-13 | Persistiendo valientemente en la oración | Prepara tu corazón para Mujer Verdadera '15

Texto para meditar: Colosenses 1

Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias. —Colosenses 4:2

La palabra “perseverad” se queda corta comparada a su significado en el texto griego original.  Las siguientes frases comunican mejor lo que Pablo nos está llamando a hacer: “¡Persiste con valentía!” “¡Sujétate fuerte y no se sueltes!”  Nos hace recordar la forma en que Jacob se aferró a su posición cuando se encontró con el Señor en Peniel (que significa “la cara de Dios”) en Génesis 32.

¡Esto es lo que se llama orar de manera radical! No es una oración tibia, con frases adormecidas en tonos susurrantes, ofrecidas sin verdadera fe. No, es el tipo de oración al que Pablo hace referencia cuando nos da instrucciones sobre la guerra espiritual: “Con toda oración y súplica orad en todo tiempo en el Espíritu, y así, velad con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (Efesios 6:18).



La oración valerosa se hace conscientemente apercibidos de la Persona a Quien nos estamos dirigiendo. Es una oración que cree que verdaderamente existe un Dios que escucha y responde las oraciones de acuerdo a Su buena voluntad. Es una oración que busca Su gloria por sobre todas las cosas, por encima de cualquier otro deseo humano.

Este tipo de oración no se satisface con pensamientos vagos o falta de atención; es una oración alerta e intensa.  La mujer que es cuidadosa de practicar esta disciplina permanecerá alerta y sensible a lo que está ocurriendo a su alrededor, deteniéndose cuando fuese necesario para orar con alguna amiga que está en necesidad, ya sea en un sitio público, por teléfono o en una calle llena de gente.  También será cuidadosa de escuchar las inclinaciones del Espíritu Santo cuando la llame a orar.  A través del día y de la noche, ella siempre estará dispuesta a responder a Su llamado a orar.

Una actitud de agradecimiento enmarca este tipo de oración. No hay lugar para un sentido de hacer valer derechos o para tener un espíritu demandante.  La gratitud es la fuente de la cual cada petición se desprende, ya que toda dádiva y todo don perfecto provienen del Padre.

Tómate tiempo para reflexionar

Si eres físicamente capaz de hacerlo, ponte de rodillas y pídele a Dios que te dé un nivel más alto de intensidad y enfoque al orar. Pídele a Su Espíritu Santo que llene tu mente con las necesidades de aquellos que te rodean, que te dé una conciencia de las cosas por las que debes estar intercediendo. Asegúrate de expresarle tu gratitud al Señor.  Usa el texto de Colosenses 1 como un esquema para orar por otros; inserta los nombres de las personas en los lugares adecuados.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3