Facebook, tú no eres mi iglesia

Esta no es una publicación antifacebook.

Esta tampoco es una publicación antiredes sociales o contra el internet.

Esta es una publicación proiglesia.

Esta publicación es del tipo yo no puedo vivir sin mi iglesia local.

Y una publicación del tipo tú tampoco deberías.

Antes de ponernos de pie y animar a la iglesia global o a la iglesia local, a la que espero que vayas corriendo el siguiente domingo, consideremos un poco Facebook.

Facebook recientemente anunció haber llegado a la los dos billones de usuarios. Correcto, leíste bien, billón con b. Hay más miembros en Facebook que miembros de cualquier otra religión excepto el cristianismo. (Apenas somos 2.4 billones de seguidores de Cristo en el mundo).

Probablemente debería confesar que estoy entre los pocos billones de personas que no están en Facebook. Pero seré la primera en admitir que Facebook en sí mismo no es «malo» o «perverso». Lo he visto usarse para muchas cosas buenas.  Pero la encrucijada de si tener o no tener Facebook,  no es una montaña sobre la cual estoy dispuesta a morir.

El CEO de Facebook Mark Zuckerberg es directo sobre los planes de la compañía para hacer más que simplemente conectar personas en línea. Él quiere: 

  • Detener nuestro creciente sentido de desconexión
  • Dar fuerza a la estructura social
  • Acercar más el mundo

¡Es difícil debatir eso! Esas son buenas metas. Pero él me perdió cuando sugirió que Facebook podría rellenar el vacío que deja en nuestras vidas la disminución de asistencia a la iglesia. «Muchas personas ahora necesitan encontrar un sentido de propósito y apoyo en algún otro lugar», dijo Zuckerberg.

La primera iglesia cristiana de Facebook solo puede rellenar temporalmente los vacíos en nuestras vidas y corazones, jamás repararlos o sanarlos. Necesitamos a Jesús para eso, y el plan A de Cristo para nuestra santificación y la redención del mundo es la iglesia local. No la ciber iglesia. No los podcast de la iglesia. No la iglesia de la blogesfera. Ni siquiera la iglesia de Facebook. Aquí hay tres razones de por qué.

1. La iglesia es física.

Hechos 2:42 describe la iglesia primitiva del Nuevo Testamento. Este es el modelo instituido por los discípulos bajo la inspiración del Espíritu Santo después de la muerte y resurrección de Cristo.

«Y se dedicaban continuamente a las enseñanzas de los apóstoles, a la comunión, al partimiento del pan y a la oración.»

Esta es una sencilla y efectiva declaración de misión para la iglesia local.

  • Aprendemos juntos la Palabra de Dios
  • Nos conectamos con otros cristianos
  • Compartimos la comunión juntos
  • Oramos unos por otros

Algunas de estas metas se pueden lograr en línea, pero usualmente solo como un sustituto barato. ¿Cómo se compara un devocional en línea escrito por alguien a quien nunca has conocido, con un estudio bíblico en tu sala organizado por una mujer mayor que te ama y conoce de tu vida? ¿Cómo se compara conectarse en línea con reunirse a tomar café? ¿Cómo podemos llevar los unos las cargas de los otros (Gal. 6:2) cuando nuestros perfiles están pulidos para brillar y que nadie sepa que estamos luchando? ¿Cómo podemos tomar la comunión a través de la pantalla de una computadora? ¿Cómo podemos arrodillarnos y tomarnos de las manos a través de Facebook?

Muchos de los detalles que suceden en la iglesia pasan en un edificio, estando físicamente de pie, lado a lado con otros creyentes. 

2. La iglesia tiene pastores.

El fundador de Facebook llamó buscando «grandes» para apacentar el creciente rebaño de Facebook. Incluso comparó estos líderes con pastores. ¡Gran idea! De hecho, es la idea de Dios.

¿Cómo plantó Pablo iglesias por toda Europa y Asia? Él dirigió a los líderes de la iglesias a nombrar ancianos para cada iglesia (Tito 1:5). Pablo dejó claro que la selección de ancianos no debía ser aleatoria, no debía ser un concurso de popularidad basado en votos como un episodio de American Idol. Los ancianos deben ser escogidos en base a la evidencia del fruto del Espíritu Santo en sus vidas. Específicamente un anciano debe ser:

  • Irreprensible
  • Fiel a su mujer
  • Debe disciplinar a sus propios hijos
  • Ser un hombre de dominio propio
  • Obediente a Dios y respetuoso de otros
  • No arrogante, ni iracundo, ni dado a la bebida, ni violento.
  • Hospitalario
  • Amante de lo bueno
  • Justo
  • Santo
  • Disciplinado
  • Que escucha y hace la Palabra de Dios
  • Maestro de sabiduría
  • Aplica disciplina piadosa  (vv. 5–9).

