Un mandato y una promesa | Leamos la Biblia juntas | 1 Pedro 5:5-7

En los versículos anteriores, Pedro se dirigía especialmente a los ancianos de la iglesia y les enseñaba cómo luce un pastorado piadoso y si en algún momento te sentiste como quien observa al maestro mientras sermonea a un compañero de clase, quiero decirte que hoy el maestro se está volteando, mirándote a ti a los ojos y está listo para decirte algo a ti también. #leamoslaBibliajuntas.

5 Asimismo, vosotros los más jóvenes, estad sujetos a los mayores; y todos, revestíos de humildad en vuestro trato mutuo, porque Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes.

6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él os exalte a su debido tiempo,

7 echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros.

---1 Pedro 5:5-7---

A lo largo de toda la carta hemos visto cómo Pedro ha sido enfático en el tema de la sumisión, nos manda a someternos  a las autoridades del gobierno (1 Pedro 2:13–17), manda a los siervos a someterse a sus amos (1 Pedro 2:18–25), y a las esposas a que se sometan a sus esposos (1 Pedro 3:1–7). Ahora llama a los jóvenes a sujetarse a los mayores y a toda la iglesia a revestirse de humildad. De manera que de aquí no se escapa nadie, todo creyente está llamado a caminar por el sendero de la sumisión y eso te incluye a ti joven verdadera.

Un mandato a la juventud

Algo que siempre me ha llamado la atención, es la desconexión que existe en esta generación entre los jóvenes y los ancianos, es como si cada uno hablara un idioma completamente diferente. Los jóvenes viven en una subcultura en la que los mayores no son bienvenidos, de hecho a veces hasta son vistos como un estorbo y un motivo de vergüenza. ¡Quiero alertarte! Este no es el modelo bíblico para este tipo de relaciones, en el versículo 5 hay un mandato muy claro a la juventud a someterse al liderazgo de los mayores, a dejar a un lado los aires de insubordinación e irrespeto y a dejarse guiar por ellos. Todo esto debe suceder en el contexto de una relación saludable entre jóvenes humildes deseos de ser guiados y ancianos que modelan con su vida el servicio a Cristo.

Vístete de humildad

Luego en el llamado a toda la iglesia (de la cual tú también eres parte), manda a revestirse de humildad, a ponernos la ropa para ese trabajo, a vestirnos con algo apropiado para servir a los demás, así como cuando Jesús se ciñó la toalla para lavarle los pies a sus discípulos (Juan 13:4) y la razón por la que nos encomienda eso es porque es una evidencia de que somos hijos de Dios. ¡Dios le da gracia al humilde!

Humíllate ante Dios

¡Qué contundente es la declaración de que Dios se opone al orgulloso! Si alguien se va a oponer a ti, procura que ese no sea el Creador de los cielos y la tierra. El orgullo es el camino contrario hacia Dios, es la garantía de que no contaremos con su favor ni su gracia. Y como tú eres suya, Pedro te exhorta a que te humilles ante su poderosa mano.  ¡Hagámosle preguntas al texto!

¿Qué significa humillarse ante Dios?

Recuerda que esta definición debe ser dada tomando en cuenta el tema central de la carta “el sufrimiento por hacer la voluntad de Dios”, así que humillarse significa estar dispuestas a ser fieles pesar de cualquier sufrimiento o vergüenza que pueda resultar de nuestra fidelidad a Cristo. Significa aceptar su voluntad cualquiera que sea y abrazar el plan que de antemano Él ha preparado para nuestras vidas.

Humillarse ante el gran poder de Dios es mirar a tu alrededor y reconocer que todo lo que acontece forma parte de su plan de amor para tu vida y darle la bienvenida con fidelidad a las pruebas que tocan a tu puerta.

¿Cómo puedo humillarme ante Dios?

La forma en la que Pedro nos invita a humillarnos delante de Dios es poniendo todas nuestras ansiedades en sus manos. El miedo es totalmente contrario a la fe, por eso necesitamos aprender a confiarle a Dios todo lo que nos preocupa y a estar conscientes de la presencia de Dios en medio nuestro y de su absoluto control sobre nuestras vidas. Dios se encargará de sostenerte en medio del sufrimiento que experimentes por hacer el bien, a Él no se le escapará ningún detalle de tu vida, así que cuando la ansiedad trate de paralizarte, tráela a Dios confiando que Él cuida de ti.

¿Cuál es el beneficio de humillarnos ante Dios?

El mandato de humillarnos ante Dios trae consigo una recompensa, la Biblia está llena de ecos de esta maravillosa noticia y es que llegará un día en el los humildes serán exaltados, en el que los sencillos serán honrados y el mundo que enaltecido que rechazó al Salvador sufriente será testigo de ese maravilloso momento. Ese día no sucederá mientras tus compañeros de clase se burlan de ti en la cafetería esto sucederá en el futuro, en el tiempo que Dios ha dispuesto para el retorno de nuestro Salvador. ¡Yo vivo para ese día!

Reflexionemos

¿Qué paso en tu relación con las personas mayores te lleva este texto a tomar?

¿Te caracteriza un carácter servicial? ¿Estás siendo intencional en servir a los que te rodean?
¿Qué te produce ansiedad? ¿Qué paso de fe tomarás hoy para llevar esa ansiedad delante de Dios?

¿Cómo estos versículos te invitan a pedir perdón o dar gracias?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión