Diseñada para dar vida

Hace unos días, mi esposo me enseñó un video en internet de un foro en el que varios profesores y especialistas, uno con doctorado en biología, hablaban sobre la diversidad de género. Cuando empezaron a hablar específicamente sobre las diferencias biológicas que el cuerpo femenino tiene al masculino, una parte del público explotó en ira, rompiendo el sistema de sonido intentando detener la conversación.

Déjame aclarar. Este panel no estaba hablando de un diseño divino para la mujer, o una obligación de tener hijos. Solamente enumeraba las características físicas indiscutibles del cuerpo de una mujer a diferencia del cuerpo del hombre: órganos reproductores, glándulas mamarias, masa corporal, etc. Sólo al mencionar estas realidades, las personas se enojaron.

Nos puede parecer exagerada esta reacción, pero es una realidad en el mundo moderno. Y no sólo está sucediendo entre grupos extremos. Está permeando las escuelas, hogares, e incluso iglesias de nuestras comunidades.

Una pregunta para ti: ¿te chocó el título de esta publicación? ¿Algo dentro de ti se encogió, o levantó su puño al pensar en el hecho de que tu cuerpo fue diseñado para dar vida? Si es así, estás siendo afectada por la corriente de este mundo. Sí, puedo afirmar eso con bastante confianza porque Dios es muy claro en su Palabra. Él diseñó el cuerpo de la mujer con un propósito físico primordial: dar vida.

Considera las realidades biológicas

Cuando una niña llega a la pubertad, y su cuerpo se empieza a desarrollar, ¿hay alguna parte de ese desarrollo que no tenga que ver con el poder embarazarse o alimentar a un bebé? (¡La única que se me ocurre son las espinillas que pueden cubrir su cara!)

Cada mes, mujeres entre la edad aproximadamente de 12 y 50 años, experimentan un recordatorio, algo desagradable de su habilidad de cargar a un bebé en su vientre.

Las camisas para mujeres tienen una forma diferente a las de los hombres porque el torso de la mujer es de forma diferente. La mayor diferencia es debido a la habilidad que Dios da a las mujeres de producir leche para su bebé recién nacido.

Contempla el diseño original

¿Regresarías conmigo al Huerto de Edén un momento? Cuando aún no existe nada, Dios crea la tierra, el firmamento, la luz, los mares y la tierra seca, las plantas, los cuerpos celestes, y los animales. Declara que todo esto es bueno. Su última y especial creación es el hombre y la mujer, y lo primero que les dice después de crearlos es: “Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla” (Gén. 1:28b). En el diseño original de Dios, ¡no existían humanos sin la posibilidad de reproducirse! De hecho, al parecer, ¡reproducirse para extender el reino de Dios en la tierra debió ser su primordial objetivo! Esto es sumamente contracultural. Pero sumamente bíblico.

Sigamos un poco más adelante a Génesis 3:20, “Y el hombre le puso por nombre Eva a su mujer, porque ella era la madre de todos los vivientes”. Cuando Adán miró a su esposa, y quiso darle un nombre que reflejara su identidad y valor, le puso Eva. “Madre”. La propia identidad de la primera mujer se envolvía en su papel como dadora de vida. Sin ella, Adán no podía hacer lo que Dios le encomendó.

Cambia tu perspectiva

¿Qué significa todo esto para una joven cristiana que aún no se ha casado? Podrías pensar que no importa mucho lo que piensas acerca de tu cuerpo, tu sistema reproductivo, y la maternidad en general. Pero, no es así. La vida diaria de la mujer es impactada por el diseño divino de su cuerpo. Si su perspectiva no es correcta, tampoco sus actitudes y decisiones.

  1. El diseño de tu cuerpo glorifica a Dios y avanza su reino. Los creyentes formamos parte del reino de Dios, y cada área de nuestra vida debe ordenarse alrededor de ese reino. Tú eres parte de una historia mucho más grande que tú misma, y puedes ser un eslabón en una cadena larguísima de generaciones que buscan el avance de Su reino. ¡Qué privilegio ser parte de cumplir con el mandato que Dios dio a Adán y Eva! Las mujeres tenemos un privilegio único de ayudar a poblar el reino de Dios literalmente siendo portadoras de vida. Aunque sigas soltera toda tu vida, o infértil, puedes regocijarte en los recordatorios que tu cuerpo te da del diseño maravilloso de Dios para la mujer. Y puedes participar en el avance del reino de Dios como madre espiritual.

  2. El diseño de tu cuerpo te enseña que no eres tu propia dueña. Tienes a un Diseñador todo-sabio que te hizo exactamente como Él quiso para cumplir las funciones que Él desea. Ese Creador también envió a Su Hijo a redimirte de tu pecado y darte vida eterna. Tu habilidad física de dar y sostener una vida te recuerda que ya has sido comprada por Otro, y tu cuerpo le pertenece a Él. Tú no defines ni decides tu función o propósito. Dios ya lo ha hecho. Eres templo del Espíritu Santo. ¡Cuán contracultural es este mensaje!  

  3. El diseño de tu cuerpo te mantiene dependiente de Dios. Tu ciclo de menstruación, subidas y bajadas hormonales, y deseos sexuales fluctuantes, entre otras cosas, te recuerdan  tu gran necesidad de correr a Cristo para buscar dirección y ayuda. Él sabe mejor que nadie cómo funcionas y qué necesitas. Tus metas en la vida, tus prioridades, tu interacción con otras personas, tu actitud hacia los niños—todo debe estar sujeto a Dios como tu única fuente de dirección y sabiduría.


Sólo hemos tocado la superficie de este tema amplio. Te pido que consideres tu perspectiva sobre tu cuerpo y el diseño de Dios para ti. El mundo te seguirá gritando mentiras, pero Dios puede sostenerte y enseñarte a pensar como Él. En su creación original y bueno, antes del pecado, Él compartió con la mujer un aspecto de su propia habilidad de concebir y sostener nueva vida. ¡Regocíjate en tu diseño!

Nuestras hermanas de Mujer Verdadera conversaron sobre estos dos temas ayer. Te dejamos la conversación para escuchar:

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Susi Bixby

Susi Bixby

Susi tiene casi 20 años de casada con Mateo, y ama a sus tres regalos de Dios: Aaron, Ana y David. Deseando vivir el diseño de Dios para su vida, se esfuerza por dedicar la mejor parte de su energía a su hogar y su familia. Tiene el privilegio de ser esposa de pastor en la Iglesia Bautista la Gracia en Juárez, Nuevo León, México. También disfruta dar clases y consejería a las alumnas de la Universidad Cristiana de las Américas en Monterrey, México. Le encanta estudiar y compartir la Palabra de Dios porque es “viva y eficaz” para perfeccionar a cada creyente. Publica artículos en www.palabraygracia.com.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión