-21 | El corazón amargado | Prepara tu corazón para Mujer Verdadera '15

Texto Para Meditar: Santiago 1


“Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz de amargura, brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados.” —Hebreos 12:15
“. . . [las mujeres] fueron animadas a compartir sus heridas personales y a ventilar su ira. Mientras un número cada vez mayor de mujeres compartían “su amargura”, fueron llevadas a entender que la fuente de su descontento casi siempre tenía su origen en la interacción o en sus relaciones con los hombres de su vida; con sus padres, sus empleadores, colegas, esposos, maestros, u otros hombres. La amargura aumentó al concluir las participantes que los hombres eran los responsables de la desdicha de las mujeres.” —Mary Kassian*

Aunque quisiéramos, no hay forma de echar el tiempo  atrás y regresar a mediados de los años 60 en Estados Unidos –poco tiempo antes de que el movimiento feminista se propusiera  fomentar un espíritu de descontento y de amargura entre las mujeres. Pero si pudiéramos hacerlo nos daríamos cuenta de que las mujeres estaban luchando con una crisis de identidad, no a causa de los hombres primordialmente, sino a causa de la condición de sequedad espiritual de la iglesia y del declive moral de esa nación.

Habían transcurrido aproximadamente 100 años desde que Estados Unidos experimentó el último gran avivamiento espiritual. Muchas iglesias habían abrazado una visión teológica liberal y centrada en el hombre, y estaban siendo influenciadas por las voces que militaban en la cultura. En su gran mayoría, la iglesia se había debilitado y se había vuelto inefectiva, en lugar de ser sal y luz.

No solo fue esta condición espiritual de la iglesia uno de los factores causantes de la lucha interna que se libraba en estas mujeres, sino que también los cambios ocurridos dentro de la unidad familiar contribuyeron a esta batalla interior. Antes de la Revolución Industrial, muchas mujeres y familias trabajaban hombro con hombro junto al esposo y padre de la familia. Ya fuera el ingreso familiar producto de la agricultura, de un taller, o una tienda en la casa, era una empresa que integraba a la familia completa.

La Revolución Industrial afectó de manera radical la dinámica familiar enviando a los padres a trabajar en factorías y a las madres y a los niños a permanecer en el hogar.  Esta división ocasionó grandes pérdidas: el tiempo juntos como familia se vio afectado, el rol de un liderazgo fuerte por parte del padre, el involucramiento activo de la familia completa para perseguir tareas y metas comunes, la interacción diaria y la comunicación, la fraternidad y la satisfacción que se desprende del trabajo en equipo.

En los tiempos previos a la industrialización, las mujeres se asociaban con sus esposos en un esfuerzo cooperativo. Como co-regente sobre la creación, estas mujeres experimentaban la satisfacción de vivir su identidad y de llenar su rol valioso “de ayuda” de sus esposos de manera tangible.

Aunque la iglesia y la cultura suplieron el terreno fértil para que brotase la amargura en los corazones de las mujeres, la elección de responder a estas circunstancias difíciles con una confianza gozosa es aún nuestra responsabilidad. ¡Qué diferente hubiera sido todo si en lugar de “compartir su amargura” en aquellas reuniones las mujeres hubiesen llevado a cabo reuniones de gratitud!

Tómate un tiempo para reflexionar

¿Puedes reconocer los efectos de la amargura en las familias de hoy? ¿Luchas con la amargura debido a las circunstancias de tu vida? ¿Piensas que mereces una mejor vida de la que tienes?

Medita y ora sobre Santiago, capítulo 1. ¿Cómo se nos instruye que debemos responder a las pruebas?  ¿Qué dice este capítulo sobre la humildad?

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3