¿Son estas las cualidades que vemos en línea? ¿O prevalece más lo ruidoso y repugnante? ¿Pueden los hombres y mujeres piadosos supervisar el internet? Si es así, ¿quién los va a nombrar?

Mateo 18 describe un plan para llevar a los creyentes de regreso a la vida piadosa cuando están en pecado. Santiago 5:16 nos anima a confesar nuestros pecados unos a otros. La autoridad espiritual es un tremendo regalo dado a nosotros por un Dios amoroso que conoce nuestros corazones pecaminosos. La iglesia es una red de seguridad tejida por Dios debido a nuestra tendencia a escoger el pecado y después encontrarnos en caída libre. No puede ser reproducida en línea. Necesitamos a nuestros pastores. Necesitamos a nuestros ancianos. Necesitamos a los hombres y mujeres sentados en la banca de la iglesia junto a nosotras. Necesitamos personas que sean lo suficientemente valientes para preguntarnos si estamos luchando con algo y que les rindamos cuentas.

3. La iglesia te necesita.

La iglesia fue creada para ti, y tú fuiste creada para la iglesia. Permíteme mostrarte lo que quiero decir.

  • En Mateo 28:19–20, Jesús le dio a los creyentes a través de las edades la Gran Comisión. Estamos en una misión junto con Cristo para hacer discípulos y enseñar la Palabra. Este llamado es único para la iglesia. No puede ser repetido, duplicado o delegado.
  • Efesios 4:10–12 nos dice que Cristo nos dio la iglesia «a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo». Es responsabilidad de la iglesia equiparte para que puedas trabajar para el reino. Dios te ha llamado personalmente a ti (y a mí) para hacer todo lo que podamos para edificar la iglesia. ¡Tenemos trabajo que hacer!  
  • Nuestros dones le pertenecen al otro. «Según cada uno ha recibido un don especial, úselo sirviéndoos los unos a los otros como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios» (1 Pedro 4:10). Haz recibido dones irreemplazables que Dios quiere que uses para servir a otros cristianos. Yo tengo dones irremplazables pero diferentes que Dios quiere que use para servirte. Parte de la razón por la que fuimos creadas fue para servir al cuerpo de la iglesia local. Tal vez tus necesidades están siendo satisfechas en línea, ¿pero qué de nosotros? No podemos hacer esto sin ti.

La vida cristiana es una vida de servicio. Traemos nuestras «primicias», lo mejor de nuestro tiempo, talentos y recursos para ponerlos en el altar frente al pueblo de Dios, pidiéndole que los utilice para Su reino. No puedes servir en la guardería de Facebook. No puedes cantar en el grupo de alabanza de Facebook. No puedes dar una clase dominical en Facebook, ir en un viaje de Facebook misionero, o visitar a los enfermos, desanimados o en luto en Facebook.

Las redes sociales probablemente seguirán creciendo. La web permanecerá como un centro mundial de conexión, pero solo puede mejorar, jamás reemplazar el regalo que Dios nos dio cuando Él creó la iglesia. 

Gracias, pero no, gracias

Con estas verdades en mente, amablemente rechazo la oferta de Facebook de ser mi iglesia. ¿Te unes a mí?

Querido Facebook (e Instagram y Twitter y cualquier otra red social que haya de venir), 

Tú no puedes arreglar mi problema. No puedes llamarme a vivir como Cristo. No puedes darme el significado de la vida o tomar mis dones y multiplicarlos para alcanzar el mundo. Fuiste creado por un hombre. La iglesia fue creada por Dios. Estás destinado a perecer. La iglesia permanecerá para siempre (Dan. 2:44).

Eres un gran fórum para memes graciosos y actualizaciones rápidas de noticias. Gracias por las risas que nos has dado. Pero necesitamos más. Necesitamos pastores. Necesitamos servir. Nos necesitamos los unos a los otros.

Facebook, tú no eres nuestra iglesia.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin ama a las mujeres jóvenes. Fundó Ministerios Graffiti en respuesta a su exposición a las niñas adolescentes que luchan en las áreas de la identidad, la autoestima, y la verdadera belleza. Erin es la autora de varios libros que aplican la verdad de Dios a grandes temas como la belleza, la pureza y la maternidad. Erin y Jason son padres de dos niños adorables, Eli and Noble.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión