-30 | Conflictos de género | Prepara tu corazón para Mujer Verdadera '15

Texto para meditar: Génesis 3

“... tu deseo será para tu marido,
y él tendrá dominio sobre ti.” —Génesis 3:16

En el texto de hoy Dios pronuncia el escalofriante decreto que enmarca el futuro de la humanidad en su estado de criaturas caídas.  Las tentadoras palabras de la serpiente se han ido desvaneciendo hasta convertirse en un recuerdo borroso, y la promesa de ser como Dios se ha convertido en una simple farsa.  Y la seguridad desafiante que decía “ciertamente no moriréis” (Génesis 3:4) ha probado ser la mentira mayor de todas. Todos morimos. De hecho, debido a la caída, la humanidad completa ahora nacería espiritualmente muerta. Todo lo que se produjo como resultado de la alianza de Eva con la desobediencia es destructivo, y nosotras, como hijas de Eva, estamos lidiando con estas consecuencias hoy.

Quizás la consecuencia más retadora que provocó la caída de Eva ha tenido que ver con el asunto del deseo. La palabra hebrea que se traduce como la palabra “deseo” (Génesis 3:16) es un sustantivo interesante. Lo encontramos solamente en otros dos lugares de las Escrituras.  Muchos académicos consideran que este término hace referencia al deseo e impulso de la mujer de “gobernar” o dominar a su esposo, cuando de hecho es al esposo a quien se la ha otorgado la posición de autoridad sobre ella.  Una verdadera receta para el desastre.

Ya sea que estén casadas o solteras, todas las mujeres luchan con este asunto del control.  Tenemos un impulso subyacente de querer controlar a los hombres que nos rodean. Quizás no lo expresemos abiertamente, con entonaciones duras o ataques verbales; quizás algunas de nosotras tomemos una ruta más sutil –de miradas escépticas y silencio manipulador.  Pero cualquiera que sea la forma que tome este control, los hombres se paralizan de temor cuando tienen que enfrentar a una mujer dominante y caen en su lucha más común –la pasividad. A pesar de su posición de cabeza, dada por Dios, muchos hombres felizmente abdicarían de su rol y le concederían ese “honor” a la mujer. John MacArthur dijo lo siguiente:

"Debido al pecado y a la maldición, el hombre y la mujer enfrentarán luchas desagradables; luchas férreas de voluntad en lugar de lo que debieron haber sido relaciones armoniosas dentro del sistema de roles ordenados por Dios. Como resultado de esto, compañeros de toda una vida, los esposos y las esposas, necesitarán de la ayuda de Dios para llevarse bien. El deseo de la mujer será el de enseñorearse de su marido, pero el marido gobernará producto del diseño de Dios. (Efesios 5:22-25)."*

Tómate un tiempo para reflexionar

Evalúa cuál es la forma usual en que te conduces con los hombres. ¿Usualmente ves al hombre como incompetente, menos inteligente que tú, insensible o inmaduro? Considera si has tenido algunas actitudes negativas hacia el género masculino y medita cómo esto puede haber afectado tu trato hacia los hombres. Reflexiona sobre los eventos que ocurrieron en Génesis 3. Pregúntate si reconoces alguna tendencia en tu propia vida que pueda haber sido producto del deseo caído de gobernar sobre los hombres. Confiésale a Dios cualquier área donde quizás estés usurpando el rol de líder que tiene el hombre. Pídele a Dios que te revele cuáles asuntos en tu corazón pudieran estar afectando tu visión de los hombres.  También, pídele a Él que transforme tu entendimiento para que te permita ver a los  hombres con una actitud de respeto que sea compatible con la posición que Dios le ha conferido.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3