Gratitud, más que una palabra.

Debo confesarles algo, me he dado cuenta que soy muy cordial pero no muy poco agradecida. Me explico, si me haces un favor mi respuesta inmediata es: Gracias y allí se queda todo. Sin embargo investigando un poco más para escribirte estas líneas he comprobado que gratitud es un verbo no un sustantivo.

Gratitud es dar, implica una acción o un movimiento, no se mide por las palabras que dices, sino por las acciones, las cuales suelen ser demostradas hacia alguien. No es devolverle el favor, no, es un estilo de vida. Y cuando llegué a esta verdad reveladora reconocí que no tengo un verdadero  espíritu de agradecimiento hacia Dios.

¿Realmente sabemos qué es ser agradecidas? Nuestra respuesta inmediata puede ser sí, pero analicemos lo siguiente:

El foco

Cuando nuestros ojos están puestos en lo que tienen los demás, nuestros corazones arrojan envidia, inconformidad e ingratitud. Nos hacemos esclavas de nuestros propios pensamientos engañosos, nos amargamos y entristecemos. Pensamos “por qué Dios no me da eso”, “yo soy mejor que aquella” o “me esfuerzo más, debería ser recompensada con mejores cosas”.

En Mateo 20 el Señor Jesús está enseñando a sus discípulos, respecto a un tema parecido: Un hombre de familia, contrata unos jornaleros en la mañana, y otros en la tarde, al final del día cuando les paga; los de la mañana se quejan por recibir el mismo pago que los de la tarde.

Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia,

diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día.

El, respondiendo, dijo a uno de ellos: Amigo, no te hago agravio; ¿no conviniste conmigo en un denario?

Toma lo que es tuyo, y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti.

Mateo 20:11-14

Enfocar nuestras miradas en lo eterno y apuntar nuestras flechas hacia las cosas maravillosas que Él nos ha dado, permitirá ser llenadas con un espíritu de gratitud, al no menospreciar lo que hemos recibido de Dios.

Esto nos lleva al segundo punto:

Dios siempre da más, no es tacaño

Mary Kassian dijo: “En la economía de Dios, lo  poco es suficiente”.

Te has detenido a pensar en lo afortunada que somos al saber que Dios siempre provee...repito SIEMPRE provee. Detente  por un momento,medita en  todo lo que pudiste hacer hoy, piensa en la salvación, su Gracia, tu salud, familia, etc.

Dios siempre camina la milla extra, El va más allá, le importamos, nos ama, y tiene cuidado de nosotras.

Lucas 12:24 dice:

Considerad los cuervos, que ni siembran, ni siegan; que ni tienen despensa, ni granero, y Dios los alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que las aves?

Dios está comprometido con cubrir nuestras necesidades, no nuestros deseos; pues Él nos conoce.

Muestra gratitud… obedeciendo

Cada cumpleaños de mi mamá, ella me pedía lo mismo: hija yo no quiero que me regales nada material, solo que me obedezcas. Al principio  era una petición bastante razonable, pero no bien transcurrieron unos minutos la había olvidado y le decía adiós al regalo de la  obediencia.

Ahora que soy madre esas palabras retumban en mi mente cuando corrijo a mis hijos y pienso en mi relación como hija de Dios: ¿si le amo y mi corazón está agradecido por TODO lo que Él ha hecho, está haciendo y hará en mi vida como se lo puedo demostrar? pues amada, con la obediencia, con hechos.

Estos versos de la Palabra lo explican mejor

Proverbios 7:1

Hijo mío, GUARDA MIS razones,

Y atesora contigo MIS MANDAMIENTOS.

Salmos 119:48

Alzaré asimismo mis  manos a tus MANDAMIENTOS que amé,

Y meditaré en tus estatutos.

Juan 10:27

Mis OVEJAS oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen.

*Negritas  y mayúsculas añadidas

Mostramos a nuestro Señor cuán rebosante están nuestras vasijas de gratitud, cuando nuestros caminos son un reflejo de cuánto le amamos al obedecer y atesorar Su Palabra. Si te das cuenta este accionar es para nuestro propio beneficio pues sirve de salida de emergencia en tentaciones, es un bálsamo en momentos de angustia, refresca nuestra tierra, en fin son muchos sus beneficios.

Amada, la gratitud mantiene nuestros corazones en posición vertical, contando las bendiciones dadas por Dios a nosotras sus  hijas. Te animo a enumerarlas, te  seguro son mas de las que crees. Comenta más abajo y anima a otras a listar sus bendiciones.

PD: Si te animas, te invito a escribir lo que yo llamo el diario del aceite (Basado en la historia bíblica de la viuda de Sarepta) anota cada cosa que Dios ha hecho o te ha dado a ti y los tuyos,  puedes hacerlo este mes, o en una temporada  en que hayas visto la mano de Dios obrando de manera extraordinaria en tu vida. Recuerda compartirla con alguien más, y recurre a él cada vez que necesites recordar razones para dar gracias.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Yanoret Genao

Yanoret Genao

Hija redimida, sierva por amor. Esposa y madre de tres tesoros hermosos. Con una pasión por enseñar y guiar a las adolescentes y jóvenes a atender el llamado de Dios para el cual fueron creadas.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación