12 estrategias para las solteras sobre la hospitalidad

Como mujer soltera ¿esperas ser incluida en la lista de invitados de otros o proactivamente eliges extender hospitalidad?

Romanos 12:13 dice que los creyentes están llamados a practicar la hospitalidad-literalmente, se les llama a que "No se olviden de recibir bien a la gente que llegue a sus casas" (Heb. 13:2 TLA) - no simplemente ofrecer hospitalidad a los amigos. Si quieres demostrar obediencia a tu Padre Celestial, debes elegir practicar la hospitalidad bíblica ahora, en lugar de esperar las "circunstancias ideales" como el matrimonio. Hacer esto te ayuda a no dejarte absorber ni preocuparte demasiado con tu trabajo y tus necesidades sociales.

Quizás estas estrategias te ayuden a dar el salto para iniciar tu aplicación de Romanos 12:13 y Hebreos 13:2:

1. Colecciona y experimenta recetas simples y económicas de postres y comidas (es riesgoso intentar una nueva receta cuando tienes invitados)

2. Mantén provisiones de emergencia que te permita practicar una "hospitalidad no planificada". Entre esas provisiones puedes incluir

  • Papas horneadas y algún aderezo para una cena
  • Ingredientes para Fajitas
  • Queso y galletas saladas
  • Café, té y otras bebidas saludables
  • Platos congelados horneados en casa (envolverlos bien cerrados en pequeñas cantidades e identificarlos con etiquetas; no deben mantenerse por espacio de más de 3 meses). Se descongelarán mientras preparas alguna bebida refrescante.

3. No esperes hasta tener el hogar perfecto o un amplio presupuesto para empezar a practicar la hospitalidad bíblica.

4. Haz una lista de las personas que se sentirían animadas por tu oferta de hospitalidad y ¡disponte a tener tus primeros invitados prontamente!

5. Empieza de forma simple. Un buen comienzo puede ser invitar a alguien luego del servicio dominical de la noche en tu iglesia.

6. Puedes invertir en una olla de cocimiento lento . Una comida preparada en una de estas ollas es una maravillosa manera de tener los alimentos listos cuando regreses a la casa al salir de la iglesia.

7. Reduce el estrés al preparar por adelantado la comida como sea posible. Prepara la mesa con anticipación. Así dejas espacio para prepararte espiritualmente y físicamente para ministrar a tus invitados (Flp. 4:6-9).

8. Mantén tu sentido del humor y sé creativa si algo no resulta como habías planificado. Enfócate en a Quien estás sirviendo realmente y tu perspectiva permanecerá en honrar a Dios (Col. 3:23).

9. Recibe a tus invitados con una sonrisa genuina, y hazles saber que eres bendecida de tenerlos en tu casa. Considera el concepto de que ellos te han honrado aceptando tu invitación. Recíbelos afuera si te es posible y acompáñalos hasta el carro cuando se vayan.

10. Ora que nuestro Amado Padre Celestial te dé gozo al demostrar hospitalidad a otros (Neh. 8:10; Flp. 4:4).

11. No olvides que crear recuerdos requiere tiempo y energía.

12. Decide cultivar un corazón que practique la hospitalidad bíblica que sinceramente comunique "vuelvan pronto." ¿Considerarías extender hospitalidad bíblica pronto? ¿Quién sabe si estarás hospedando ángeles? (Heb. 13:2).

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Pat Ennis

Pat Ennis

Pat Ennis enseñó Economía Doméstica para el Distrito Escolar Unificado de San Diego mientras desarrollaba el Departamento de Economía Doméstica en Christian Heritage College (ahora San Diego Christian College). Se mudó a The Master’s College en 1987 para establecer el Departamento de Economía del Hogar-Familia y Ciencias del Consumidor y luego se mudó al Seminario Teológico Bautista Southwestern en 2011 para asumir el cargo de Profesor Distinguido y Director de Programas de Tareas Domésticas. Es autora de varios libros.

Únete a la conversación