Libre de mentiras: Verdades para las jóvenes

Nosotros creemos que la mayoría de las jóvenes cristianas (y las no tan jóvenes!) sufren las consecuencias de creer mentiras. Estas consecuencias incluyen relaciones rotas, temor, depresión, desprecio por sí mismas y sentido de culpabilidad para mencionar algunas.

Los resultados de creer mentiras pueden ser tan numerosos como el tipo de mentiras que una pueda creer. Pero si hay una palabra que resume los resultados de creer cualquier tipo de mentira, es la palabra cautiverio.

Esclavizada por las mentiras

¿Hay alguna área de tu vida donde te sientas cautiva? Estás esclavizada a algo si no puedes liberarte de las emociones dañinas y patrones pecaminosos en tu vida. Jesús dijo, «Cualquiera que comete pecado es esclavo del pecado.» (Juan 8:34) Si eres cautiva hay algo que está consumiendo algún área de tu vida acerca de la cual no puedes dejar de pensar—como comida, un hombre, tu apariencia, «Cada uno es esclavo de aquello que le ha vencido.»(2 Pedro 2:19).

Quizás te sientas cautiva de tu pasado y no te sientes libre para ser utilizada por Dios. O quizás estas cautiva a la imagen de tu cuerpo y no puedes disfrutar la comida como es la intención de Dios que lo hagas. O quizás eres cautiva pasando horas y horas inmersa en el internet o mandando mensajes de texto, y no eres libre de estar en soledad. Quizás estas cautiva de una fe basada en tu actuación y no estás libre de disfrutar a Dios. Quizás estas cautiva al temor, miedo, ira, depresión o a la auto-compasión.

Queremos que sepas que no estás sola. Muchas otras mujeres han estado ahí. Incluso nosotras mismas hemos estado ahí. De todas maneras, nosotros, conjuntamente con un sinnúmero de otras, hemos aprendido cómo encontrar libertad de las mentiras que Satanás lanza a nuestro paso.

El camino a la libertad

La verdadera libertad se encuentra en una vital y creciente relación con el Señor Jesucristo. Jesús (la Palabra Viva) se ha revelado a sí mismo en las Escrituras (la Palabra de Dios escrita). Si nosotros hemos de conocerle debemos ser devotas en la lectura, estudio y meditación de la Palabra escrita. No hay sustituto alguno ni atajos tampoco. El Enemigo está constantemente confrontándonos con sus mentiras. Para no ser cautivas de su engaño, nuestras mentes y corazones deben de estar llenas del Señor Jesucristo y saturadas con su Palabra.

Pero no es suficiente saber la Verdad. Debemos también rendirnos a ella. Eso significa que debemos disponernos a cambiar nuestra manera de pensar y estilo de vida en cualquier área que sea inconsistente con la Verdad tal y como se nos revela en la palabra de Dios.

Millones de adolescentes claman ser cristianas y son muy activas en su grupo de jóvenes, no obstante se están engañando a sí mismas; ellas andan de una manera no bíblica. Sus valores, sus respuestas, sus relaciones, sus decisiones y sus prioridades revelan que han comprado la mentira del Enemigo y han abrazado la manera mundana de pensar.

Viviendo de acuerdo a las Escrituras requiere un esfuerzo consciente de rechazar la decepción y abrazar la Verdad. Es por esto que el salmista ora, «Mantenme alejado de caminos torcidos… he optado por el camino de la fidelidad.» (Salmo 119:29-30, NVI) 

La elección de vivir en libertad

¿Le pedirías a Dios que te librara y guardara de cualquier mentira que se haya anidado en tu mente y corazón? ¿Está dispuesto tu corazón a escoger «el camino de la verdad»? Esto no siempre te será fácil— de hecho, a veces será verdaderamente difícil. Pero el camino de la Verdad es la vía de la bendición y el gozo.

  • Nuestros corazones claman a Dios para que te rescate de las mentiras de este mundo.
  • Queremos que abraces la vida—Su vida en ti— a plenitud!
  • Queremos que disfrutes de la verdad que Él vino a darte.
  • Queremos que tu vida llene cada uno de los propósitos para los cuales Él te creo.

Y queremos ver que Dios use tu vida para ayudar a los demás en tu generación—y la próxima—a que experimenten la gran libertad y gozo de caminar en la Verdad! 

Personalizando

¿Puedes tú identificar las mentiras que se han anidado en tu mente y corazón? ¿Cómo han influenciado tus valores, relaciones y conducta? Pídele al Señor que te libre de esas mentiras y luego hazte el propósito de caminar en la Verdad.

© Revive Our Hearts. Adaptado de «Mentiras que las mujeres creen» por Nancy Leigh DeMoss y Dannah Gresh. Usado con permiso. www.AvivaNuestrosCorazones.com

 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.