gran Autor?
  • ¿Eres una mujer manipuladora? ¿En qué áreas de tu vida has intentado manipular a las personas o circunstancias para lograr tu propio objetivo?
  • ¿Las palabras “tierno y sereno” te describen a ti (1 Pe 3:4)? ¿Estás dispuesta a cambiar tus valores en cuanto a tu feminidad?

Ora:

Señor, tú eres el gran Autor de la historia, y de mi historia. Ayúdame a entregar cada detalle de esa historia a tu soberana protección y tu misericordioso amor. Dame la confianza en ti que me permite dejar de manipular. Y crea en mí ese espíritu tierno y sereno que puede apuntar a otros hacia Cristo.

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Susi Bixby

Susi Bixby

Susi tiene 20 años de casada con Mateo, y ama a sus tres regalos de Dios: Aaron, Ana y David. Deseando vivir el diseño de Dios para su vida, se esfuerza por dedicar la mejor parte de su energía a su hogar y su familia. Tiene el privilegio de ser esposa de pastor en la Iglesia Bautista la Gracia en Juárez, Nuevo León, México. También disfruta dar clases y consejería a las alumnas de la Universidad Cristiana de las Américas en Monterrey, México. Le encanta estudiar y compartir la Palabra de Dios porque es “viva y eficaz” para perfeccionar a cada creyente. Publica artículos en www.palabraygracia.com.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión