Mujer mayor, ¡ponte de pie sé una Dorcas!

Que el Dios de la paciencia y del consuelo os conceda tener el mismo sentir los unos para con los otros conforme a Cristo Jesús, para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. Por tanto, aceptaos los unos a los otros, como también Cristo nos aceptó para gloria de Dios.- Romanos 15: 5-7

Fue una de esas conexiones que no podría haber orquestado yo misma. Muchas mujeres asistieron a la reunión en la que estaba hablando, pero de repente, me encontraba sola con una mujer. Lori pareció sorprendida, no solo por la circunstancia inusual, sino también por su franqueza cuando comenzó a contarme su historia sobre haber tenido un aborto cuando estaba en la universidad.

Más tarde me escribió para decirme que haber tenido a una mujer mayor que ella, que la escuchara y orara por ella, le dio el valor para compartir su historia con una de las mujeres de su iglesia. Esta mujer aceptó y amó a Lori y, finalmente, Lori se involucró en el ministerio de mujeres e incluso compartió su testimonio en su estudio bíblico. Ser acogida por otras mujeres liberó a Lori para establecer relaciones significativas con ellas y usar su experiencia para ministrar a otras mujeres con Síndrome Post Aborto. Ese es el poder de darnos la bienvenida unos a otros como Cristo nos dio la bienvenida.

¿Cómo lo hacemos? ¿Cómo ministramos a las mujeres de una manera que las dirija a Jesús? Las Escrituras nos hablan de una mujer llamada Dorcas que tuvo un impacto dramático en su iglesia local. Cómo hizo esto, es una ilustración intrigante de ánimo, armonía y unidad de una sola voz que glorifica a Dios.

«Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita (que traducido al griego es Dorcas); esta mujer era rica en obras buenas y de caridad que hacía continuamente. Y sucedió que en aquellos días se enfermó y murió; y lavado su cuerpo, lo pusieron en un aposento alto. Como Lida estaba cerca de Jope, los discípulos, al oír que Pedro estaba allí, le enviaron dos hombres, rogándole: No tardes en venir a nosotros. Entonces Pedro se levantó y fue con ellos. Cuando llegó, lo llevaron al aposento alto, y todas las viudas lo rodearon llorando, mostrando todas las túnicas y ropas que Dorcas solía hacer cuando estaba con ellas. Más Pedro, haciendo salir a todos, se arrodilló y oró, y volviéndose al cadáver, dijo: Tabita, levántate. Y ella abrió los ojos, y al ver a Pedro, se incorporó. Y él le dio la mano y la levantó; y llamando a los santos y a las viudas, la presentó viva. Y esto se supo en todo Jope, y muchos creyeron en el Señor».- Hechos 9:36-42

Dorcas la discípula

¿Por qué la muerte de Dorcas hizo que los líderes de la iglesia enviaran a dos hombres a Lida para instar a Pedro a «Venir a nosotros sin demora»? Seguramente otras personas de la iglesia habían muerto. ¿Qué tenía Dorcas que creó esta crisis? Ella no era una líder de alto perfil. Su ministerio no llegó a los titulares. Dorcas no era el foco de atención. Hay un elemento de especulación aquí, pero sabemos que, ante todo, Dorcas fue una discípula de Jesús. Ella era una mujer común que amaba y se preocupaba por quienes la rodeaban, como un desbordamiento de la gracia de Dios en ella. Dio la bienvenida a otros a su vida porque Jesús la había acogido a ella en su vida. Siempre que alguien refleja el amor y la misericordia de Jesús, es extraordinario.

La muerte de Dorcas fue diseñada por un Dios soberano para demostrar Su amor a la Iglesia y extender Su reino a través de Jope. Sacó a una persona que era muy amada y cuyo ministerio tocó la vida de las personas en esa iglesia y comunidad, y luego se la devolvió como un regalo de Él.

Las hijas de Dorcas hoy en día

Cuando observo a las hijas de Dorcas de hoy en día, veo en sus acciones lo que imagino que era cierto de la Dorcas de Jope:

Una hija de Dorcas recibe con entusiasmo a una visitante de la congregación y la invita a tomar el té. Escucha a la mujer, aprende sobre su soledad e inseguridad, evalúa sus dones y circunstancias, y luego le pregunta gentilmente si tendría tiempo para ayudar a hacer el dobladillo de algunas prendas. Tiene cuidado de no imponer exigencias a la mujer, sino de comunicar la fe en su potencial. Pronto, Dorcas se da cuenta de que la mujer está sentada con un visitante y la invita a almorzar, sembrando lo que fue sembrado en ella. Y así la armonía y el amor crecen silenciosamente en la familia de la iglesia.

Otra hija de Dorcas se acerca a algunas madres jóvenes y les pregunta si ellas y sus hijos irán con ella a visitar a los ancianos. Ella ayuda a los niños a hacer tarjetas, sugiriéndoles versículos bíblicos para que escriban en las tarjetas. Se desarrollan relaciones generacionales y la vida comunitaria de alianza es más fuerte.

Otra parecida a Dorcas envía tarjetas de aliento y agradecimiento a los enfermos, a los que atraviesan tiempos difíciles y a los jóvenes que están en el ejército o en la universidad. Y aquellos que pueden ser vulnerables a alejarse de la iglesia se acercan más.

Otra discípula de Dorcas saluda a quienes visitan la iglesia por primera vez, aprende algo sobre ellos y anota sus nombres. La semana siguiente, los saluda por su nombre y les presenta a otras personas para que comiencen a sentirse «como en casa». Continúan regresando y la iglesia crece.

Me encanta ver a la hija de Dorcas que se interesa especialmente por la esposa y los hijos del pastor. Con frecuencia expresa su agradecimiento por su disposición a compartir a su esposo/ papá con la congregación. Ella escribe notas para el pastor y los ancianos de la iglesia, agradeciéndoles por su ministerio.

Y luego están esas hijas de Dorcas que son madres espirituales de mujeres más jóvenes. Cuando se reúnen para estudiar la Palabra de Dios y orar, hay momentos en que una joven expresa desilusión y frustración en su matrimonio. Se siente sola porque su esposo no está tan atento como a ella le gustaría que lo estuviera o porque duda de su madurez espiritual. Dorcas la guía gentilmente para que vea que su falta de aceptación de su esposo puede estar creando una barrera para su crecimiento y desarrollo. Hablan de cómo la joven puede ser una dadora de vida para su esposo.

Puedo imaginarme a Dorcas desafiando con amor y firmeza a la mujer con el nido vacío que se queja del aburrimiento, de que hay trabajo del reino por hacer, y ofreciéndose para ayudarla a participar en el ministerio. Pero cuando una madre joven expresa su frustración por no poder participar en el ministerio porque tiene hijos pequeños, esta misma Dorcas la anima a recordar que hay diferentes etapas de la vida y que su campo misionero es su hogar en esta etapa de la vida.

Las mujeres a menudo escuchan las palabras «Oraré por eso» de Dorcas. Y de alguna manera saben que realmente lo hará, tal vez por el pequeño cuaderno que abre inmediatamente para garabatear un recordatorio, o tal vez porque dice: «Oremos ahora mismo», y lo hacen.

La gente se siente amada cuando está con Dorcas, incluso aquellos adolescentes con sus peinados locos y sus ropas extravagantes. De alguna manera, no parece haber ninguna diferencia para Dorcas. Las madres de estos adolescentes también se sienten cómodas con ella porque habla de lo maravilloso que es que la iglesia tenga tantos jóvenes en lugar de preguntarse qué le ha pasado a la generación más joven.

Esto es lo que he visto en las actuales hijas de Dorcas en las iglesias locales de todo el país. Puedo ver a una Dorcas contemporánea incluso cuando visito una iglesia a la que nunca he asistido. Siempre hay gente a su alrededor. A veces se ríen, a veces ves lágrimas. Tiene una sonrisa, un abrazo y una palabra amable para todos. ¿Es de extrañar que la muerte de Dorcas cree un vacío en una iglesia?

Unidas en una sola voz y corazón

Cuando estamos unidas a Cristo, estamos unidas a sus otras hijas adoptivas. Compartimos un propósito y un potencial común. Estamos llamadas a vivir para la gloria de Dios reflejando su glorioso carácter en cada situación y relación. No podemos hacer esto con nuestras propias fuerzas, pero Dios nos ha dado Su Espíritu y Su Palabra para empoderarnos.

Dorcas es un comentario sobre cómo vivir para la gloria de Dios en las circunstancias ordinarias de la vida. Ella tuvo un efecto unificador en su iglesia. Tú también lo harás cuando te levantes y ocupes tu lugar entre las hijas de Dorcas que, con una sola voz y corazón, glorifican al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.

Adaptado del libro de Susan, Spiritual Mothering: The Titus 2 Model for Women Mentoring Women , publicado por Crossway.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Maestra Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Susan Hunt

Susan Hunt

Susan es esposa de pastor, madre, abuela y asesora del Ministerio de la mujer norteamericana en la iglesia Presbiteriana. Posee un título de Educación Cristiana del Seminario Teológico de Columbia. La carga de Susan por las mujeres y especialmente por la feminidad bíblica, es evidente en varios de sus libros, entre los cuales está "Por Diseno: El Singular Llamado de Dios Para las Mujeres".

Únete a la conversación