Querida joven insegura

Ella era hermosa.

No en el sentido en que “«odo el mundo es hermoso» sino que realmente era hermosa. Tenía cabellera larga y rubia, piel perfecta y estilo encantador.

Con mi pelo pajoso y castaño, no tan linda piel y un estilo que exclamaba desorden, yo era la que estaba en el micrófono. Yo era la conferencista en un evento en su iglesia para jóvenes y mujeres ese fin de semana. De repente, llegó el tiempo para hacer preguntas. Cualquiera me podía hacer preguntas. Pensé en lo valiente que ella era en levantar la mano con su mamá sentada al lado y con otras 300 mujeres a su alrededor. Pensé que ella estaba siendo muy valiente cuando preguntó,

«¿Qué le dirías a una joven que siente que ella no es suficiente? Yo no soy muy segura de mi misma. ¿Cómo puedo lidiar con esta inseguridad?»

Tú sabes lo que se siente ser insegura. Para algunas de ustedes, se siente como que eso es lo único que conocen. Entonces, ¿qué le respondí? ¿Qué te respondería a ti? Este es mi consejo para todas las jóvenes inseguras en dondequiera que se encuentren...

La inseguridad siempre ha formado parte de lo que significa ser una mujer. Abre tu Biblia y lee la historia de la primera mujer que existió en Genesis 1-3. Eva era hermosa. Ella fue creada en total perfección. Además de esto, ella era la única mujer en el mundo entero. Miss América va a.... ¡Eva! ¿Miss Universo? ¡Eva se lo lleva también! ¿La más popular de todas, cuál es? Sip, esa es Eva. Puede parecer que bajo esas circunstancias era imposible que Eva se sintiera insegura. Pero este no era el caso.

Mira ahora como el enemigo la tienta:

«Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.» (Gen. 3: 4-5).

«Serás como Dios.» Lee entre las líneas. Lo que el realmente estaba diciendo es, «Tú no eres suficiente. Tú necesitas ser más, Eva. Tú necesitas buscar una manera de alcanzarlo». La trampa funcionó. Eva estaba desesperada por calmar esa inseguridad y le dio una mordida a la fruta prohibida.

Por tantos años yo pensé que la inseguridad era solo parte de lo que significaba ser mujer. Toda fémina sabía ser insegura. Parecía que así había sido siempre y que así siempre iba a ser. Necesitamos entender que este es una de las cosas que utiliza el enemigo para tentarnos.

Si el enemigo puede hacer que nos concentremos en todas las maneras en que nos quedamos cortas, inevitablemente, quitaremos el enfoque que tenemos en Dios y en todas las maneras en que Él es suficiente. Esto ha sido verdad desde el principio, pero así no es que tiene que terminar tu historia.

El Señor no te deja adivinando

Él no nos deja adivinando cuánto valemos y lo que somos para Él. Hace unos años, mi mundo fue cambiado de manera radical cuando hice esta oración...

«Señor, enséñame cómo te sientes en relación a quién yo soy» 

No encontré un lindo eslogan de cómo Dios me ama como yo soy (aunque es verdad). No encontré una lista de halagos aquí y allá. Lo que encontré fue que desde el Génesis hasta el Apocalipsis, la Palabra de Dios revela la profundidad, la eternidad y la dependencia que hay en Su amor y la aceptación de quién yo soy. No tienes que tomar mi palabra por verdad, de hecho, me encantaría que te sumergieras en la Palabra de Dios y buscaras respuestas de Sus sentimientos hacia ti. Pero aquí te tengo un anticipo.

  • Tú llevas la imagen de Dios (Gen.1:27)
  • Dios te ama con un amor incondicional y eso significa que nunca se acabará ni cambiará (Jer.31:3)
  • Fuiste creada maravillosamente.(Ps.139:14)
  • El Rey está cautivado por tu belleza. (Ps.45:11)
  • Él conoce cada detalle de quién tú eres. Él te estudia como un artista estudia su obra más grande o un novio estudia su prometida. (Mat. 10:30)
  • Fuiste comprada por un precio. (1Cor.6:20)
Cuando la inseguridad toque a tu puerta, estas son las verdades que debes recordar. Cuando la voz de tu cabeza grite, «¡Tú no eres suficiente!» Párate y grítale de vuelta, «Yo lo soy para Jesus!»
con la Palabra como tu eje central.
 

La decisión que cada joven debe tomar

Esas son unas verdades muy poderosas. Dios claramente ha declarado que tú eres amada grandemente y eres de gran valor para Él. Con eso en mente, aquí está una pregunta que te debes hacer...

¿Dejaré que las promesas de Dios sean suficientes para mí, o...?

  • ¿Necesitaré lo que dice Dios sobre mí y el amor de un muchacho para sentirme bien?
  • ¿Necesitaré lo que dice Dios sobre mí y el ser la chica más popular en el colegio para sentirme bien?
  • ¿Necesitaré lo que dice Dios sobre mí y perder 15 libras para estar contenta?
  • ¿Necesitaré lo que dice Dios sobre mí y un closet nuevo para estar contenta?
  • ¿Necesitaré lo que dice Dios sobre mí y ser la primera en mi clase para ser lo que quiero ser?
No puedo hacer nada sobre los días que esté un poco más gordita. No tengo una varita mágica que pueda arreglar la piel y hacerla perfecta o mejorar mi clóset. (¡Ya lo hubiese hecho por mi misma!) Pero eventualmente tuve que preguntarme, «A la luz de todo lo que dice Dios sobre mí, ¿no se supone que estas cosas tengan menos importancia?»

Al final, la inseguridad es por la falta de fe. No creemos que somos lo que Dios dice que somos. Los tentáculos de la inseguridad empiezan a soltar mi corazón cuando por fin decido creerle a Dios y a su Palabra y lo que Él dice del valor que tengo y decidir ser suficiente.

El secreto para la seguridad

El tiempo me ha enseñado un secreto que hubiese querido saber en mi adolescencia— las jóvenes más bonitas son las más seguras de sí mismas. Ellas no necesariamente tienen esa confianza porque son bonitas. Ellas son bonitas porque son seguras de sí mismas.

La gente se siente atraída a una joven que sabe quien es y no tiene miedo de enseñarlo. Si eres cristiana, esa es quien eres. ¡Tú eres la hija del Rey de Reyes! Sé eso 100%. Ten confianza en tu valor para Él y en la belleza en la que Él te creó. Te lo aseguro, la gente se sentirá atraída por tu seguridad. Luego tendrás la oportunidad de enseñarles cuál es la verdadera belleza.

A la dulce joven en el público y todas aquellas jóvenes inseguras de sí mismas que están leyendo este blog... la inseguridad no tiene que formar parte de tu historia. Puedes estar segura en quién dice Dios que eres. La Biblia nos dice que ese es el secreto para desenmascarar la verdadera belleza.

«Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.» (1 P. 3:3-4).

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin ama a las mujeres jóvenes. Fundó Ministerios Graffiti en respuesta a su exposición a las niñas adolescentes que luchan en las áreas de la identidad, la autoestima, y la verdadera belleza. Erin es la autora de varios libros que aplican la verdad de Dios a grandes temas como la belleza, la pureza y la maternidad. Erin y Jason son padres de dos niños adorables, Eli and Noble.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión