Una amistad que transforma

Es muy posible que la mayoría de nosotras estemos rodeadas de muchos amigos, amistades de hace mucho tiempo y amistades recientes. Podemos conocer a muchas personas pero no necesariamente esa amistad tenga como resultado una transformación en nuestra vida y nuestro corazón.

Quiero poner el ejemplo de lo que es una persona transformada por un amigo, una persona renovada y cambiada por una amistad. Este ejemplo es el de Moisés.

Moises pudo haber estado rodeado de tantas personas, pero en el  momento en que Dios le llama, él se queda solo. Se queda en el desierto buscando donde podría vivir, buscando personas, tal vez sin esperanza de encontrar más que arena en el desierto. Pero Dios lo puso alrededor de una familia y luego lo llama en Horeb. Es ahí donde Moisés tiene la oportunidad de conocer a su verdadero amigo, al único y verdadero Dios, El Gran Yo Soy.

La relación de Moises con Dios ha sido un ejemplo para  mí, Moisés tuvo temor de hacer lo que Dios le mandó, pero Jehová actuó como un amigo, y le dijo: “yo estaré contigo” (Éxodo 3:12).  El Señor siempre estaba con él, respondiéndole y a su lado. Es algo que admiro de esta amistad.

Quiero compartir estos versículos que demuestran como Dios se revelaba a Moises como un amigo:

"Y acostumbraba hablar el Señor con Moisés cara a cara, como habla un hombre con su amigo.”. Éxodo 33:11

“Y el Señor dijo a Moisés: También haré esto que has hablado, por cuanto has hallado gracia ante mis ojos y te he conocido por tu nombre” Éxodo. 33:17

La vida de Moisés cambió y aun de su rostro podía verse claramente que había tenido un encuentro con el Creador del universo, y que había sido transformado de adentro hacia afuera. Todo esto por tener una amistad con Dios, con su amigo fiel, quien nunca falla. (Éxodo 34:29)

¿Qué tengo que hacer para que Dios me considere como un amigo? ¿Hay algo que debo hacer? ¿Algún requisito? ¿Un número de reglas que seguir?

La única manera en que Dios nos considera amigos es a través de Cristo, y no solo amigos, sino hijos y Él nuestro Padre. “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto” Juan 14:6-7.

¿Alguna vez has experimentado como Dios ha actuado como un amigo y Padre en tu vida? Puedes compartirlo con nosotras.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Albelina  Reyes Gómez

Albelina Reyes Gómez

Albelina disfruta de dar consejos a través de la Palabra de Dios a adolescentes y jóvenes. Es voluntaria de varias organizaciones que promueven las misiones, y dar a conocer a Cristo en su país, Republica dominicana. Le encanta escribir, anécdotas y sobre las cosas que aprende a través de las circunstancias y el día a día, en su tiempo libre, le gusta pintar y tocar guitarra. Es su deseo que toda mujer pueda experimentar y conocer el amor y los grandes propósitos de Dios para sus vidas.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión