Examinando el corazón del ministerio de mujeres

Escrito por Karen Hodge

¿Cuántas mujeres asisten a tu estudio bíblico?

¿Tu último evento tuvo éxito?

¿Tienes suficientes voluntarias?

¿Están las mujeres animándose a dar un paso adelante para comenzar a enseñar?

Cuando se nos pide que evaluemos el estado actual del ministerio de mujeres, podemos caer en la tentación de informar solo sobre los aspectos externos. Pero tal vez debamos profundizar y considerar la salud de nuestro ministerio de mujeres.

Todas estamos familiarizadas con lo que implica un examen físico anual. Requiere tiempo y atención para investigar no solo nuestra salud física externa sino, quizá más importante, nuestro bienestar interno. Nuestros médicos pueden extraer sangre o realizar otras pruebas de diagnóstico, pero una cosa es segura: un buen médico siempre empieza colocando un estetoscopio en nuestro pecho para escuchar nuestro corazón. ¿Por qué? Porque el corazón suministra la sangre vital que nutre y limpia el resto del cuerpo para que cada parte pueda funcionar a su máximo potencial.

No sé tú, pero ir al médico a veces puede ser una experiencia aterradora. Una visita está llena de posibles incógnitas que podrían descubrirse. Sin embargo, todas sabemos que es vital para nuestra salud que nos hagamos una revisión médica.

Así que, como tu amiga y maestra del ministerio de mujeres, te insto a que te detengas y te hagas una revisión. Te animo a que veas más allá de los éxitos o fracasos percibidos externamente y mires la realidad interna sin importar lo aterradora que pueda parecer la perspectiva. El examen implica ir al corazón, al alma y a la mente del asunto, porque todo en el ministerio de mujeres es un desbordamiento de la vitalidad y la fuerza de estos elementos.

Detente para una revisión del ministerio

Entonces, ¿cómo empezamos este examen? Debemos volver a los fundamentos, nuestro mandato en el ministerio de mujeres.

«Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina ». -Tito 2:1

Nuestra obediencia a esta instrucción bíblica determinará la salud general de nuestras mujeres, de nuestro ministerio de mujeres y, sobre todo, de nuestra iglesia. El mandato en el Libro de Tito, capítulo 2, establece la trayectoria de la misión de nuestro ministerio de mujeres e indica los métodos y las motivaciones del mismo. La palabra «sana» en este versículo significa «saludable o higiénico». No se necesita mucho para imaginar, o puedo sugerir, olfatear la alternativa. El ministerio de mujeres no saludables traerá muerte, pero el ministerio de mujeres sano es vivificante.

La palabra «saludable» connota la idea de ser robusto, fuerte, completo, lleno de vida, próspero y floreciente. ¿No te gustaría que estas palabras describieran tu vida, tu ministerio de mujeres y tu iglesia? Una vida sana, unas relaciones sanas, un ministerio de mujeres sano y una iglesia sana, surgen de una doctrina sana. Así que, diagnosticar la vitalidad espiritual de nuestro ministerio de mujeres es una consideración profundamente teológica pero inmediatamente práctica. La sana doctrina debe estar en el corazón bombeando todo lo que hacemos, decimos y vivimos en el ministerio de mujeres.

Así que, al igual que mi doctor me hace algunas preguntas básicas de diagnóstico al comienzo de mi examen físico anual, te propongo algunas para que las consideres en oración. Estas preguntas podrían utilizarse para diagnosticar tu salud individual como maestra del ministerio de mujeres. También podrían ser utilizadas por tu equipo del ministerio de mujeres para evaluar honestamente la salud de tu ministerio actual. Y, por último, estas preguntas podrían utilizarse para considerar si un evento o actividad específica puede haber perdido su vitalidad. Es importante tener en cuenta que no todas las actividades o eventos cumplirán con todas las preguntas que aparecen a continuación, pero cada una debería cumplir al menos con algunas de ellas.

Herramienta de diagnóstico del ministerio de mujeres

  1. ¿Por qué hacemos esto?
  2. ¿Cómo glorifica esto a Dios al reflejar Su carácter?
  3. ¿Qué enseña esto a las mujeres sobre la perspectiva bíblica de la feminidad?
  4. ¿Qué le enseña a la mujer acerca de vivir en comunidad y reflejar la gracia unas a otras?
  5. ¿Esta actividad o tarea fluye de las Escrituras?
  6. ¿Cómo fomenta esta actividad la comunidad entre las mujeres?
  7. ¿Cómo fomentará la comunión con otros miembros, grupos de edad y ministerios de la iglesia, su liderazgo y nuestra denominación?
  8. ¿Cómo se amplían los límites de la comunidad para abarcar a los que están fuera de la iglesia?
  9. ¿Cómo demuestra esto la compasión de Jesús?
  10. ¿Lo que hacemos y cómo lo hacemos dará vida a nuestra iglesia o le quitará vida?
  11. ¿Cómo mostramos nuestras respuestas a las preguntas anteriores a las participantes en el ministerio para que entiendan por qué hacemos lo que hacemos?

Aspira a una iglesia saludable

A menudo las mujeres vienen a mí pidiendo una fórmula fácil de diez pasos para un ministerio de mujeres exitoso o sobresaliente. Y después de escuchar algunas de sus frustraciones, les ofrezco estas preguntas para ayudarlas a comenzar a llegar a la realidad de la salud interna de su ministerio de mujeres. Sin embargo, siempre termino animándolas a mirar hacia arriba, hacia una meta eterna. En última instancia, nuestro objetivo no debería ser tener un ministerio de mujeres exitoso, sino una iglesia saludable. Cuando nuestra iglesia se basa en la sana doctrina, nuestras mujeres y nuestros ministerios de mujeres prosperarán y darán vida porque ambos están espiritualmente sanos.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Maestra Verdadera?

Donar $3

Únete a la conversación