3 respuestas peligrosas a la Palabra de Dios

«Hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseos. Se me juzga a causa de la esperanza de la resurrección de los muertos» (Hechos 23:6).

Con estas palabras Pablo inicia su largo viaje hacia Roma. Lucas mantiene la historia en movimiento a través del nacimiento y crecimiento de la iglesia del Nuevo Testamento, llevándonos desde Pentecostés hasta el primer converso gentil, la conversión de Pablo y sus tres viajes misioneros.

Sin embargo, Lucas baja la velocidad para los capítulos finales de Hechos cuando Pablo, quien ahora está siendo juzgado por predicar el evangelio en Jerusalén, se dirige a Roma para apelar su caso al César. Pero antes de que pueda llegar allá, primero debe presentar su caso a tres líderes en Cesarea: Félix, Festo y Agripa.

Lucas es escaso en los detalles personales de estos gobernantes, pero proporciona cómo cada uno de ellos responde a la Palabra de Vida. Aunque estos hombres no eran seguidores de Cristo (ni lo serían, hasta donde sabemos), sus respuestas a la verdad también deben ser una advertencia para los creyentes.

El procrastinador (Hechos 24:25)

Después de que Pablo testifica ante el sumo sacerdote, él comenta que es romano de nacimiento, lo que le otorga el derecho de apelar su caso ante los tribunales romanos. Eventualmente, esto le permitiría una audiencia ante César, pero antes de que llegara allí, Pablo debía testificar ante Félix, el gobernador de Judea. Félix escucha el testimonio de salvación de Pablo y parece interesado, pero no parece querer hacer nada al respecto. Termina reteniendo a Pablo durante un par de años, aparentemente con la esperanza de que en algún momento Pablo lo sobornara para salir (Hechos 24:26). Mientras tanto, a menudo convoca a Pablo para que converse con él. Félix sería destituido de su cargo sin recibir un siclo de Pablo y, lo que es más importante, sin tomarse nunca la verdad en serio.

Los incrédulos como Félix no están solos en el campo de la procrastinación. Las que hemos abrazado el evangelio también podemos caer en esta trampa. Quizás una de estas excusas te suene familiar:

  • Una vez que comience el nuevo año, volveré a la Palabra.
  • Cuando mis hijos crezcan, volveré a profundizar en las Escrituras.
  • Ese sermón fue realmente convincente. Me pondré a pensar más en eso en algún momento.
  • Estoy demasiado cansado para leer la Biblia hoy. Quizás mañana.

Me doy cuenta de que el tiempo en la Palabra debe verse diferente en las distintas etapas de la vida (¡Mientras escribo esto, tengo a mi propia hija pequeña envuelta en mis brazos!). Necesitamos otorgarnos gracia en esos momentos para que el estudio no sea tan profundo ni tan frecuente. Sin embargo, nuestro corazón es tan propenso a la postergación, que esa «gracia» puede convertirse rápidamente en una excusa. Y una vez que lo haga, siempre vendrá otra para ocupar su lugar. Debemos redimir el tiempo que tenemos, incluso si son solo quince minutos dos veces por semana. No se trata de la cantidad de tiempo, sino de la administración del mismo. 

El racionalista (Hechos 26:24)

Nerón destituye a Félix como gobernador y nombra a Festo para ocupar su lugar. Festo hereda a Pablo como su prisionero y rápidamente se da cuenta de que el apóstol encarcelado es inocente de cualquier crimen y no debería tener que ser juzgado. El caso de Pablo, dice, debería resolverse en Jerusalén entre los judíos con los que no está de acuerdo. Sin embargo, debido al deseo de Pablo de presentarse ante César, Festo tiene que involucrarse. 

Cuando Pablo termina, Festo ofrece una respuesta sincera: «¡Pablo, estás loco! ¡Tu mucho saberte está haciendo perder la cabeza!» (Hechos 26:24). En otras palabras, Festo simplemente no puede creer una historia tan extravagante. ¿Y quién puede culparlo? Una luz cegadora del cielo, una voz que solo Pablo puede oír, ceguera temporal, escamas que caen de sus ojos, un carpintero judío que vuelve a la vida, el testimonio de Pablo y el evangelio mismo, requieren creer en eventos sobrenaturales que son inexplicables aparte de la obra del Dios mismo.

Querida lectora, probablemente no estés en el grupo de Festo. Probablemente creas que Cristo murió y resucitó tres días después. No tienes ningún problema en aceptar que Él caminó sobre las olas, convirtió el agua en vino y alimentó a más de cinco mil personas con cinco panes y dos peces pequeños. Sin embargo, ¿otras partes de las Escrituras te parecen increíbles? No me refiero a las partes milagrosas; me refiero a las partes incómodas, las que son contra corriente, las que se etiquetan entre las que «prefiero no creer».

Verdades como…

  • Bienaventurados los perseguidos (Mateo 5:11-12).
  • La humildad es el camino a la exaltación (Salmo 86:11).
  • El valor incomparable del tesoro eterno (Salmo 138:6; Santiago 4:10).
  • La homosexualidad es una perversión pecaminosa del plan de Dios para el matrimonio (Génesis 1:26; Romanos 1:26-27; 1 Corintios 6:9-10).
  • Dios diseñó al hombre y la mujer como iguales pero con roles distintos dentro del matrimonio (Efesios 5: 22–33).
  • El mayor problema de cada persona no es un sistema social, sino lo que está adentro de ellos mismos (Jeremías 17:9; Marcos 7:14-23).

Cada una de esas verdades va en contra de lo que enseña la cultura contemporánea. Creer en la Biblia es estar loco a los ojos del mundo. O, peor aún, estar «en el lado equivocado de la historia». Los creyentes profesantes en Cristo que quieren tener un pie en ambos campos están en todas partes. Le dan la espalda a la verdad de las Escrituras para seguir siendo relevantes y evitar ser cancelados. Como Festo, han decidido que la Palabra de Dios es demasiado loca para ser verdad. ¿Y tú?

El escéptico (Hechos 26:28)

Mientras Festo pensaba que Pablo se había vuelto loco con el saber, el rey Agripa (descendiente de los Herodes en los Evangelios) podría haber sido persuadido, pero no lo creería tan fácilmente. Creía en el Antiguo Testamento, el Pentateuco, los Profetas, los Proverbios, pero no estaba tan seguro de Jesús. Parece que, como Tomás, al dudar de la resurrección de Jesús, Agripa quería más pruebas.

Querer evidencia de la validez de la Biblia o de la resurrección de Cristo no es necesariamente un pecado. Afortunadamente, tenemos montones de libros de apologética repletos de pruebas, argumentos y evidencia de gran parte de lo que dice la Escritura. Sin embargo, no solo los que buscan información son escépticos. ¿Alguno de estos pensamientos te suena familiar?

  • No puede Dios querer decir que se supone que debo someterme a mi marido.
  • Dios no puede usar esto para bien.
  • No hay forma de que Dios perdone este pecado.
  • No estoy segura de que Dios responda o escuche mis oraciones.
  • Simplemente no estoy convencida de que Dios sea tan bueno como dices que es.

El profeta Habacuc entendió este tipo de preguntas. Después de que Dios le mostró que juzgaría los pecados de Israel usando a los caldeos (que eran babilonios y un pueblo más pagano y aparentemente perverso que Israel), Habacuc no podía creerlo. «¿Cómo puede ser esto así?», le preguntó a Dios. La respuesta de Dios fue simple y se convirtió en uno de los versículos del Antiguo Testamento más citados que se encuentran en el Nuevo Testamento: «…mas el justo por su fe vivirá». (Habacuc 2:4)

En última instancia, debemos responder a la Palabra de Dios y al mismo Dios con fe humilde. No creemos ingenuamente, no tenemos una fe ciega; nuestra fe es «la convicción de lo que no se ve» (Hebreos 11:1). En palabras de la inimitable Elizabeth Elliot: «Crees que Dios sabe lo que hace o crees que no sabe lo que hace. Crees que es digno de confianza o crees que no lo es. Entonces, ¿en qué lado estás?»1

Nuestra respuesta a la Verdad, a cada palabra, ya sea culturalmente aceptable o no, importa. Entonces, ¿qué vas a hacer con la Palabra de Vida que…

  • nos enseña, corrige, reprende e instruye (2 Timoteo 3:16)?
  • proporciona nuestra única arma contra los dardos de fuego del enemigo (Efesios 6:17)?
  • actúa como el espejo que usa el Espíritu para exponer nuestros pecados (Santiago 1:22-25)?
  • es el sustento de nuestra santificación (Juan 17:17)?

Que Dios nos ayude a poder responder a la Palabra de Vida con humildad y mansedumbre.

«Por lo cual, desechando toda inmundicia y todo resto de malicia, reciban ustedes con humildad la palabra implantada, que es poderosa para salvar sus almas». -Santiago 1:21 (énfasis añadido)

1 Nancy DeMoss Wolgemuth, “Acceptance” Revive Our Hearts, accessed July 16, 2021, https://www.reviveourhearts.com/podcast/revive-our-hearts/acceptance/

True Woman 2022

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Cindy Matson

Cindy Matson

Cindy Matson vive en un pequeño pueblo de Minnesota con su esposo, su hijo y su ridículo perro negro. Le gusta leer libros, tomar café y entrenar baloncesto. Puedes leer más de sus reflexiones sobre la Palabra de Dios en … leer más …


Únete a la conversación