Cómo amar y llevarte bien con tu suegra

Alguna vez escuché decir que la relación entre suegra y  nuera es una de las relaciones humanas más frágiles. Si eres una suegra o una nuera, de seguro sabes que esta relación puede ser complicada. Las suegras en ocasiones llenan —en parte— el rol de madres, de amigas, y a veces son una amenaza para la vida de las esposas de sus hijos. Las nueras no son exactamente hijas biológicas, pero son parte importante de una familia. Todo esto puede resultar en terreno resbaladizo a la hora de relacionarnos.

En dos artículos consecutivos estaré hablando sobre esta delicada relación humana con verdades extraídas de la Palabra de Dios. Este artículo en particular va dirigido a las nueras; el próximo será para las suegras. Te darás cuenta de que la Biblia, de manera sorprendente, nos ofrece pautas claras sobre cómo deben tratarse una a la otra, y las animo a leer ambos artículos. Aún si tu relación está en excelentes condiciones, todas podemos aprender un poco sobre cómo amarnos de una mejor manera.

En la Biblia se nos ofrece un retrato de una relación sana y santa entre una suegra y su nuera. Para ser honesta, la historia de Rut y de Noemí siempre me ha parecido a mi poco realista. Rut eligió a su suegra aun sobre su propia familia (1:16). Sorprendentemente, incluso vivió con su suegra (2:23) por un largo período de tiempo y permaneció dulce hacia ella todo el tiempo. ¡Tenemos mucho que aprender de esa historia! El libro de Rut contiene temas muy importantes, pero uno que muchas veces pasamos por alto es que la relación entre suegra y nuera puede ser amistosa, y también que el dar honra una a la otra puede traer gran bendición.

En este libro de Rut hay algunos temas claves que sería bueno notar en el caso de las nueras:

  • Después de la muerte de su esposo, Ruth rogó poder permanecer con su suegra en lugar de regresar a su propia familia. Rut permitió que su corazón se abriera y que se formara un vínculo especial con la madre de su esposo. Como nueras, debemos abrir nuestros corazones para dar y recibir amor de nuestras suegras. (Ruth 1:16).

  • Rut estuvo dispuesta a servir a Noemí. Ella eligió hacer el duro trabajo de espigar y de recoger gavillas para proveer para su suegra y para ella misma. ¿Has hecho tu últimamente algo sacrificial para proveer para las necesidades de tu suegra? (Ruth 2:2).

  • Fue debido a la bondad de Rut y a su fidelidad hacia Noemí que ella se ganó el favor de Booz. El irrespeto hacia las suegras podrá ser socialmente aceptable, pero no te ganará la admiración de nadie. “Y Booz le respondió, y dijo: Todo lo que has hecho por tu suegra después de la muerte de tu esposo me ha sido informado en detalle, y cómo dejaste a tu padre, a tu madre y tu tierra natal, y viniste a un pueblo que antes no conocías…” (Ruth 2:11).

  • Ruth siguió el consejo de su suegra. Nueras, no crean necesariamente que sus suegras están tratando de reemplazar a sus propias madres. Quizás su consejo tenga algún mérito. No se resistan a que sus suegras simplemente ofrezcan su opinión de vez en cuando. Siempre que sea posible, hazle caso a su sabiduría (Ruth 3:6).

  • Rut incluyó a Noemí en la celebración del nacimiento de su hijo. Por lo general, la relación entre suegra y nuera tiende a ponerse resbalosa cuando llega la siguiente generación. Empiezan las sugerencias sobre como sacar los gases del bebé, como cambiar un pañal, y estas pueden terminar aun en palabras hirientes. Nueras: dense cuenta de que su bebé trae recuerdos a su suegra de sus propios hijos y que ella está deseosa de ser parte de la celebración (Ruth 4:17).

Claramente, Rut tenía la habilidad asombrosa de amar y de respetar a su suegra en todas las circunstancias. Nosotras pudiéramos inventar todo tipo de excusas para no tratar a nuestras suegras de la misma manera, pero la Biblia no nos da ese permiso.

Efesios 4:29 dice, “No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.” Tu suegra quizás no sea tan dulce y comprensiva como Noemí. Pero siendo honestas, ¿crees que el hablar de mala manera sobre ella ayudará a arreglar la situación? ¿Cuándo fue la última vez que tu le dijiste algo que la edificó o llenó alguna de sus necesidades?

Romanos 12:18 dice, “Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres.” No tienes ningún control sobre la conducta de los demás, incluyendo la de tu suegra. Pero la Biblia te exhorta a hacer lo que te toca para vivir en paz.

La historia de Rut y Noemí es importante. Fue del linaje de Rut y de Booz que nació David. Eventualmente Jesús también vino a través de ese mismo linaje.

La historia de tu familia también es importante. Efesios 4:29 nos insta a hablar palabras de edificación que “impartan gracia a los que escuchan”. Hay personas observando la forma como interactúas para evidenciar lo que esto revela sobre tu fe. Los estándares de Dios sobre cómo debemos de tratarnos los unos a los otros aplican para esta relación también, aun si esta requiere un esfuerzo mayor.

¿Qué puedes hacer hoy para amar a tu suegra con el amor radical de Cristo?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin ama a las mujeres jóvenes. Fundó Ministerios Graffiti en respuesta a su exposición a las niñas adolescentes que luchan en las áreas de la identidad, la autoestima, y la verdadera belleza. Erin es la autora de varios libros que aplican la verdad de Dios a grandes temas como la belleza, la pureza y la maternidad. Erin y Jason son padres de dos niños adorables, Eli and Noble.

Únete a la discusión