La lucha para perdonar es real

Amor. Confianza. Traición… Este es el tipo de cosas de las que se hacen las películas. Y tristemente, también es lo que esperamos en la vida real. No podemos evitar el dolor y la injusticia en este mundo caído, pero sí podemos determinar cómo vamos a responder.  

Si te pidiera que pensaras en alguien con el que se te dificulta llevarte bien o quién te ha lastimado profundamente, mi suposición es que un nombre o dos instantáneamente vienen a tu mente. ¿Te encuentras a ti misma luchando con animosidad en tu corazón hacia esta persona?  ¿Tus acciones hacia ellos reflejan un corazón controlado por la amargura?

Recientemente una chica llamada Corinna dejó un comentario sobre esta lucha con el perdón:

Justo ahora estoy en una batalla para perdonar a unas pocas personas quienes me han lastimado. Esta ha sido una lucha por años. Es realmente difícil aceptar el amor de Dios para mí (y el amor de otros) y tener una relación cercana con El…. Cuando dijeron que no podemos amar a Dios verdaderamente si no confiamos completamente en Él, eso me pegó justo a mí. No sé realmente lo que es el amor, y definitivamente me gustaría saber cómo confiar en Dios.

Corinna no está sola, ¿no es así? La lucha para perdonar es una batalla que todas luchamos en tiempos diferentes. La lucha es real. Pero la conclusión que te pudiera estar faltando es que la lucha no es justo entre tú y ellos, el ofendido y el ofensor; es entre tú y Dios.

Presiona pausa

No conozco tu historia o porque es por lo que estás pasando, pero si sé esto: Yo he sido lastimada. (Todos lo hemos sido). Tal vez por este dolor, cuestiones el amor de Dios hacia ti. Dios no te rescato de esa dolorosa situación o te protegió del daño, así que ahora no estas segura de que hacer con el desastre en el que te encuentras o cómo perdonar a aquellos quienes lo causaron. Tal vez no estés segura si Dios realmente te ama o si es digno de confianza.

Dejemos de seguir reproduciendo las grabaciones. Solo al entender quién es Dios y lo que Él ha hecho por nosotras podemos superar nuestras dudas sobre Su amor y encontrar el valor para perdonar a aquellos quienes nos han hecho mal.

Nadie como Él

Dios es eterno e inmutable, el mismo ayer, hoy y mañana. Así que sin importar el pecado cometiste ayer, El siempre será fiel y justo para perdonar esos pecados cuando los confieses (1 Juan 1:9).   Y sin importar como otros han pecado contra ti, esto nunca va a cambiar el hecho de que Dios aun es bueno y aun es amoroso.

Dios también es soberano y poderosos. Pudieras estar en una situación donde te sientes como si Dios te ha pasado por alto o se ha olvidado de ti, pero la verdad es que El ve y conoce todo, y El nunca, jamás te va a dejar o te va a olvidar (Deut. 31:6). Es imposible que algo te vaya a apartar del amor que Dios tiene hacia ti. Nada “nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Rom. 8:38–39).

Él va primero

Tal vez tu lucha por aceptar el amor de Dios es por la batalla en tu corazón con tu propio pecado. Hiciste algo “realmente” malo, y temes el enojo de Dios. No estás convencida de que Él te pueda perdonar. Tal vez tú ves a Dios como un hombre con una mecha corta, dispuesto a amar únicamente hasta cierto punto y después allí todo terminar para ti.

Permite que la Palabra de Dios ponga tus temores a descansar. El Salmo 103:12 dice, “Como está de lejos el oriente del occidente, así alejó [Dios] de nosotros nuestras transgresiones”. Pero tú no sabes lo que yo he hecho. ¿Es esto realmente posible para mí? Qué bueno que preguntaste. Sin el sacrificio de Jesús hecho voluntariamente en la cruz, serias eternamente responsable de tus pecados sin esperanza de ser jamás perdonada. La justicia de Dios simplemente no puede permitir que el pecado quede sin castigo.

Pero porque Dios es rico en misericordia y porque Su amor para ti va más allá de tu comprensión, cuando Él te vio en tu estado de muerte espiritual, Él escogió levantarte en vida en Cristo – salvarte por Su gracia (Ef. 2:4–5). Por el sacrificio de Jesús hecho voluntariamente en la cruz, eres considerada libre eternamente de pecado sin oportunidad de volver a ser esclavizada de nuevo. La justicia de Dios simplemente no puede permitir que el pecado que Jesús tomó sobre Sí mismo aun sea usado en contra tuya.

Sigue Sus pasos

En la vida de Jesús vemos el perdón moldeado hermosamente y perfectamente.

 

  • Jesús instruye a Sus discípulos en lo que significa perdonar. (Mat. 18:21–35, 6:9–13).
  • El extiende perdón a los perdidos incluso antes de sanarlos de sus enfermedades físicas (Marcos 2:4–12; Lucas 7:40–50).
  • Él nos deja un maravilloso ejemplo al perdonar a los mismos quienes se burlaron de Él y lo golpearon y lo mataron (Lucas 23:33–35).

¿Quién ha sido jamás más mal entendido que Jesús? ¿Quién ha sido jamás más injustamente tratado que Jesús? ¿Quién ha tenido jamás suficiente razón para rehusarse a amar a Sus enemigos? Y aun así lo que Él hizo… Él murió por Sus enemigos, perdonó a Sus enemigos, y con alegría dio la bienvenida a Sus enemigos a la presencia del Padre.

 

Amo  estas palabras escritas en el siglo diecinueve por el escritor de himnos Philip Bliss describiendo ese gloriosos momento en la historia cuando Cristo nos liberto:

El varón de gran dolor es el Hijo del Señor; Vino al mundo por amor, Aleluya! Es mi Cristo!

El llevó la cruenta cruz para darnos vida y luz; Ya mi cuenta el pago, Aleluya! Es mi Cristo!

Quiso el por mi morir; puedo hoy por el vivir. Quiero solo a él servir, Aleluya! Es mi Cristo!

Cuando venga nuestro Rey, luego yo su faz veré, Y sus glorias cantaré, Aleluya! Es mi Cristo!

 

Como en la parábola del Buen Samaritano debemos extender el amor de Dios a otros siguiendo los pasos de Jesús. Somos llamadas a perdonar “como Cristo os perdonó” (Col. 3:13).  En esos momentos en los que encuentras este llamado difícil, ve a Dios quien primero modelo el perdón; considera lo que Él ha hecho por ti.



 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Leanna Shepard

Leanna Shepard

Leanna comenzó a servir como parte del staff de Revive Our Hearts en el verano del 2014. Aunque es originaria de Akansas y se encuentra residiendo en Michigan, su ciudadanía está en los Cielos, habiendo sido adoptada como hija del Rey cuando tenía 10 años. Le encanta el té caliente, los buenos libros, probar nuevas recetas en la cocina y apoyar a su equipo favorito, los Cardenales de San Luis.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión