-28 | Sacrificio requerido | Prepara tu corazón para Mujer Verdadera '15

Texto para meditar: Romanos 3

Y el SEÑOR Dios hizo vestiduras de piel para Adán y su mujer, y los vistió. —Génesis 3:21

Imagínate aquella escena en el jardín. Antes de la caída todo operaba en perfecta armonía. La creación, formada por la mano y autoridad de Dios, desplegó una belleza que no fue conocida por aquellos que nacieron después de la caída. Toda la creación danzó al elevar un canto de alabanza al Creador; el reino animal no temía a los hombres; no existía el concepto de dolor o de muerte. El mundo estaba lleno del conocimiento de Dios como las aguas cubren los mares. Pero un acto de desobediencia cambió todo aquello y volcó a toda la creación en un estado de corrupción y gemir (Romanos 8:20-22).

La desobediencia de Adán y Eva en el jardín no fue un mero coqueteo con el pecado —fue un acto de traición hacia el Creador.  El Dios santo, el Proveedor y Sustentador, el Justo y Misericordioso, el Dador de toda buena dádiva —fue rechazado. Sus instrucciones no fueron tomadas en cuenta. Hubo rebelión hacia Sus mandamientos.

La penalidad de esta traición debía ser pagada. Debía haber derramamiento de sangre. La muerte ahora entraría en aquel jardín perfecto. Si estuviésemos parados allí como observadores, ¿de qué hubiésemos sido testigos? Considera la relación que Adán había desarrollado con el reino animal.

Antes que Eva existiera, los animales eran los únicos compañeros de Adán. No solo les puso nombres y los cuidaba, sino que probablemente también se pasaba horas disfrutando estos animales que estaban bajo su gobierno. Luego entró la muerte al reino animal. Génesis 3:21 nos permite ver un poco del plan redentor de Dios. Los detalles están ocultos, pero es claramente implícito que se hizo un sacrificio de sangre. Seguramente Adán y Eva habrán sido traspasados al ser testigos de una espeluznante visión: ver a una de sus preciosas ovejas, las cuales nunca antes habían sido hostiles ni agresivas, obedecer calladamente el llamado de su Creador. ¿Qué estarían pensando al ver las tiernas manos del Maestro ser colocadas en el cuello de aquella oveja? ¿Se habrán horrorizado al ver sangre por primera vez mientras la vida de aquella oveja se iba poco a poco? ¿Habrán sentido remordimiento al ver que una criatura inocente estaba cargando con la pena de muerte que correspondía a ellos para proveerles lo que necesitaban para cubrir su pecado? ¿Habrán revivido ellos después, esos momentos cada mañana al cubrirse con sus vestiduras de piel? Algún día conoceremos las respuestas a estas preguntas. Pero por ahora entendemos que este sacrificio se constituiría en el primer presagio de aquél Cordero que sería inmolado por los pecados del mundo. Esta fue la primera insinuación del sacrificio por excelencia que un día sería llevado a cabo en la cruz.

Tómate un tiempo para reflexionar

¿Cómo se relaciona la muerte de Cristo con las elecciones pecaminosas que hemos hecho como mujeres y con la ruptura de nuestra relación con Dios y con otros? ¿Has permitido que tu corazón se torne frío e indiferente hacia la gracia de Dios? Lee Romanos 3 y pasa algún tiempo expresando tu gratitud por el sacrificio de Cristo.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3